Advertencias Sobre Un “Futuro Transhumanista”

mar 6, 2022

Estimado lector,

Gracias a la profecía bíblica podemos asegurar que los intentos de fusionar la tecnología informática con cerebros humanos, tendrán consecuencias perjudiciales para la humanidad. Varias empresas de tecnología están entusiasmadas con las posibilidades de utilizar la inteligencia artificial y las computadoras para revolucionar el funcionamiento del cerebro. Presumiblemente, están haciendo esto para ayudar a la humanidad al tratar enfermedades cognitivas y neuromusculares.

  • Microsoft está trabajando en un proyecto de interfaz cerebro-computadora que crea una "vía de comunicación directa entre un cerebro mejorado y un dispositivo externo".
  • Neuralink, del multimillonario tecnológico Elon Musk, está intentando utilizar "interfaces cerebro-máquina de ancho de banda ultraalto para conectar humanos y computadoras" para tratar trastornos como la epilepsia o la enfermedad de Parkinson.
  • Facebook estaba trabajando en un dispositivo para leer la mente que permite a los usuarios controlar las computadoras con sus pensamientos, pero la compañía detuvo esos esfuerzos hace unos años.
Incluso investigadores seculares del Imperial College de Londres habían publicado un artículo en el que afirman que, en última instancia, estos experimentos pueden ser malos para la raza humana. Los investigadores especulan que fusionar la tecnología con la mente también puede comenzar a cambiar a una persona en su esencia. El artículo menciona:
“El cerebro humano es incapaz de reconocer la influencia de un dispositivo externo sobre sí mismo, lo que podría comprometer la autonomía y la autodeterminación. Debido a esto, los usuarios pueden ser propensos a percibir erróneamente la propiedad sobre los resultados de comportamiento generados por la BCI (Interfaz Cerebro Computadora), así como también atribuirle incorrectamente la causalidad.”
En otras palabras, la máquina se convierte en un parásito dentro del cerebro. Los humanos pierden la capacidad de distinguirse de la máquina o de la I.A. Pierden de vista dónde terminan ellos y comienza la computadora. Entonces, la máquina puede tomar control del cerebro, en cierto modo. Puede cambiar los rasgos del carácter o transformar la identidad personal.

La película Transcendence (2014) muestra al protagonista transfiriendo su conciencia a una computadora antes de su muerte, resucitando como una figura del Anticristo en Apocalipsis 13:1-3.

Los investigadores también especulan que los resultados positivos, como una mejor memoria o una mayor inteligencia, podrían resultar peligrosamente adictivos. Si bien la ciencia médica y la tecnología puede ayudar a curar enfermedades, llega a ser obvio que el intentar prolongar la vida y evitar la muerte tienen un lado oscuro.

¿Qué tan oscuro es ese lado? Ser “transhumano” es ir más allá de los límites de la humanidad, cruzando al siguiente escalón. Para los estudiantes de las Escrituras, esto suena inquietantemente familiar:
“Entonces la serpiente le dijo a la mujer: Ciertamente no morirás. Porque sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”
–Génesis 3:4-5
“Y dijeron: Venid, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo; hagámonos un nombre, para que no seamos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.”
–Génesis 11:4
En ambos escenarios, las personas se reunían en un intento de volverse como Dios. Adán y Eva lo hicieron al comer el fruto. Los constructores de Babel lo hicieron al alcanzar el cielo sin Dios.

El último caso recuerda a los intentos modernos de trascender a la humanidad a través de la tecnología. En el caso de Babel, los lectores modernos no se dan cuenta de que su transición de “ladrillo por piedra y asfalto por mortero” (Génesis 11:3) representó un salto tecnológico gigante para su época.

La torre de Babel se eleva hacia el cielo anhelando ser como Dios.

Ahora, considere esta cita del físico cuántico y superventas del New York Times, Michio Kaku, de su libro La Física del Futuro:
“Para el 2100, como los dioses de la mitología, podremos manipular objetos con el poder de nuestra mente. Las computadoras, leyendo silenciosamente nuestros pensamientos, podrán realizar nuestros deseos. Seremos capaces de mover objetos a través del poder telequinético solo del pensamiento, generalmente reservado solo para los dioses... Aunque este poder divino parece inimaginablemente avanzado, las semillas de todas estas tecnologías se están plantando mientras hablamos. Es la ciencia moderna, no los cánticos ni los encantamientos, lo que nos dará este poder.”
Perseguir el "poder divino" a través de la ciencia moderna y la tecnología ¿No suena esto como el pensamiento detrás de la Torre de Babel?

En algún momento, tratar de mejorarnos a nosotros mismos nos coloca en una posición en la que tratamos de volvernos tan poderosos como Dios. Las fusiones computadora-cerebro son un paso en esa dirección. Los transhumanistas prevén el futuro como una nueva era para la humanidad, incluidos los avances tecnológicos que implantan chips en los cerebros humanos y crean una raza de personas sobrehumanas.

Recordemos lo que le sucedió a la última raza sobrehumana. Eran los Nephilim en Génesis, el resultado de ángeles caídos que engendraron hijos con mujeres humanas (Génesis 6:1-4). Estos gigantes se convirtieron en una raza híbrida fuera de la voluntad de Dios—no fueron hechos a su imagen—y Él los destruyó con el diluvio de Noé. Dios detestó esa raza y ordenó su destrucción. Recuerde las palabras de Jesús cuando enseñó a los discípulos acerca de los últimos días:
“Pero como eran los días de Noé, así será también la venida del Hijo del Hombre.”
–Mateo 24:37
Como se ha escrito antes, los últimos días en nuestro futuro serán similares a los días justo antes de que Noé y su familia subieran al arca. No es ilógico pensar que la llegada de una era de transhumanismo desencadenará el juicio de Dios. ¿Qué tanto se está desobedeciendo a YHWH al vincular SU creación con la tecnología humana? La semilla humana es perfecta, por lo que mezclar nuestro ADN con inteligencia artificial parece una idea rebelde y arrogante.

Así como Dios juzgó a los constructores originales de Babel, Él hará lo mismo al final de esta era con Babilonia, la “nieta” de Babel:
“Y otro ángel lo siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.”
–Apocalipsis 14:8
Gracias por leer Ritual y Propaganda. No olvide compartir el material con sus familiares y cercanos.

Jhonkbn

Modo Oscuro

Buscador: