El Universo Del Ateísmo Se Resume En Una Parábola India

Por James Bishop 

El triste concepto del universo ateísta es bien captado por un simple relato popular indio (1).

indio hablando sobre ateísmo


"Hay un viejo cuento popular indio acerca de un joven que partió a explorar un río cercano en una balsa. Todo iba bien mientras remaba hasta que de repente oyó el lejano rugir del agua. Entrecerrando los ojos a lo lejos, advirtió que el río tenía un aspecto inquietante, una amenaza en el horizonte: ¡había una enorme cascada por delante!

Frenéticamente, empezó a remar hacia la orilla del río, luego hacia la otra, pero la corriente era demasiado fuerte. Lloró pidiendo ayuda, pero no había nadie que lo oyera. Por último, intentó remar río arriba y descubrió que podía sostener la balsa en su mismo lugar, pero no hacía ningún progreso para alejarse de la cascada.

Entonces, ¿qué debía hacer? ¿Cuánto tiempo pasaría hasta que su fuerza se acabe y sea arrastrado a su condenación? Después de contemplar esto durante unos minutos, tomó una decisión. Lanzó su pala al río y se recostó en la balsa, con las manos detrás de la cabeza y una sonrisa pacífica en su rostro; Después de todo, había decidido, yo también podría disfrutar de mi paseo final."

En el ateísmo, la destrucción y la desesperanza es inevitable.

Empaquetado en este pequeño cuento hay algo sorprendente. Lo que más me llamó la atención fue que no importaba cuánto el indio pidió ayuda "no había nadie que lo oyera". Esto me recuerda al ateo Michael Shermer quien, en su libro, comparte una experiencia personal de cuando su novia universitaria sufrió un accidente de coche que la paralizó para toda la vida.

En un momento de temor, Shermer oró para que Dios sanara a la muchacha, pero cuando su oración quedó sin respuesta, dio la espalda a la creencia cristiana (2). Pero, en el ateísmo, eso es simplemente una realidad brutal, como cuando un ateo escribió que "algunas personas van a salir lastimadas, otras personas van a tener suerte, y no encontrará ninguna rima o razón en eso, ni cualquier tipo de justicia "(3).

Lo que sucede, simplemente sucede. Un accidente de coche dejando a una novia paralizada para toda la vida es simplemente una colisión sin importancia de átomos. Y no importa cuánto nuestros corazones y mente nos pidan protestar contra ese hecho, no significa nada, así como una colisión entre dos asteroides no significa nada; Como concluía William Provine: "El universo no se preocupa por nosotros y no tenemos un sentido legítimo en la vida" (4).

Si el ateísmo es verdadero no importa cuanto imploremos por un milagro, por una señal, por algo, no hay Dios al otro lado de la línea para oírnos. Estamos atrapados en una roca que no es más que "una mota de polvo suspendido en un rayo de sol" (5).

La muerte y la destrucción son inevitables en el ateísmo



Si el ateísmo es cierto, no importa cuánto remamos río arriba contra el nihilismo existencial, nuestros brazos acabarán cediendo y caeremos por la cascada de la desesperación existencial. Si Dios no existe, no importa lo mucho que intentemos remar a una orilla del río para evitar las implicaciones, como vió el ateo existencialista Sartre al disipar a Dios:

"SI DIOS NO EXISTE... EL HOMBRE ESTA EN CONSECUENCIA DESAMPARADO, PORQUE NO PUEDE ENCONTRAR NADA DE QUE DEPENDER, NI EN EL INTERIOR O EL EXTERIOR" (6).

Pero nuestro amigo indio llegó a una decisión. Sabía que no podía evitar lo inevitable. Iba a morir, lo sabía, y decidió vivir su breve momento sonriendo al cielo nublado miéntras una cascada despiadada se acercaba cada vez más. Después de todo, conocía estas implicaciones, y decidió engañarse a sí mismo en una breve ilusión de felicidad, evitando que él viviera sus últimos momentos en la desesperación.

Richard Dawkins escribiría: 

"Presumiblemente no hay ningún propósito en el destino final del cosmos, pero ¿acaso alguno de nosotros realmente ata las esperanzas de nuestra vida al destino final del cosmos?" 

Para Dawkins (y nuestro amigo indio) es Mejor pretender que tenemos sentido, valor y propósito, aunque él sabe, en el fondo, que no lo hay "solo indiferencia ciega, despiadada" (7).

Si el ateísmo es cierto, todos somos indios en la balsa. Lo que nos espera, nuestra civilización, nuestra raza, nuestro planeta, de hecho el universo en su conjunto, es la destrucción y la extinción, no importa lo que hagamos. El filósofo William Lane Craig lo dice:

"SI NO HAY DIOS, ENTONCES EL HOMBRE Y EL UNIVERSO ESTÁN SENTENCIADOS. COMO PRESOS CONDENADOS A MUERTE, ESPERAMOS NUESTRA EJECUCIÓN NO VIABLE... SI DIOS NO EXISTE, ENTOCES LA VIDA ES FUTIL "(8).


Referencias.

1. Véase el libro de Andy Bannister El ateísmo que no existía: O las terribles consecuencias de los malos argumentos (2015). pag. 181.

2. Miller, A. 2012. Reseña del libro: El cerebro creyente de Michael Shermer.

3. Dawkins, R. 1995. Río fuera del Edén. pag. 131-32

4. Provine, W. 1998. Científicos, Enfréntenlo! Ciencia y religión son incompatibles.

5. Sagan, C. 1994. Punto Azul: Una Visión del Futuro Humano en el Espacio.

6. Paul Sartre, J. El Rebelde. P.75.

7. Dawkins, R. 1995. Ibid.

8. Craig, W. Lo Absurdo de la vida sin Dios.

Este artículo fue presentado originalmente en el sitio web de James Bishop y fue utilizado con permiso directo del autor.