10 Señales De Una Secta Religiosa

Por Brian Chilton

Hace unas semanas atrás, me preocupé al oír hablar de una congregación llamada Word of Faith en Spindale, Carolina del Norte, que era culpable de abusar de sus miembros. Los informes incluían a niños pequeños que eran golpeados por el lider mientras que eran llamados satanistas. Jane Whaley y su esposo están en el centro de estas acusaciones. Se puede acceder al informe completo aquí.



Desafortunadamente, las sectas abundan. La pasada noche, un pastor invitado de Filipinas habló sobre los cultos particulares en su tierra natal. Señaló que una secta no permitía a los congregantes abrir sus Biblias ya que todo tenía que ser interpretado por el liderazgo.


Iglesias como éstas son identificadas como sectas en contraste con iglesias auténticas. Las iglesias auténticas son el cuerpo de Cristo. Son las asambleas de creyentes bautizados que adoptan plenamente los principios bíblicos y tienen la libertad de crecer y desarrollarse en su relación con Cristo.

Las sectas son aberraciones de la iglesia autentica. La secta liderada por juegos de poder y control draconiano sobre sus miembros. Estas se distinguen de los cultos en que su teología puede ser cercana a la ortodoxia (creencias correctas) - sin embargo, con investigación adicional la mayoría de las sectas limitan la herejía. Las sectas no son iglesias auténticas debido a una ortopraxia cuestionable (práctica correcta).

Sus acciones no representan los preceptos amorosos encontrados en la Palabra de Dios. Entonces, ¿cómo se sabe que una iglesia tiene las características de una secta? Considere los siguientes 10 signos:

1. La ortodoxia bíblica se mantiene en baja estima

La mayoría de las sectas están a un paso de ser un culto completo. La doctrina bíblica y la teología son desechadas en favor de niveles elevados de emocionalismo. Aunque no hay nada inherentemente malo con el emocionalismo, la pérdida de la integridad bíblica se convierte en algunas prácticas francamente extrañas. La ortodoxia afecta a la ortopraxia. En las iglesias auténticas, la ortodoxia bíblica es enseñada y practicada.


2. Las interpretaciones personales son tomadas iguales o más altas que la verdad bíblica

Recientemente, entrevisté al experto en culto, Michael Boehm. Boehm señaló que muchos líderes sectarios entrenados pueden torcer a la mayoría de los cristianos tomando varias citas de la Biblia. Sin una formación adecuada, los líderes sectarios y cultuales harán conexiones bíblicas que no existen. Por lo tanto, la interpretación del líder se da una posición igual, si no más alta, que los claros preceptos bíblicos. En las iglesias auténticas, a la verdad bíblica se le da más peso que las opiniones personales.


3. No se permite que los miembros crezcan intelectualmente

En las sectas y con los líderes cultuales, el intelecto es desechado. A los miembros se les desalienta el aprendizaje de la filosofía, la historia, la ciencia, la teología sistemática o cualquier cosa con la que los líderes no estén familiarizados. Gran parte de este antiintelectualismo viene del líder amenazado con información que mostraría una debilidad potencial en la filosofía o teología del líder.

Para mostrar superioridad, el líder cultual mantiene una actitud dominante para mostrar su supuesta superioridad intelectual y / o espiritual. En las iglesias auténticas, todos los miembros son animados a crecer espiritualmente, emocionalmente e intelectualmente.

4. No se permite a los miembros hacer preguntas sobre el liderazgo

En las sectas, las preguntas son condenadas. Lo más probable es que los líderes cultuales no quieran exponer ninguna debilidad de su parte. Por lo tanto, las preguntas son restringidas y se muestra como un pecado. El líder puede demostrar que cuestionarlo es como cuestionar a Dios porque el líder cultual ha asumido una estatura delirante de un dios.

En las iglesias auténticas, las preguntas son los medios de crecimiento. El líder y el liderazgo son transparentes. Las personas que no tienen nada que ocultar y son transparentes.


5. Las tradiciones son equiparadas a mandamientos

Aunque todas las iglesias han favorecido las tradiciones, las sectas elevan sus tradiciones al nivel de los Diez Mandamientos. Jesús combatió a los fariseos sobre esta misma cuestión. Jesús dijo a los fariseos en respuesta a una pregunta relativa a sus tradiciones,

"Ustedes, en cambio, enseñan que un hijo puede decir a su padre o a su madre: “Cualquier ayuda que pudiera darte ya la he dedicado como ofrenda a Dios”. En ese caso, el tal hijo no tiene que honrar a su padre Así por causa de la tradición anulan ustedes la palabra de Dios. ¡Hipócritas! Isaías profetizó acerca de ti cuando dijo:
"ESTA GENTE ME HONRA CON SUS LABIOS, PERO SU CORAZÓN ESTÁ LEJOS DE MÍ. ME ADORAN EN VANO, ENSEÑANDO DOCTRINA DE HOMBRES" (MATEO 15: 5-9). [1]

En cambio, las iglesias auténticas, mientras tienen tradiciones que aman, pondrán los mandamientos bíblicos sobre los deseos personales. Esto no quiere decir que cambiar las tradiciones sea fácil. Pero si una asamblea establece un conjunto exorbitante y estricto de tradiciones como requisito previo para la asistencia de una persona a su iglesia, entonces es probable que la asamblea se incline hacia un código de conducta cultual.

6. Los miembros deben seguir normas duras y legalistas

La sexta señal fluye desde la 5ta. Los miembros están obligados a seguir un riguroso conjunto de reglas. En lugares como la Palabra de Fe, los líderes determinaron dónde podrían vivir sus miembros e incluso cómo un esposo y una esposa podrían ser íntimos. Las iglesias auténticas... no.

Las iglesias auténticas, basadas en la Biblia, promoverán a los miembros a vivir un santo estilo de vida que proviene de la ética bíblica. Pero, los líderes se dan cuenta de que la gente es libre de tomar sus propias decisiones y no son dictatoriales (1 Pedro 5: 1-5).


7. Los desconocidos son vistos con escepticismo, se evita el evangelismo

La séptima señal, octava y novena son complementarios. Dado que los líderes del culto buscan el control completo de sus miembros, los desconocidos o forasteros son vistos con gran escepticismo. Los miembros potenciales pueden ser permitidos de forma lenta y con gran reserva. Las sectas no están comprometidas con la Gran Comisión. El evangelismo es evitado. Los cultos están comprometidas con el poder y el control. Las iglesias auténticas están comprometidas con el evangelio. Los auténticos líderes cristianos tienen una pasión de ver a las almas venir a Cristo. Por lo tanto, las iglesias saludables son iglesias de misión.

8. Salir de la iglesia es difícil y puede ser enfrentado con amenazas

Dado que la secta es sobre poder y control, los líderes cultuales hacen todo lo posible para mantener el control sobre sus miembros. Por lo tanto, si una persona intenta salir, el líder(es) amenazan al miembro emocionalmente, espiritualmente, financieramente, o incluso físicamente.

En marcado contraste, las iglesias auténticas se dan cuenta de que su ministerio puede no satisfacer el gusto de todos. Así, mientras que las iglesias auténticas buscan mantener a sus miembros, nunca se emplean amenazas. Recuerda, Jesús permitió que Judas lo traicionara, sabiendo perfectamente lo que Judas planeaba.

9. Las sectas son opacas

Un signo fuerte en el espectro de la autenticidad es la transparencia. Las iglesias auténticas son transparentes ya que no tienen nada que ocultar. Esto incluye todos los aspectos del ministerio incluyendo asuntos financieros. Los cultos son casi siempre opacos y reservados.

Los líderes de las sectas no quieren que el público en general sepa lo que están haciendo. Cuanto más secreto es un movimiento, más motivo de preocupación. Jesús enseñó públicamente, realizó milagros públicamente, fue públicamente crucificado, resucitado públicamente, fue públicamente visto vivo después de su resurrección y públicamente ascendió al cielo.


10. La iglesia desea que sus miembros se vuelvan más como ellos mismos que como Cristo.

El signo final de una iglesia de culto trata con el objetivo final. ¿Qué desean los líderes? Los líderes de sectas quieren que sus miembros sean más como sí mismos. Las iglesias auténticas desean que la gente se vuelva más parecida a Cristo. Si Cristo es el Hijo de Dios, entonces es el ejemplo perfecto para modelar.

Cuando los líderes se vuelven sectarios, desean que la gente se vuelva como ellos mismos para poder ejercer más poder y control. Se utilizan medidas coercitivas y manipuladoras. Jesús, por el contrario, permite que la gente venga a él plenamente sabiendo lo que se espera de ellos.

En cuanto a los líderes del culto, Jesús advirtió a los que abusivamente usaban a la gente en su día, diciendo: "¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que recorren tierra y mar para ganar un adepto, y cuando lo han logrado, hacen de él una persona dos veces más merecedora del infierno que ustedes mismos." (Mateo 23:15).


Conclusión

Este artículo no es un ataque contra la iglesia. La iglesia es una bendición. Muchas buenas iglesias basadas en la Biblia existen y están prosperando. Una persona necesita encontrar un lugar donde él o ella pueda asistir, crecer, desarrollarse y servir. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que hay muchos lugares que dicen ser iglesias, pero no poseen características que están honrando al Señor.

En Apocalipsis, Jesús se dirigió a siete iglesias (Apocalipsis 2-3). Algunas de las iglesias eran buenas, como Filadelfia. Otros eran malas, como Laodicea. Algunos lugares que se llamaban a sí mismos iglesias son más del ámbito sectario que cristiano. ¡Cuidado! Juan advierte que no debemos "creer a todo espíritu, sino probar a los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo" (1 Juan 4: 1).

Mi oración es que varias iglesias basadas en la Biblia crezcan y se expandan, mientras que las iglesias sectarias disminuirán y cesen. Si usted está en una secta, por el bien de usted y sus seres queridos, ¡Salgan! Encuentra una buena iglesia basada en la Biblia en su localidad. Una buena iglesia es una gran bendición y vale la pena el esfuerzo de encontrar.

Este artículo fue presentado originalmente en Bellator Christi y fue republicado con permiso del autor.