Con Astucia De Serpiente Y Sencillez De Paloma

Por Jhonkbn

¿Podría alguien que busca el carácter de Cristo necesitar la actitud de una serpiente? Entre las muchas indicaciones que dio Jesús sobre la predicación del evangelio, esta es una de las más directas y confrontativas en referencia a los planes del enemigo. Si bien la serpiente fue el que engaño a Eva e introdujo el pecado en el mundo, había un factor en este reptil que el mismo Jesús tuvo que mencionar a sus discípulos.



“He aquí yo os envío como ovejas en medio de lobos; sed, pues, astutos como serpientes, y sencillos como palomas”
-Mateo 10:16

Por muchos años las serpientes fueron usadas por muchas culturas, algunas para representar a sus dioses paganos y su vínculo con el conocimiento “secreto”. Esto por supuesto no debe sorprendernos ya que la misma serpiente del Edén le ofrece a Eva “el conocimiento del bien y del mal”. Una aptitud que no se le podría negar a la serpiente es que es sabia, astuta, y posee una gran fascinación por crear estrategias y trampas para evitar que la gente conozca de Dios. Es en esta forma de reptil que Lucifer engaño a muchos y continúa haciéndolo.

Pero, ¿Qué de bueno tendría una serpiente? Tomando la raíz de la expresión “astutos como serpientes” vemos que el término “astuto” en griego significa también prudente, sabio, cauteloso. Por lo que podemos resumirlo en una persona que sabe dónde se encuentra y procede con cautela para cualquier acción o decisión. Si recordamos como actúa una serpiente en su entorno se podría encontrar el paralelismo más adecuado. Una serpiente al cazar se camufla con su entorno y pese a su clara agresividad, sabe esperar el momento preciso para actuar. Es evidente en muchos versículos que predicar la Palabra de Dios se debe hacerse de la misma manera, evitando la “religiosidad” y más bien proclamando el núcleo central del mensaje de salvación por medio de Cristo. No se trata de decirle a las personas lo pecadoras que son, sino esperar que muestren ese vacío existencial del pecado y llenarlo con el mensaje de Dios.

Otra actitud que Jesús requería de sus discípulos era conocer las estrategias del enemigo. Al decirles ser “astutos como serpientes” hacia una referencia directa a “manténgase alertas de lo que hacen las serpientes”. Esto también lo podemos ver en 2 Corintios:

“Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.”
- Corintios 2:11

Esto toma más sentido cuando leemos las palabras previas “He aquí yo os envío como ovejas en medio de lobos…”. Una persona ignorante de las maquinaciones del enemigo dejaría de ser prudente, no podría ser cautelosa y debido a su divagancia otros serían más astutas. La única forma de movernos en medio de los lobos –ganando ventaja- es actuando con sabiduría y reconociendo en que lugar estamos. Solo conociendo el territorio completo podremos saber qué área le pertenece a Satanás y cual a Dios. El conocimiento sobre los planes de la serpiente no nos vuelve parte de este, sino nos da la oportunidad de ser cautelosos como el enemigo y anticipar sus movimientos. Esto estrictamente bajo las enseñanzas de Cristo y la dirección de la Palabra de Dios.

¿Y qué es lo que nos haría diferentes de las serpientes? Pues Jesús rápidamente nos da la respuesta: “...y ser sencillos como palomas”. Un cristiano, sea la situación que enfrente, siempre reflejará su humildad y mansedumbre. Ninguna carga o situación podrá quitarnos lo que el Espíritu Santo ya nos ha dado. Pablo, quien una vez se llamó “el menor de los apóstoles”, constantemente mostraba su humildad ante sus superiores, pero nunca como reflejo de inferioridad. Por lo que la mezcla entre ser astuto y sencillo también consiste en ser humilde, pero no inferior.

Mantengamos esta enseñanza que nos guiará directamente al campo de batalla espiritual, ese mismo lugar donde muchos serán arrancados del territorio enemigo y llevados hacia el gran regalo que es la salvación en Cristo Jesús.
.