Mi Pesadilla De Electro-Shocks En Manos De Un Malvado Doctor De La CIA

Por Vigilant Citizen

La actriz Celia Imrie (El diario de Bridget Jones, Star Wars: Episodio I, La Niñera Mágica), recientemente escribió un artículo para el Daily Mail narrando su pesadilla a manos de un psicólogo MK Ultra.


Vivir como una actriz es como vivir la vida en el trapecio de un circo. Cada vez que saltas, tienes que esperar el momento que llegue otro trapecio balanceándose en tu camino.

He tenido mucha suerte. Hasta ahora se han mantenido oscilando y con los años he tenido más que una parte justa de los roles en el escenario y la televisión, incluyendo Upstairs Downstairs, The Darling Buds Of May, Dinnerladies, Acorn Antiques and Cranford.

Luego están las películas, para mi sorpresa, que me han dado una reputación bastante descarada. Después de Calendar Girls, la gente podría pensar en mí como alguien exhibicionista. No lo soy.


De hecho, la escena en la que tuvimos que quitarnos la ropa fue de gran preocupación. Se rodó con una actriz a la vez - y para mi mala suerte me llamaron antes de Helen Mirren, Julie Walters y el resto del maravilloso elenco.

No había nada discreto de mi parte en Nanny McPhee tampoco. Antes de su lanzamiento, la película fue mostrada a una audiencia de muestra con niños y ellos se asustaron al ver mis no-operados senos.

El estudio determinó que no había nada más que hacer sobre eso mas que para llevarse un gran porcentaje de mi parte - una movida que le costó la compañía de producción £ 150,000.

Es difícil de creer, pero cuando era niña soñaba con ser una bailarina de ballet. Mientras que las otras chicas se desmayaban por los Beatles y los Rolling Stones, yo adoraban a Rudolf Nureyev y a Isadora Duncan.

Era un anhelo que casi me lleva a la tumba antes de que yo cumpla los 15 años - no es que no tuviera idea en ese momento. Estudie minuciosamente los libros de ballet y revistas y practicaba cada vez que podía. Iba a ser una bailarina.

Celia, de cinco años, con su madre y su hermana menor, Katie.

Mi madre Diana fue un aristócrata “trueblue”, descendiente de Guillermo el Conquistador y la lista de nobleza de Burke. Mi padre David, de una familia escocesa pobre, fue médico.
Yo les presionaba para que me dejen asistir a clases de ballet, a lo que estuvieron de acuerdo. Siempre obstinada y voluntariosa, tuve mi carrera prevista. Yo iría a White Lodge, la rama joven de la Royal Ballet School en Richmond, al sur-oeste de Londres, y serviría un tiempo en el coro antes de ser descubierta, finalmente, bailando en los brazos de Nureyev, a quien le gustaría y probablemente se casaría conmigo.

Practiqué y fui por cada examen, avanzando a través de los grados hasta que fui lo suficientemente buena para que mis profesores me enviaran, a los 11 años, a una audición en la Royal Ballet School.

Esperando con ansiedad en casa que los resultados lleguen, yo anhelaba el día en que se me traslade lejos de nuestra casa en Surrey para empezar mi nueva vida como estudiante de ballet. Una semana. Dos semanas. Un mes. Pero nunca llegó la carta. Yo sabía que algo andaba mal, por lo que fue en busca de ella, irrumpí en la oficina de mi madre. Allí estaba.

Celia como Corinne Perigo en la exitosa serie de televisión The Darling Buds of May.

Temblando, deslicé la carta ya abierta en su sobre y leí las palabras fatales: "Celia es muy buena y avanzada para su edad, pero lamentablemente ella es demasiado “grande” para convertirse en una bailarina.

¿Demasiado grande? Yo estaba destrozada. Seguramente esto no podía ser verdad. Muy bien, así que podría ser demasiado grande en este momento, pero yo había visto los anuncios de dieta en los periódicos. Seguramente si trabajaba lo suficiente y no comía, estaría lo suficientemente delgada para todo el jurado de la Royal Ballet School, engordados a sí mismos – los haría comer sus palabras.

Durante 18 meses perdí una cantidad impresionante de peso. Fue notado por primera vez en seis meses por nuestra niñera, conocida como Pop, cuando tuvimos que ponerlos la ropa de verano para nuestra fiesta anual de la familia cerca de Bognor Regis, West Sussex. Después de eso me di cuenta de que estaba siendo vigilada durante las comidas.

Me miré en el espejo y, a pesar de que estaba cerca a ser un esqueleto, no pensaba que había ido demasiado lejos. En la desesperación, y estoy seguro de que con un poco de vergüenza - ya que mi padre era un eminente médico - mis padres trajeron a un psicólogo infantil.

Yo media 5 pies y 2 pulgadas y pesaba 56 libras. ¿Cuál era el problema? ¿Por qué no me podían hacer comer?

En aquellos días no había el exceso de comida que hay ahora. La gente comía tres comidas muy escasas al día si tenían suerte, sin comer nada de inter medio.

Mucha gente en aquellos días estaban desnutridos, pero no por elección personal. Así que fue un misterio para los expertos encontrar a alguien que había decidido no comer, del mismo modo que podría haber sido encontrar a alguien que era obeso.

Me enviaron un breve periodo al hospital local, donde, desconcertados por una condición que no habían visto antes, el personal simplemente me ofreció tres comidas al día, a las que me negué cortésmente. Después de unas semanas, me dieron de alta para pasar la Navidad con mi familia.

Yo estaba feliz de volver a casa, pero, lejos de ser curada, yo sabía que en el futuro debía encontrar la mejor forma de evitar comer. Me volví hábil en eso. Había trabajado sobre todos los medios para disponer de los alimentos. Tuve tanto éxito que pronto fui solo un cadáver con piel.

Desesperados, mis padres decidieron mandarme lejos al Hospital St Thomas en Londres, para entrar en una de las salas especiales pertenecientes al Departamento de Medicina Psicológia. Y una vez allí fui puesta bajo el cuidado del mundialmente famosa psiquiatra William Sargant. Yo tenía 14 años.

Ahora, más de 20 años después de su muerte, el sargento es conocido por su trabajo para el MI5 y la CIA, particularmente, en el programa encubierto de control mental MK-ULTRA.

Brusco y frío: Psicólogo Guillermo Sargant utilizaba la terapia de electro-shocks en sus pacientes


Incluso entonces, el sargento era un experto mundial en lavado de cerebro. Hoy sus libros se dice que son estudiados por Al Qaeda. Su trabajo tiene vínculos con la misteriosa muerte del agente bioquímico de la CIA Frank Olson después de haber recibido LSD, la masacre de Jonestown en Guyana, donde 900 personas se quitaron la vida, y a la experimentación de drogas mentales en involuntarios conejillos de indias en centro de investigación Porton Down en Wiltshire.

Los métodos de Sargant eran simples: tratamiento de electrochoque e insulina inducida por comas que conducen a una narcosis continua, o la terapia de sueño profundo, con cintas de audio y lavado de cerebro.

El edificio del hospital todavía está allí y aún hoy corre un escalofrío a través de mí cuando me lo cruzo en mi camino a la estación de Waterloo, el cine Imax o el Teatro Nacional. Se trata de un edificio sombrío, de ladrillos rojo oscuro, el azulejo de cerámica verde y blanco, las letras siguen declarando que es el Real Hospital de Waterloo para niños y mujeres, aunque hoy en día alberga el Schiller International University, una universidad privada americana.

Desde fuera del Imax, se puede ver la ventana donde yo me sentaba esperando a mi madre para salir de la estación de Waterloo, corriendo a través del camino frenéticamente. Era la única que venía a verme y me preguntaba a menudo si alguien más en la familia ni siquiera sabía acerca de sus visitas desesperadas. Después de todo, yo era el garbanzo negro de la familia.

A los 14, yo era la más joven en el hospital. La mayoría de los otros pacientes eran mujeres de mediana edad que sufrían de depresión. Desde mi cama, las miraba aullando, gimiendo y gritando, peleando con las enfermeras. Pensé: "No quiero terminar loca. Tengo que salir de aquí."

Los médicos y enfermeras hacían sus rondas diarias. Dos veces a la semana, éramos tratadas de noche, por el mismo hombre.

El Sargento todavía figura en mis pesadillas. Era brusco y frío, y él nunca hablaba directamente con una. En su lugar, daba órdenes sobre su cabeza, hablaba de "esta" y "aquella". Pero eso era preferible a hacer contacto visual con este hombre orgulloso, con sus incorregibles ojos oscuros. Sólo he visto ojos como esos en un par más de personas en mi vida.

Después de que el sargento abandonara la sala, las enfermeras empezaban a preparar los horrores que había prescrito para el día - la terapia electro-convulsiva. 

Algunos amigos me han preguntado cómo era tener electrodos en cada lado del cráneo con las grandes corrientes de energía disparadas a través de tu cerebro, mientras luchabas, gritabas, gemías y te retocias con la almohada. Pero la verdad es que no me acuerdo.

Yo, sin embargo, recuerdo vívidamente ver a la mujer en la cama de al lado cuando era su turno de ser asaltada en nombre de la salud. Recuerdo cada señal, sonido y olor. El tapón de goma enorme atascado entre los dientes, el extraño grito casi en silencio, como un suspiro de dolor, las contorsiones y giros bruscos de estremecimiento del cuerpo atormentado, el olor de pelo y carne quemados.

Recuerdo también la famosa Sala de Narcosis, una sala donde los pacientes se veían atrapados en un sueño inducido por drogas durante días, mientras que cintas de instrucciones se reproducían por debajo de la almohada.

Siempre me han preguntado acerca de la Sala de Narcosis, lo puedo describir perfectamente. Yo solía husmear en la habitación a través de la perilla de la puerta, y mirada a las mujeres con apariencia de muertas en el suelo, en colchones grises, silenciosas en una especie de crepúsculo eléctricamente inducido.

Cuando la gente pregunta si alguna vez he pasado algún tiempo en el interior, solía responder "No", porque yo no recordaba que alguna vez haya ocurrido.

Pero recientemente se me ocurrió que todo el mundo, para poder ingresar en la habitación de Narcosis, en primer lugar es drogado y aunque he visto muchas mujeres que regresan de la sala, nunca vi a ningún paciente salir del lugar despierta. Usted entra dormida y se sale dormida.

Yo no creo que nadie que fuese tratado con terapia de sueño Sargant estuvo en todo momento consiente de entrar o salir de esa habitación. En el interior, estaban totalmente inconscientes. Así que tal vez yo estuve en la habitación de Narcosis. Yo no lo podría saber.

Es probable, me doy cuenta ahora, que podría haber estado ahí. Me inyectaron con enormes dosis de insulina. Estas inyecciones se entienden ahora como uno de los métodos de Sargant para poner en marcha su proceso de dopamiento.

No puedo saber si sus métodos de control mental funcionaron en mí como yo tampoco sé lo que las grabaciones de la cinta debajo de mi almohada me decían.

Hace algunos años, traté de encontrar mi registros de los hospitales, para ver si podía averiguar los límites de mi tratamiento y si yo había estado en la habitación de narcosis. Yo quería saber las instrucciones exactas de la cinta constantemente reproduciendose bajo mi almohada, los deseos de Sargant tamboreando sin cesar en mi cerebro joven, inconsciente.

Por desgracia, mi búsqueda fue en vano. Cuando el sargento dejó St. Tomás, ilegalmente se llevó todos los registros de sus pacientes. En el momento de su muerte en 1988, cada pieza de documentos sobre el trato inhumano que hacia con nosotros, los conejillos de indias humanos, habían sido destruidos. Así que nunca sabremos la verdad absoluta.

 Celia ha aparecido en todo, desde comedia hasta drama - Aquí con Jim Carter en Cranford.

Yo recuerdo que se les administran dosis masivas, tres vasos al día, de Largactil, un fármaco anti-psicóticos. El efecto de esta droga fue sorprendente. Me temblaban las manos sin control la mayor parte del día y me despertaba para encontrar montones de pelo en la almohada. Pero la peor consecuencia fue que todo lo que vi se multiplicó por cuatro. Cuando Sargant entró en la habitación, vi a cuatro como él. Fue horrible y aterrador. Incluso las tareas simples, como coger un vaso de agua se convirtieron en imposibles. Los medicamentos me habían convertido en una víctima.

A medida que aumentó la dosis un día, oí decir a una enfermera que yo estaba mostrando una "resistencia peligrosa" a las drogas. ¿Peligroso para quién, me pregunto? ¿Quién podría decir en ese terrible lugar que los locos eran realmente los trabajadores en lugar de los pacientes?

Sargant solía decir que cada perro tiene su punto de ruptura - los excéntricos tomaban más tiempo. Supongo que mi "resistencia peligrosa" era de lo que estaban hablando. Me gusta pensar que yo era uno de esos perros excéntricos que no llegó a romperse.

Muchos años más tarde, fui con amigos a ver una película llamada "Coma". Era un thriller protagonizado por Michael Douglas y Genevieve Bujold, en los que Bujold descubre una sala llena de pacientes suspendidos en hamacas y en coma inducido por drogas. Cuando salimos en Leicester Square en Londres, mis amigos se reían de la estupidez de la trama, pero yo empecé a temblar involuntariamente y me tomó unos días para recuperarme. 
Probablemente pensaron que me estaba deprimiendo por algo. De hecho, no fue hasta años después que vi el enlace y me di cuenta de por qué esa película me había disgustado profundamente.

Lo que sea que Sargant podría haber pensado, mi cura eventual no tuvo nada que ver con él o sus técnicas extrañas. Los acontecimientos que me salvaron de mi anorexia auto-inducida se produjeron de una manera muy sencilla.

Dos cosas ocurrieron en rápida sucesión. En primer lugar, una de las enfermeras, muy inapropiada, me dijo una mañana: "¿Te das cuenta de que tu acto egoísta de morirte de hambre está robando la cama de un verdadero enfermo o algún niño posiblemente muriendo?" Ella describió otros niños afectados que ella había tratado - los que tenian poliomielitis y cáncer.

No tenía ni idea, pero lo que dijo era más poderoso que cualquiera de las inyecciones de insulina Sargant y terapia de cintas. Mi conciencia estaba bien y muy lucida.

Pocos días después, mi profesor de baile vino a visitarme. Yo no sabía la verdadera razón al principio. Miss Hawkesworth me había dicho que la opinión médica concordaba en que mi peso estaba muy por debajo de lo que podría sostener la vida. Yo no sobreviviría más de un par de semanas hasta la Navidad.

A diferencia de esas buenas personas que caminaban de puntillas alrededor del tema de la enfermedad y la muerte, la señorita Hawkesworth dijo: "He venido a visitarte porque me dijeron que ibas a morir en dos semanas y pensé que debía decirte adiós."

Había pasado tres años y todo el mundo me decía: 'Tienes que comer. Usted va a comer. Si usted no come se desvanecerá. Por favor, coma. Coma. Coma. "Y aún así no lo hise. Ahora, aquí tenía una nuevo orden - "Vas a morir!" ¿Cómo se atreve alguien a decirme qué hacer? Yo no iba a morir sólo para complacerlos.

Cada vez que estoy bajo una orden absoluta, mi instinto siempre ha sido el misma: hacer lo contrario. Y gracias a la señorita Hawkesworth, decidí allí que no obedecería a estos dioses terribles, auto-nombrados de la psiquiatría y morir con tal de satisfacer sus teorías. Poco a poco, empecé a comer.

Yo revertí la acción que había sido mi arma secreta contra ellos, se convirtió en mi nueva arma secreta contra ellos. Decidí hacerles ver que no sabían nada de mí. Además, yo no iba a dejar que nadie piense que mi egoísmo era responsable de privar a un niño enfermo de tratamiento.

Más tarde regresé a la escuela, algo cambiada en apariencia. Durante una consulta con mi psiquiatra, me preguntó si me gustaría tener un bebé de un día, y esperaba que aún sea posible, ya que me había alterado el orden normal de la pubertad. 

Especialistas en el St Thomas decidieron darme una dosis masiva de estrógeno para reactivar el proceso. El problema era que casi toda la noche que se me envió a ser “flasheada” con una taza duplicada de 38in. 
Por lo tanto, me asemejaba a una versión morena adolescente de Jayne Mansfield en una peluca de susto, tome mis niveles-O y tuve el mismo número que la princesa Diana (pueden consultarlo si está interesado).

Salí de la escuela el día que cumplí 16 años, el primer día que legalmente podía. Decidida a seguir una vida en el escenario, de preferencia con alguna conexión al baile, me presenté y gané un lugar en la escuela de teatro local. Yo estaba en mi camino.

Años más tarde yo estaba hablando con la esposa del actor Nicholas Lyndhurst, Lucy. Ella había entrenado y convertido en una bailarina profesional, incluso apareciendo con el Royal Ballet.

"Mucho de esto fue un infierno", me dijo. "No, en absoluto lo que yo había pensado que sería. A menudo fui muy infeliz ".

Ella describió el conflicto y la tensión, los músculos dolorosos, sangrado en los dedos de los pies, la rivalidad y las dietas de hambre. Por primera vez en mi vida me pregunté si había tenido suerte al ser forzada al salir de la danza e inducida a la actuación.

Sentí una oleada tremenda de alivio. Empecé a preguntarme ¿Qué me había impulsado a perseguir un deseo que casi me mata a los 14? Ahora, por fin supe que mi vida había ido de la manera correcta.


Fuente traducida de Daily Mail.