Aquel que desea sentarse en el trono de Dios

oct 22, 2022
Por Leonardo // Ritual y Propaganda
№ 41

Estimado lector,

La Biblia declara que Satanás es el dios de este mundo y hasta que sea derrocado en la Segunda Venida de Cristo (Apocalipsis 19:11-21), continuará usando un arsenal de engaños e ideologías para efectuar cambios en el mundo que soporten su agenda actual y futura.

La frase "dios de este mundo" o "dios de este siglo" indica que Satanás es la principal influencia en la mentalidad de la mayoría de las personas. Sus áreas de influencia también abarcan las ciencias, la educación, la política, el comercio, la religión y el entretenimiento.

Títulos similares se encuentran en otras partes de las Escrituras. Estos títulos, y muchos más atribuidos a Lucifer, representan sus capacidades. Decir, por ejemplo, que Satanás es el "príncipe de la potestad del aire" (Efesios 2:2) significa que de alguna manera gobierna sobre el mundo con un centro de comando que está en los lugares celestiales.

La agenda de Satanás incluye empujar una filosofía que ciega al incrédulo de la verdad del Evangelio. Es una fuerza tan engañosa que solo puede caerse a través de la revelación de Jesucristo. Hay varias filosofías que se entremezclan en esta corriente del mundo, pero en última instancia, todas conducen a la misma mentira: el deseo de ser como Dios (Génesis 3:4-6).


Al rededor de 8 raperos se han retratado a sí mismos como Jesús de Nazaret. Mayormente en los eventos de la crucifixión y la última cena. Ninguno de ellos, podemos asegurar, buscaba exaltar a Cristo.

Pablo da una descripción interesante del Anticristo: “El cual se opone y se exalta a sí mismo contra todo lo que se llama Dios o es objeto de adoración, de modo que se sienta en el templo de Dios, proclamándose a sí mismo como Dios” (2 Tesalonicenses 4). Esto se conecta con la profecía del fin de los tiempos en Daniel 11:36-37.

Este Anticristo vendrá como un pacificador, especialmente trayendo un acuerdo de paz en el Medio Oriente entre Israel y los palestinos. Este acuerdo permitirá a Israel reconstruir su templo que fue destruido por los romanos en el año 70 d.C. Este será el Tercer Templo.

Mientras los judíos se regocijarán por la posibilidad de regresar por fin todas las ceremonias y tradiciones de su culto bajo la ley, se horrorizarán cuando el Anticristo entre al Templo reconstruido y se anuncie a sí mismo como Dios y exija adoración.

Este será la culminación del deseo de Satanás (habitando dentro del cuerpo del Anticristo) por elevarse al nivel de YHWH, una rebelión que inició incluso antes de la creación del hombre. Esta forma de pensamiento continúa como la filosofía rampante del siglo XXI.

Pero recordemos que una vez el Anticristo se proclame un dios en el Tercer Templo, la venida de Jesucristo estará más cerca que nunca, y a diferencia de Satanás, Él se sentará en el trono de David para siempre.

No olvide compartir el material. Saludos y Bendiciones.

LM



Modo Oscuro

Buscador: