La Verdad Sobre El Sacrificio Ritual Satánico En Matamoros México (1989)

"Creo que los sospechosos fueron ser poseídos por el demonio. Esa sería la única explicación para este tipo de acciones extrañas."


Así se expresó la madre de la víctima inmolada Marcos Kilroy, encontrado asesinado en Matamoros México en abril de 1989. El niño había estado pasando su tiempo en la frontera mexicano-estadounidense durante las vacaciones de primavera, cuando desapareció de repente. Sin conocer su ubicación por semanas, los padres de Kilroy se presentaron preocupados ante el gobierno mexicano, abriendo una búsqueda intensiva para el niño desaparecido. Finalmente, fue encontrado muerto, junto con otro descubrimiento macabro. La investigación sobre la desaparición de Kilroy había llevado accidentalmente a las autoridades a un cementerio de otras personas que también estaban desaparecidas.

Los cuerpos de decenas de personas fueron encontradas mutiladas y sacrificadas en rituales ocultos utilizadas para "santificar" la fabricación de drogas. Carlos Tapia, Director Adjunto del Condado de Cameron, Texas, recuerda su impactante investigación. Él afirmó:

"Pensé que en mis veintidós años de agente de la ley había visto todo. No lo había hecho. A medida que nos acercábamos, se podía oler el hedor ... sangre y los órganos en descomposición. En una olla de hierro fundido grande había piezas de órganos humanos y la cabeza de una cabra con cuernos".

Las autoridades también descubrieron un surtido de "parafernalia para vudú," una altar salpicado de sangre para sacrificios, ron barato, partes del cuerpo humano, huesos de animales, cabezas de pollo y caprino, así como el caldero de una bruja llena de la mezcla de sangre y carne.

Caldero encontrado en Matamoros con restos animales y humanos.


Los sacrificios humanos ofrecidos a Satanás eran de personas que fueron secuestrados fuera de las calles, locales y de otra locaciones. Tapia arroja algo de luz sobre las razones de los sacrificios humanos:

"En sus perversas mentes distorsionadas no había seriedad. Ellos pensaron que habían realizado algún tipo de acto heroico para el Diablo. Ellos creían que al sacrificar seres humanos inocentes, sus cargas de marihuana tendrían un escudo invisible de protección contra los agentes del orden. Se movían un promedio de mil libras a la semana a través de la frontera".

Jesús Constanzo y Sara Aldrete

Los cabecillas del grupo, Adolfo de Jesús Constanzo y Sara Aldrete, ambos fueron sumergidos en el ocultismo y solicitaron su ingreso a fin de obtener la prosperidad en sus negocios. Carl Raschke, considerado una autoridad en lo oculto, establece:

"Constanzo, al igual que sus homólogos estadounidenses que se habían empapado en las artes negras de moda según lo dictado en los últimos años por tales iluminados mágicos como Aleister Crowley y Anton LaVey, fundador de la Iglesia de Satán, sólo podrían ser llamados satanistas".

El grupo de Constanzo fue a parar a una religión de tipo vudú conocida como Santería. La Santería encapsula una magia ritual que evolucionó lentamente a convertirse en una religión importante en Centro América. Su fundamento es el ocultismo y es la tenencia básica paralela del satanismo definido por el mayor satanista del siglo XX, Aleister Crowley. Migene González-Wippler, autor de La Santería: Magia africana en América Latina, y devoto seguidor, así define la santería través de la comparación:

"El mago inglés Aleister Crowley define la magia como la posibilidad de efectuar cambios en la conciencia de acuerdo con la voluntad del mago. Esta definición está de acuerdo con los principios mágicos de la santería."

Constanzo y las acciones de Aldrete fueron el resultado a la obediencia de poderes ocultos. La filosofía que abarca el conocido lema de Crowley, "haz lo que quieras", les dió la libertad de extinguir la vida de los inocentes. En el ocultismo y el satanismo no hay sistema de valores generales, no hay reglas universales relativas al sexo, la bebida, las drogas, la mentira, etc. La profesora Mercedes Sandoval, del Miami-Dade Community College subraya este punto. Ella dice, "La santería no tiene ninguna postura moral. No hace juicios sobre la vida. No le dice que no a nada."

¿Qué llevó al sacrificio masivo y horripilante de tanta gente en Matamoros? Las motivaciones para los asesinos desquiciados brotaron no sólo del satanismo o la santería, sino también del gusto de Hollywood por Aleister Crowley. Constanzo fue conocido por dar lecturas psíquicas a muchos músicos y famosas celebridades de Hollywood. Pero aparte de esto, el mayor factor que más influyó en él era una película llamada The Believers. Esta película era en realidad un importante contribuyente para inspirar Constanzo y sus compinches para recapitular lo que veían.

Poster promocional de The Believers

En 1987, el director John Schlesinger hizo The Believers (Los Creyentes), protagonizada por Martin Sheen y Jimmy Smits. La película era sobre un culto en la ciudad de Nueva York, que sacrifica niños para ganar dinero y poder y claramente basa gran parte de su ritualismo en la santería. Según las confesiones de los acusados, su estilo distinto de la religión se había basado en la película de sobrenatural de Hollywood. El investigador de lo oculto Carl Racshke confirma:

"No es de extrañar que Constanzo y Sara Aldrete se enamoraran de la película The Believers. Los practicantes de magia en la película son retratados como insuperables y que casi todo lo saben."

El grupo Matamoros utiliza los principios esbozados en la película como un trampolín para la ejecución de sus creencias ocultistas. Serafín García, participante cercano junto con Constanzo y Aldrete totalmente sucumbió al mensaje de la película. Después de ser arrestado, García confesó a George Gavito la gravedad de la situación. Gavito recuerda:

"Recuerdo que yo no entendía lo que me estaba diciendo. Le dije: '¿Es la santería? Y él dijo: 'Sí, sí, la santería, vudú, hombre.' Y luego siguió diciendo: "Los creyentes, los creyentes, los creyentes".

Periódico anunciando la muerte de García casi 10 años después.

Aunque no están familiarizados con los entresijos de la santería, la película The Believers (Los Creyentes) programó a García y le proporcionó una influencia que le alteraba la mente durante sus asesinatos tortuosos. Gavito añade:

"Elio hizo de García un sacerdote, pero García no sabía realmente lo que estaba practicando, porque todo lo que tenía en la mente era la película."

Sara Aldrete, llamada la más "perversamente depravada" del grupo por un oficial de la entrevista, utiliza la película para reclutar miembros en lo oculto. La revista Rolling Stone escribió:

"[Hay] ... una historia que circula que habla de la noche que Aldrete persuadió a tres amigos varones de conseguir la cinta The Believers. Después de la película, dicen los estudiantes, Aldrete se puso de pie y comenzó a predicar en tonos extraños sobre lo oculto. "Ellos habían estado bebiendo y ensaban que estaba tratando de sonar espeluznante", dice un estudiante que conoció a los chicos ", pero mira hacia atrás ahora y creo que debío haber sido grave."

Los mensajes de Satanás son, sin duda, absorbidos por el mundo y se utilizan como herramientas elusivas para su reacondicionamiento. Incidentes como este demuestra que incluso las películas que no son de gran éxito con efectos especiales tienen una potencia increíble para reunir la naturaleza pecaminosa en el hombre. El Subjefe Carlos Tapia advierte: "No seamos tomados por sorpresa como ahora... hágale un favor a sus hijos." Tristemente, cuando las noticias de los sacrificios se revelaron, en lugar de que las personas eviten el mal y salven a sus hijos, fueron atraídos por a ella. Gary Provost, en su documental La verdadera historia de los asesinatos satánicos, escribió:

"En las tiendas de alquiler de vídeos en todas partes, los empleados notaron una alza en la película The Believers. Cuando las noticias informaron que la película había sido utilizada como una película de reclutamiento de miembros jóvenes del culto de Constanzo, las tiendas tuvieron miles de convocatorias de la película."

Si Hollywood dice que los sacrificios humanos son aceptables, entonces deben ser  aceptable! Tristemente, Mark Kilroy y otros tuvieron que perder la vida como resultado. No permita que su cerebro sea torcido y programado por lo que el mundo define como espectáculos aceptables e inocentes. Pase tiempo con el Señor, aprenda de él y deje que cada día de su vida sea una devoción a Él.