Modo Oscuro

El Libro de Revelación [Verso a Verso]

may 25, 2023
Por Leonardo Moreno

El Libro de Revelación es un libro que muchos cristianos encuentran confuso debido a la naturaleza de sus imágenes y descripciones. Sin embargo, la Biblia está escrita para ser entendida y el Libro de Revelación no es una excepción. Este documento es una relevante expresión del regreso y la victoria de Cristo sobre las naciones. 
 

1

“La revelación de Jesu Cristo, la cual Dios le dió para manifestar a sus siervos cosas que deben suceder presto; y la declaró, enviándola por su ángel a Juan su siervo;”
–Revelación 1:1

La antigua palabra griega traducida como revelación es apo-kalupsis (apocalipsis). La palabra significa: "revelar, quitar el velo". Es el acto de mostrar algo que estaba escondido. En este caso vemos como el Señor Jesucristo se revela en gloria a nosotros en este tiempo por medio de este libro, así como también se revelará a los futuros habitantes de la tierra en la Tribulación para ser juzgados.

Este libro que contiene 22 capítulos fue escrito entre el 90 y el 95 d.C., y como dice el versículo 1, es una revelación dada al apóstol Juan. Es por medio de Juan que podemos acceder a esta visión que el Señor otorga. Desterrado por los romanos en la isla griega de Patmos, Juan da testimonio de la palabra de Dios y del testimonio del Señor Jesucristo.

Recordemos sobre el autor que es el mismo escritor del Evangelio de Juan y los libros de 1, 2, y 3 de Juan. Cuando Juan dice que estas cosas "deben suceder pronto" se refiere a la línea de tiempo de Dios, no la del hombre. En estos dos milenios hemos estado al borde de la consumación de todas estas cosas, viviendo una antesala de las señales del fin descritas por Cristo.

La secuencia de esta revelación es: Dios → Jesucristo → Juan → Nosotros

A través de esta secuencia Dios nos da un mensaje a nosotros sobre eventos del pasado, presente y principalmente del futuro, pasando por el reino milenial y llegando hasta la misma eternidad donde esta tierra que conocemos dejará de existir.

“El cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesu Cristo, y de todas las cosas que vió.”
–Revelación 1:2


En Revelación 19:10 veremos que el "testimonio de Jesucristo" se define como el "espíritu de profecía". Esta es la capacidad de predecir el futuro de antemano. Sabemos que la palabra de Dios es infalible debido al elemento de la profecía (Isaías 41:23–26).

Juan describe las cosas que ha visto, así que él puede utilizar imágenes simbólicas, las cuales se desplegaban delante de él. Tuvo visiones del cielo y la tierra, pero las describió a su manera y con su lenguaje, algunas más literales que simbólicas.

Bienaventurado el que lee, y los que escuchan las palabras de la profecía, y guardan las cosas que en ella están escritas; porque el tiempo está cerca.
Revelación 1:3


La expresión "el que lee" está en singular. Esto habla de una persona que lee. "Los que escuchan" está en plural. Esto habla de muchas personas escuchando. Debemos saber también que las iglesias apóstatas actuales se niegan a enseñar el libro de Revelación, debido a esto muchas personas pierden tal bendición y permanecen en una leche espiritual adulterada.

Esta es una actitud común hacia el libro de Revelación. Muchas personas creen que este libro es innecesario. Pero, en realidad, es un libro para cualquiera que quiera ser bienaventurado. Note que se dice que el tiempo está "cerca" en el versículo 3, y se dice que "sucederán pronto" en el versículo 1. Esto quiere decir que cuando los eventos que se encuentran en el libro de Revelación comiencen a suceder, el tiempo no será muy extenso.

Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros, y paz de aquel, que es, y que era, y que ha de venir; y de los siete Espíritus que están delante de su trono;
Revelación 1:4


Juan escribe, desde la isla de Patmos, a siete iglesias reales que se encontraban en Asia. Como se verá mientras avanzamos, el número siete es recurrente en la Biblia:

7 iglesias
7 espíritus
7 estrellas
7 candeleros de oro
7 iglesias

Y se verán muchos mas sietes en todo el libro de Revelación.

..."del que es (presente), que era (pasado), y que ha de venir (futuro)", remarcando que Dios vive en la eternidad, no sometido a las limitaciones del tiempo. La razón por la que muchos lectores encuentran confuso este libro se debe a que Dios habla desde la eternidad.

Sobre "los siete Espíritus que están delante de su trono." Estos se encuentran en Isaías 11:1–2. Son espíritu, sabiduría, inteligencia, consejo, poder, conocimiento y temor.

Y de Jesu Cristo; que es el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, y el príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados en su misma sangre,”
Revelación 1:5


El libro continúa explicando características inimitables de Jesucristo. La antigua palabra griega traducida como "testigo" es también la palabra usada para "mártir". Jesús se describe como el "primogénito de los muertos", que significa mucho más que solo ser la primera persona resucitada.

El hijo de la viuda de Nain resucitó de entre los muertos (Lucas 7), pero volvió a morir. Ocurrió de la misma forma con la resurrección de Lázaro (Juan 11) y la de Jonás (Jonás 2). Pero Jesucristo fue el primer hombre que resucitó de entre los muertos y que nunca más volvió a morir. Si creemos en Él como nuestro Salvador, tampoco moriremos (Juan 11:25).

La descripción continúa señalándolo como "soberano de los reyes de la tierra". No hay duda de que Jesús es rey, incluso por encima de cualquiera que haya existido en la historia, pero Él aún no está reinando en esta Tierra, esto ocurrirá cuando vuelva al final de la Tribulación. Su reino será terrenal, literal, físico y visible.

Muchas sectas amilenialistas creen que el Reino está aquí ahora, erróneamente creen que el mundo está mejorando cada vez más, a medida que los hombres se convierten a Cristo. Lo que están tratando de hacer es reinar ahora sin Jesucristo. El versículo cinco cierra con la mención de la sangre de Cristo, la cual nos da salvación eterna.

Y nos ha hecho reyes, y sacerdotes para Dios y su Padre: a él la gloria y el imperio para siempre jamás. Amén.
Revelación 1:6


Se asigna dos cargos a todo creyente: reyes y sacerdotes. Sacerdotes porque ahora presentamos a Dios ante los hombres, somos testimonio de Jesucristo. Es destacable que mientras Dios nos hizo sacerdotes en esta generación, Él nos hará reyes en la generación venidera. La generación en la que seremos reyes va a ser durante el Milenio, un reinado en la Tierra del mil años. Esto también se menciona en Revelación 5:9-10.

He aquí, viene con las nubes, y todo ojo le verá, y también los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así es, Amén.
Revelación 1:7


Hace más de 2,000 años Jesucristo ascendió al cielo, se describe que subió hasta que las nubes lo escondieron (Hechos 1:9-11). "He aquí que viene con las nubes", que significa que regresará de la misma forma.

Este versículo es otra pieza de Zacarías 9:1, Mateo 24:30, Salmo 104:3 y Mateo 26:64. Todos estos versículos hablan de una aparición visible para el mundo no salvo, Jesucristo regresando a la Tierra. La mención de que "todo ojo lo verá" deja claro que cuando Jesús regrese, no será una venida secreta. Todo el mundo literalmente lo sabrá (Mateo 24:26-27). Esto se desarrollará en Revelación 19.

Es importante separar el rapto o arrebatamiento de otro evento distinto que es el advenimiento o la Segunda Venida, donde "todo ojo lo verá" e incluye muchas señales previas. Uno es un misterio, "en un abrir y cerrar de ojos", y el otro es una venida visible para los incrédulos.

El pasaje describe que dos grupos harán lamentación cuando vean a Cristo volver:

"Los que le traspasaron" → El pueblo judío (Zacarías 12:10)
"Todos los linajes de la Tierra" → Las otras naciones (Mateo 24:30)

Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, dice el Señor, que es, y que era, y que ha de venir, el Todopoderoso.
Revelación 1:8


Ahora es Jesucristo hablando. Alpha es la primera letra del alfabeto griego y Omega es la última. Su declaración es que Él es antes de todas las cosas y que permanecerá más allá de todas las cosas. Los títulos "el Alfa y la Omega" y "principio y fin" son expresamente reclamados por Jesús (Revelación 22:13). Quiere decirnos que Él es quien dirige toda la historia humana.

"el que es (ahora es sacerdote), y que era (era profeta), y que ha de venir (vendrá como rey)". La palabra "Todopoderoso" se traduce literalmente "aquel que tiene su mano en todo".

Yo Juan, vuestro hermano, y participante en la tribulación, y en el reino, y en la paciencia de Jesu Cristo, estaba en la isla que es llamada Pátmos, por la palabra de Dios, y por el testimonio de Jesu Cristo.
Revelación 1:9


Patmos era utilizada como una isla para prisioneros, era una isla rocosa, desolada, y reunía todos los requisitos para ser un lugar de castigo. Es probable que Juan fuera puesto en Patmos por el emperador romano Domiciano (81-96 d.C). El Imperio Romano intento silenciarlo, pero Juan habla hasta la actualidad, mediante el libro de Revelación.

Yo estaba en el Espíritu en el día Domingo, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
Revelación 1:10


Esa referencia del día puede referirse al primer día de la semana, pero en el original se expresa como "día del Señor". Juan menciona que "estaba en el Espíritu" en un día específico. Todo cristiano está en el Espíritu Santo cada minuto, por lo que esta es una expresión peculiar.

Cuando Juan dice que estaba "en el Espíritu en el día del Señor", puede estar refiriéndose a una transferencia espiritual en el tiempo, desde la isla de Patmos en el año 90 d.C. hasta el tiempo de la Tribulación.

El "día del Señor" no es un día común de 24 horas (Joel 2:31; Isaías 13:9; Jeremías 46:10), sino mas bien una serie de eventos futuros que para los hombres, involucran un tiempo mayor. El Señor movió a Juan hacia el futuro, y él registró estos eventos como si realmente estuviera allí.

"oí detrás de mí una gran voz como de trompeta", esta es la voz de Jesucristo, la cual Juan no oye desde su juventud, pero ahora manifiesta su poder y gloria.

Que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el postrero: Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia, es a saber, a Efeso, y a Esmirna, y a Pergamo, y a Tiatira, y a Sárdis, y a Filadelfia, y a Laodicea.
Revelación 1:11


Se menciona nuevamente la soberanía de Cristo respecto a nuestra básica linea del tiempo, quizás porque el libro necesita ser visto con los ojos de la eternidad.

Estas siete iglesias tienen siete nombres diferentes, y cada una representa, proféticamente, cierto período en la historia de la iglesia.

Éfeso → 90 d.C.-200 d.C.
Esmirna → 200 d.C.-325 d.C.
Pérgamo → 325 d.C.-500 d.C.
Tiatira → 500 d.C.-1000 d.C.
Sardis → 1000 d.C.-1500 d.C.
Filadelfia → 1500 d.C.-1900 d.C.
Laodicea → 1900 d.C.-Rapto

En la actualidad vivimos en el tiempo de Laodicea, la Iglesia apóstata (Revelación 3:15-17). Históricamente fueron también siete iglesias reales.

Y volvíme para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, ví siete candelabros de oro;
Revelación 1:12


El significado de los siete candeleros de oro se definen más adelante en el versículo 20. Estos son las siete iglesias.

Y en medio de los siete candelabros de oro, uno semejante al Hijo del hombre vestido de una ropa que llegaba hasta los piés, y ceñido con una cinta de oro por los pechos;
Revelación 1:13


La voz es de Jesucristo, el Hijo del Hombre, portando un cinto de oro alrededor de su pecho. El término "Hijo del Hombre" es una referencia a la propia visión hacia el futuro que Daniel tuvo acerca de Jesucristo (Daniel 7:13-14), casi 600 años antes que Juan.

Y su cabeza, y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, tan blancos como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;
Revelación 1:14


Los más probable es que, en esta tierra, el Señor apareció como un judío de cabello negro y piel oscura. Ciertamente Él no era un europeo de ojos azules como los antiguos retratos lo mostraban. En el Libro de Revelación, sus cabellos ya no son negros, sino blancos como la lana, tan blancos como la nieve. Sus ojos como llama de fuego. Esta es una imagen completamente diferente del carpintero nacido en Belén.

Este Jesucristo glorificado es Dios, con ojos que te traspasarían hasta el fondo de tu alma. Este no es el nazareno humilde. Este es un Dios Todopoderoso resucitado y glorificado. ya no es el "Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo". Él es el "León de la tribu de Judá" (Revelación 5:5; Génesis 49:9-10).

Y sus piés semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas.
Revelación 1:15


El bronce es un metal asociado con juicio y sacrificio. El altar de sacrificio de Israel era hecho de bronce (Éxodo 27:1-6). Su voz tiene la potencia de una cascada o un trueno.

Y tenía en su mano derecha siete estrellas; y de su boca salía una espada afilada de dos filos, y su rostro era resplandeciente como el sol resplandece en su fuerza.
Revelación 1:16


Si avanzamos cuatro versículos, se explica que "las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias". Eso quiere decir que una "estrella", en la Biblia, no siempre es un astro o un cuerpo celeste. La Biblia no solo usa estrellas en el contexto de "Él hizo también las estrellas" (Génesis 1:16), sino que usa la palabra "estrella" para referirse a un ángel (Revelación 1:20).

Cuando la Biblia habla de las "estrellas del cielo cayendo sobre la tierra" en Revelación 6, no es un texto ilógico y poco científico en términos de astronomía. Esto describe ángeles cayendo a la Tierra.

"de su boca salía una espada aguda de dos filos." No hay duda acerca de la espada de dos filos, esta es la palabra de Dios (Hebreos 4:12). Se insta a que todo seguidor de Cristo porte esta espada (Efesios 6:17). Tampoco sorprende que de la boca del Señor Jesucristo procede la palabra de Dios, una espada que corta en ambos sentidos.

"Y su rostro era como el Sol", esto recuerda el último pasaje del Antiguo Testamento que habla del regreso de Cristo, donde su aparición es comparada con el Sol de justicia (Malaquías 4:2).

Y cuando yo le hube visto, caí como muerto a sus piés. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas, yo soy el primero, y el postrero;
Revelación 1:17


Juan es sumamente impactado por la presencia de Cristo glorificado. De alguna forma, la interacción con el plano celestial afecta el cuerpo mortal del hombre. Esto se repite en eventos anteriores:

  1. Juan (muchos años antes), Jacobo y Pedro cayeron desfallecidos al ver a Jesús transfigurarse por un instante a su naturaleza glorificada (Lucas 9:28-36; Mateo 17:1-6).
  2. Daniel tiene un encuentro con Jesucristo en el Antiguo Testamento, donde cae sobre su rostro desmayado (Daniel 10:8-9).
  3. Isaías ve a Dios y explica el mismo miedo de caer muerto (Isaías 6:4-5).
Es por esto que seremos transformados (1 Corintios 15:51:53) con el fin de tener cuerpos que puedan soportar otro plano distinto, el celestial.

"Y él puso su diestra sobre mí" Fue necesario también para Daniel el ser tocado para poder recomponerse de tal experiencia (Daniel 8:17-18; Daniel 10:10).

“Y el que vivo, y he sido muerto, y, he aquí, vivo por siglos de siglos, Amén; y tengo las llaves del infierno, y de la muerte.”
Revelación 1:18


Jesucristo nos recuerda que estuvo muerto pero resucitó, y vive para nunca jamás morir. Cristo triunfó sobre el infierno. Triunfó sobre la muerte. Cuando dice "Tengo las llaves de la muerte y de la muerte", esta hablando de liberar a los prisioneros.

En el evangelio de Lucas, Jesús describió el Hades (la muerte) como dos compartimentos divididos por un abismo. Por un lado estaban siendo consolados, por el otro atormentados (Lucas 16:19:31) El Salvador tiene las llaves, y Él también es la puerta (Juan 10:9).

Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.
Revelación 1:19


Este versículo es importante para dividir correctamente el libro de Revelación. Juan es ordenado de escribir sobre el pasado, el presente y el futuro, los cuales se encuentran divididos en los 22 capítulos:

"Las cosas que has visto" → La visión de Cristo en Revelación capítulo uno.
"Las que son" → Que trata los mensajes a las siete iglesias en Asia, en los capítulos dos y tres de Revelación.
"Las cosas que han de ser después de estas" → Capítulos cuatro al veintidos.

Juan ve en la tercera y última parte, los eventos del futuro, que son las cosas que sucederán después de que la Iglesia haya sido removida de la Tierra (Revelación 4:1).

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candelabros de oro. Las siete estrellas, son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros que viste, son las siete iglesias.
Revelación 1:20


La Biblia misma explica el significado de los versículos anteriores:

Estrellas → Ángeles
Candeleros → Iglesias

Esto quiere decir que Jesús está en medio de las siete Iglesias y tiene a los siete ángeles en su mano derecha. Debido a que la palabra "ángel", tanto en hebreo como en griego, significa "mensajero", debemos entender que esta palabra apunta más a una función, que a la naturaleza sobrenatural de un ser divino.

Debido a esto, el versículo puede referirse a dos cosas:

  1. Seres sobrenaturales creados por Dios
  2. Los líderes, ministros o pastores de las Iglesias
Personalmente me inclino a creer que se refiere a seres divinos sobrenaturales.


2

Escribe al ángel de la iglesia de Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candelabros de oro, dice estas cosas:
Revelación 2:1


Jesucristo empieza a dar un mensaje a cada iglesia, iniciando por Éfeso. Esta ciudad tenía el templo de Diana, quien era una diosa de la fertilidad, adorada con sexo inmoral.

Como veremos habrá un patrón en todos los mensajes a las siete iglesias. Cada mensaje comienza con una descripción de Cristo ya dada en Revelación 1, y termina con una promesa a nosotros sobre la vida eterna y el Milenio. Pero el mensaje a Éfeso también describe, en tipo, a la iglesia apostólica primitiva.

Yo sé tus obras, y tu trabajo, y tu paciencia, y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos.
Revelación 2:2


Éfeso era una iglesia a la que no le faltaban obras, según la descripción de Cristo. Tuvieron paciencia y discernimiento. Tanto así que reconocían a los falsos profetas. La iglesia primitiva reconoció a los mentirosos y los probó y se deshizo de ellos. En el tiempo moderno existen los autodenominados "apóstoles" y "profetas", pero pocos entienden que son lobos vestidos de oveja.

Y has sufrido, y sufres, y has trabajado por causa de mi nombre, y no has desfallecido.
Revelación 2:3


Se entiende que era una iglesia sólida, que tenía un gran alcance, y protegía la sana doctrina.

Pero tengo algo contra tí, porque has dejado tu primer amor.
Revelación 2:4


Pese a sus atributos, se volvió una iglesia ritualista. Ellos alguna vez tuvieron un amor que ya no tenían (1 Corintios 13:1-3).

Por lo cual ten memoria de donde has caido, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; si no, vendré a tí prestamente, y quitaré tu candelabro de su lugar, si no te arrepintieres.
Revelación 2:5


Como veremos, a cinco de las siete iglesias Jesús les dice: "arrepiéntete". Existe la necesidad del arrepentimiento en la mayoría de las iglesias. Si su candelero es quitado, ellos ya no podrían continuar como una verdadera iglesia de Cristo.

Empero tienes esto, que aborreces los hechos de los Nicolaitas, los cuales yo también aborrezco.
Revelación 2:6


"Nikao" significa conquistar. "Laos" (laicos) significa gente común y corriente. La doctrina de los Nicolaítas es una doctrina donde el clero se convierte en una clase elevada o en una posición especial, gobernando al cristiano ordinario promedio. Por supuesto, esto es una perversión pagana de las Escrituras.

Cada cristiano en el Cuerpo de Cristo ha sido llamado a predicar, testificar y trabajar para el Señor Jesucristo. Los niveles jerárquicos del catolicismo romano provienen de Babilonia, y son también usados por las sectas y las sociedades secretas para separar al iniciado del líder de la organización. "Las cuales yo (Cristo) también aborrezco".

El que tiene oido, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraiso de Dios.
Revelación 2:7


"El que tiene oído, oiga", este mensaje no fue escrito solamente a la iglesia de Éfeso. Está escrita para nosotros, y para todos los cristianos a través de los siglos.

"El árbol de la vida", en el Jardín del Edén se mencionaron dos árboles específicos. Estaba el árbol del conocimiento del bien y del mal que el hombre tenía prohibido comer, y el árbol de la vida que, si un hombre comía de él, viviría para siempre (Génesis 2:9).

Cuando la primera pareja comió del árbol del conocimiento del bien y del mal, Dios lo expulsó del Edén. Querubines se pararon a resguardar el Jardín con una espada de fuego (Génesis 3:24). Dios hizo esto para evitar de que el hombre no volviera y comiera del árbol de la vida y viviera para siempre en un cuerpo corrupto, caído y pecaminoso. Pero el árbol de la vida será restaurado en el Milenio, un evento que veremos a detalle en Revelación 22.

Y escribe al ángel de la iglesia de Esmirna: El primero y el postrero, que fué muerto, y vive, dice estas cosas:
Revelación 2:8


Jesucristo se dirige a la segunda iglesia. La palabra "Esmirna" significa "mirra". Mirra significa amargura y muerte. Esta iglesia es una iglesia perseguida y representa desde el año 200 d.C. hasta el 325 d.C. La Roma pagana lleva a cabo una guerra despiadada para eliminar a todos los cristianos sobre la faz de la tierra, pero estos solo se multiplican por todo el imperio.

Debido a que iban a ser martirizados, Jesús les recuerda a estos cristianos Su triunfo sobre la muerte (Juan 11:25). Él les está dando coraje y fuerza para la hora en que enfrentarían el coliseo romano, entre otros tipos de muertes crueles.

Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza, (pero tú eres rico,) y sé la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, sino que son la sinagoga de Satanás.
Revelación 2:9


La estimación de la iglesia de Esmirna sobre sí mismos fue de pobreza, pero Jesús les dice otra cosa: "Tú eres rico". Dios eligió a los pobres de este mundo para que sean ricos en fe (Santiago 2:5).

"Y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás". Estas personas, que pretenden reemplazar a Israel y a los judíos, son siervos Satanás según el texto. Esta falsa teología afirma que debido a que el cristiano es un judío espiritual (Romanos 2), también es un judío físico que debe recibir todas las promesas dadas al judío, y por lo tanto Dios ha terminado con los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob.

Este es el comienzo de la teología del reemplazo. Y estas especulaciones paganas son enseñadas por falsos maestros. Aquí yace las bases del amilenialismo y el postmilenialismo, que enseñan que Dios ha terminado con el judío para siempre, creyendo que la iglesia ha reemplazado a Israel.

Tales personas "dicen que son judíos" y no lo son, y Cristo llama a esto, iglesia de Satanás. Debemos entender que las doce tribus de Israel, literales, físicas y visibles, todavía tienen un rol en el futuro, y se cumplirán en la Segunda Venida de Jesucristo.

No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de arrojar algunos de vosotros a la cárcel, para que seais probados; y tendréis tribulación de diez dias. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.
Revelación 2:10


Esmirna es la iglesia purificada por la persecución, serán martirizados y experimentarán una gran tribulación. Dios promete guardarlos hasta el fin (1 Corintios 1:7–9). Los "diez días" pueden referirse a la persecución durante el reinado de diez emperadores romanos:

  1. Nerón
  2. Domiciano
  3. Trajano
  4. Adriano
  5. Septimio Severo
  6. Maximino
  7. Decio
  8. Valeriano
  9. Aureliano
  10. Diocleciano
"Y yo te daré la corona de la vida", estas coronas son recompensas dadas en el Tribunal de Cristo, que tendrá lugar después del arrebatamiento. Mientras se lleva a cabo la Tribulación en esta Tierra, el Tribunal de Cristo se lleva a cabo en el cielo. En este evento es donde el cristiano será recompensado y recibirá estas coronas. (Santiago 1; 1 Pedro 5; 1 Tesalonicenses 2; 1 Corintios 9; 2 Timoteo 2; Revelación 2).

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.
Revelación 2:11


Esta promesa es para aquellos que vencen el peligro de la persecución. La segunda muerte se explica en Revelación 20, cuando todo el mundo no redimido sea sacado del Hades para compadecer ante el Gran Trono Blanco de Dios (Revelación 20:13-14).

En ese momento, el nombre de cualquiera que no se encuentre escrito en el Libro de la Vida será arrojado al Gehenna, que es otro término para Lago de Fuego. Los cristianos seremos parte de la primera resurrección y la segunda muerte no tiene poder sobre nosotros (Revelación 20:6).

1ra Muerte → La muerte física que conocemos, donde, si no se es salvo, el alma termina en el Hades temporalmente.
2da Muerte → Una vez que el alma es sacada del Hades, va al Juicio en el Trono Blanco, y luego el alma va al Lago de Fuego por la eternidad.

Y escribe al ángel de la iglesia que está en Pergamo: El que tiene la espada afilada de dos filos, dice estas cosas:
Revelación 2:12


Jesucristo se dirige a la tercera iglesia. La ciudad de Pérgamo, era extremadamente religiosa. Tenía diversos templos para diversos dioses paganos y adoraban al Cesar como un tipo de hombre-dios en la tierra.

Pérgamo representa el período de la iglesia desde el año 325 d. C. hasta el 500 d.C aprox. Un período marcado por el sincretismo entre el cristianismo y el imperio romano. Una unión entre iglesia y estado que introdujo muchas falsas doctrinas y persecuciones a verdaderos cristianos.

"El que tiene la espada aguda", No hay duda que el arma del Señor Jesucristo es la espada.

Yo sé tus obras, y donde moras, que es en donde está la silla de Satanás; y tienes mi nombre, y no has negado mi fé, aun en los dias en que fué Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora.
Revelación 2:13


Es interesante de que esta iglesia mora donde mora también Satanás. Este grupo habita donde Satanás tiene un asiento. Podría ser por que el alto sacerdocio babilónico, que enseñaba la religión de Semiramis, Tammuz y Nimrod, fue trasladado de Babilonia a Pérgamo en el año 133 a.C.

También podría ser porque Pérgamo tenía un gran altar en forma de trono dedicado al dios romano Zeus. El "dios del trueno" es claramente otra forma de Satanás y su deseo por sentarse en el trono de Dios.

Pero Jesús conoce las obras de la iglesia de Pérgamo en medio de este contexto. Esta iglesia se mantiene firme en un mundo pagano, no niega la fe ni siquiera por el martirio de Antipas, uno de sus miembros.

Pero tengo unas pocas cosas contra tí; porque tú tienes ahí los que tienen la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balaac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.
Revelación 2:14


Esta iglesia sostiene la "doctrina de Balaam", la cual se encuentra en el libro de Números. La "doctrina de Balaam" proviene de un profeta corrupto que prostituyo su servicio. Al Dios no permitirle que maldijera al pueblo de Israel, Balaam encontró una manera de poner a los hijos de Israel en una situación en la que Dios mismo los mataría.

Le indico a Balac, el rey de Moab, que promoviera que los moabitas se casaran con los judíos, y luego Dios mismo los mató. Esta es "la doctrina de Balaam", que se encuentra en Números 25:1–8.

"a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación." La iglesia de Pérgamo está casada con el mundo, y tiene fornicación e ídolos como parte de la adoración. El culto a estas deidades paganas incluían sacerdotisas que en realidad eran prostitutas. Parte de sus ritos religiosos involucraba orgías sexuales con estas sacerdotisas.

Así también tú tienes a los que tienen la doctrina de los Nicolaitas, lo cual yo aborrezco.
Revelación 2:15


Ya se habló sobre la doctrina de los nicolaítas y su sistema jerárquico piramidal.

Arrepiéntete; porque de otra manera vendré a tí prestamente, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.
Revelación 2:16


A cinco de las siete iglesias se les ordena arrepentirse. El juicio de Dios iniciará con sus hijos (1 Pedro 4:17). Se explica que cuando Jesús venga contra los cristianos en Pérgamo, Él los confrontará con su Palabra.

El que tiene oido, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce, sino aquel que lo recibe.
Revelación 2:17


En una aplicación espiritual, el "maná escondido" es Jesucristo, quien es el pan de vida (Juan 6:35). La "piedra blanca" era en realidad una piedra de aceptación o aprobación y se usaba para votar. La piedra blanca significaba un voto de "sí" y una piedra negra un voto de "no".

Jesús dijo que nos dará la piedra de "aceptado". Hemos sido aceptados por Dios en Cristo. "Y en la piedrecita escrito un nombre nuevo". Personalmente creo que este es un nuevo nombre para el creyente, distinto al que tenemos en este mundo terrenal.

Y escribe al ángel de la iglesia que está en Tiatira: El Hijo de Dios que tiene sus ojos como llama de fuego, y sus piés semejantes al latón fino, dice estas cosas:
Revelación 2:18


La palabra "Tiatira" significa "sacrificio continuo". El período de Tiatira representa aproximadamente desde el año 500 d.C. hasta las Cruzadas que tienen lugar entre el 1000 y el 1200 d.C. En este período el Cuerpo de Cristo es perseguido arduamente por Roma y su nueva forma religiosa, el catolicismo romano. Un sistema de iglesia-estado bajo Constantino creado en 316 d.C

En este pasaje Jesús se describe a sí mismo con un título que enfatiza su deidad, "El Hijo de Dios". Esto quiere decir que Jesucristo tiene la naturaleza divina de su Padre, Él no es un humano promedio, ya que si bien tiene una madre humana descendiente de Adán, cuenta con un Padre no-humano, el Señor Todopoderoso.

"El que tiene ojos como llama de fuego", Jesucristo en su estado glorificado luego de la resurrección, puede emitir luz, fuego o llamas desde sus ojos. Cristo dijo que "la lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz", por lo que evidencia que el Señor mismo es luz.

"Pies semejantes al bronce bruñido" Debido a que el bronce es puro, y es altamente bruñido en el fuego, era el metal más fuerte conocido en el mundo antiguo. Personalmente creo que Juan vio un tipo de calzado metálico en los pies de Jesucristo.

Yo he conocido tus obras, y caridad, y servicio, y fé, y tu paciencia, y tus obras; y las postreras, que son muchas más que las primeras.
Revelación 2:19


Esta iglesia tenía muchas cosas a su favor. Tiatira fue una de las iglesias más activas de los alrededores.
  1. Obras
  2. Amor
  3. Fe
  4. Servicio
  5. Paciencia
"y tus obras; y las postreras, que son muchas más que las primeras.". Ellos tenían obras en una medida creciente.

Empero tengo unas pocas cosas contra tí: que permites a Jezabel mujer (que se dice profetisa) enseñar, y seducir a mis siervos, a fornicar, y a comer cosas ofrecidas a los ídolos.
Revelación 2:20


"Jezabel" era una profetisa y líder religiosa, que siguió la adoración babilónica de Baal con su acompañante "reina del cielo", y muchas otras obras paganas (1 Reyes 16-21; 2 Reyes 9:30-37). "Que se dice profetisa" Esta mujer no era en realidad una profetisa, sino que ella decía que lo era. Los cristianos de Tiatira, ignorantes de la sana doctrina, la recibieron como una profetisa.

Ese sistema de Jezabel es la introducción de la idolatría en la iglesia y la fornicación espiritual. Todas estas cosas también sucedieron con la nación de Israel. Muchas iglesias carismáticas en la actualidad tienen una profetisa de comportamiento extravagante que cumple el rol de Jezabel.

Y le ha dado tiempo para que se arrepienta de su fornicación, y no se ha arrepentido.
Revelación 2:21


Ella rechaza el arrepentirse. La expresión "tiempo para que se arrepienta" muestra misericordia. Dios siempre nos da tiempo para arrepentirnos.

He aquí, yo la arrojaré a un lecho, y a los que adulteran con ella, en muy grande tribulación, si no se arrepintieren de sus obras.
Revelación 2:22


La referencia de "cama" habla de un adulterio espiritual. Cuando los cristianos honran a otros dioses (las cosas del mundo), son infieles al verdadero Dios. El hecho de que Jezabel y sus seguidores serán arrojados a "gran tribulación" es interesante. Abre la posibilidad que tales sean dejados en la Tierra para atravesar la Tribulación.

Y mataré sus hijos con muerte; y todas las iglesias sabrán, que yo soy el que escudriño los riñones, y los corazones; y daré a cada uno de vosotros según sus obras.
Revelación 2:23


El Señor escudriña nuestros pensamientos y sentimientos. En este pasaje también se nos recuerda los futuros galardones (2 Corintios 5:10).

Pero yo digo a vosotros, y a los demás que estáis en Tiatira: Cualesquiera que no tienen esta doctrina, y que no han conocido las profundidades de Satanás, (como ellos dicen,) yo no enviaré sobre vosotros otra carga.
Revelación 2:24


Jezabel y sus hijos son aparentemente los que están obsesionados con las "cosas profundas de Satanás", que son la hechicería y el ocultismo. Esta expresión también contrasta con 1 Corintios 2:10, cuando se menciona “lo profundo de Dios.”

“Empero la que ya tenéis, tenédla hasta que yo venga.
Revelación 2:25


Incluso con la influencia inmoral e idólatra, Cristo los motiva a permanecer fieles hasta Su Venida.

“Y al que hubiere vencido, y hubiere guardado mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las naciones;”
Revelación 2:26


Jesús prometió que su pueblo reinaría con Él, algo que se cumplirá en el futuro reino de mil años (Revelación 20:4-6).

Y regirlas ha con vara de hierro, y serán quebrantadas como vaso de ollero, como también yo he recibido de mi Padre.
Revelación 2:27


La barra de hierro representa el tipo de reinado durante la era milenial. Muchos habitantes de la naciones actuales morirán en la Tribulación, pero unos cuantos, y su descendencia, serán parte del reino de Cristo y vivirán bajo un sistema de justicia forzada.

Aquellos que se rebelen en contra de Jesús serán quebrados como un vaso de ollero (barro). La gente se verá obligada a ser justa y a adorar al Señor. Nuestros deberes incluirán hacer cumplir Su justicia.

“Y darle he la estrella de la mañana.”
Revelación 2:28


Cristo es "La estrella de la mañana" en Revelación 22:16, por lo que Él se ofrece así mismo como una recompensa, quizás cumplida plenamente cuando veamos a Dios cara a cara (Mateo 5:8). Es interesante que a los ángeles a veces se les llama "estrellas", el Señor Jesucristo es "La estrella de la mañana", lo que describe en cierta forma su apariencia glorificada emanante de luz y poder.

El que tiene oido, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Revelación 2:29


Esta no es una advertencia solo para Jezabel y sus seguidores, es para todo el que tenga la capacidad de oír.



3

“Y escribe al ángel de la iglesia que está en Sárdis: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice estas cosas: Yo conozco tus obras: que tienes nombre, que vives, y estás muerto.”
Revelación 3:1


El período de Sardis, comienza alrededor del año 1000 d.C., justo en medio de la Edad Media. Comienza con las Cruzadas y con las invasiones de Saladino y Ghengis Khan. Esta iglesia es una iglesia muerta. Tiene la reputación de estar viva, pero no está viva, está totalmente muerta.

La verdadera Iglesia del Señor Jesucristo es un cuerpo vivo, y la situación en Revelación 3:1 en Sardis es la descripción de un ente muerto.

Sé vigilante, y corrobora las cosas que restan, que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.
Revelación 3:2


Esta es una referencia clara a la Tribulación, aunque puede tener una aplicación espiritual a la Era de la Iglesia.

“Acuérdate pues de lo que has recibido, y has oido, y guárdalo, y arrepiéntete. Que si no velares, vendré a tí como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré a tí.”
Revelación 3:3


Este pasaje se relaciona con Revelación 16:15, que es una referencia a la semana 70 de Daniel. También vinculada con Mateo 24–25 y la “venida como ladrón en la noche”. Él está advirtiendo a las iglesias de Su venida; pero si no están esperando Su venida, Él vendrá sobre ellos como ladrón. Serán tomados por sorpresa.

Es claro que debemos velar y estar preparados porque no sabemos a qué hora vendrá Cristo (Mateo 24:42-44). El apóstol Pablo dijo que "no somos hijos de las tinieblas para que el día nos sorprenda como ladrón, sino que somos hijos de la luz" (Efesios 5:8).

“Empero tienes unos pocos nombres aun en Sárdis, que no han ensuciado sus vestiduras, y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignos.”
Revelación 3:4


Estas vestiduras blancas de las que habla son “las justicias de los santos” (Revelación 3:18, Revelación 16:15; Salmos 45). Aún entre los cristianos muertos de Sardis, hay un remanente fiel que no se ha contaminado con el mundo y Satanás.

“El que venciere, éste será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, ántes confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.”
Revelación 3:5


Es común que de use este versículo para decir que un hombre puede perder la salvación. Típico de la distorsión de las Escrituras. Pero esta no es una amenaza, es una promesa. El enfoque es la garantía, así que no debemos de pensar que los nombres están siendo constantemente borrados y reescritos. Revelación 3:5 es una promesa de que al creer en Jesucristo no serás borrado del libro de la vida.

“El que tiene oido, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”
Revelación 3:6


Todos debemos de escuchar lo que el Espíritu Santo le dice a la iglesia de Sardis.

“Y escribe al ángel de la iglesia que está en Filadelfia: El Santo y Verdadero, el que tiene la llave de David; el que abre, y ninguno cierra; el que cierra, y ninguno abre, dice estas cosas:”
Revelación 3:7


La palabra “Filadelfia” proviene de dos palabras griegas que significan “amor fraternal” o “amor de los hermanos”. Esto representa el período de la iglesia de 1500 a 1900. Esta es la única iglesia de las siete iglesias a la que no se le dice que se arrepienta.

La iglesia de Filadelfia es la iglesia fiel de Dios en los últimos días. Jesús muestra que Él es el que guarda las llave y las puerta de la salvación. (Isaías 22:20-23)

“Yo conozco tus obras: he aquí, te he dado una puerta abierta delante de tí, y ninguno la puede cerrar; porque tú tienes una poquita de potencia, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”
Revelación 3:8


Esta iglesia es la de la “puerta abierta”. La próxima iglesia, la iglesia de Laodicea, es la iglesia de la puerta cerrada, (Revelación 3:20). Pero Filadelfia es la iglesia que guarda la Palabra de Dios.

"Porque tú tienes una poquita de potencia". El apóstol Pablo era un ejemplo de debilidad y fuerza. La fuerza de Dios fue hecha evidente en su debilidad (2 Corintios 12:7-10). El verdadero cristiano debe aspirar a ser como la iglesia de Filadelfia.

“He aquí, yo doy de la sinagoga de Satanás, los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas mienten: he aquí, yo los constreñiré a que vengan, y adoren delante de tus piés, y sepan que yo te he amado.”
Revelación 3:9


Encontramos este mismo grupo de mentirosos en el período de Esmirna, 150 d. C. a 325 d. C. (Revelación 2:9). Esmirna tenía este grupo de personas que afirmaban que eran realmente judíos, y que Dios había terminado con los judíos físicos, y afirmaban ser los verdaderos sucesores de Israel y enseñaban la doctrina posmilenial. Dios promete que la iglesia de Filadelfia será vindicada delante de sus perseguidores.

“Porque has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la tentación, que ha de venir sobre todo el universo mundo, para probar los que moran en la tierra.”
Revelación 3:10


He aquí está la promesa de Dios a la iglesia fiel de guardarlos de la futura Gran Tribulación. Jesús dijo también sobre este evento: "Orad siempre para que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas." (Lucas 21:36)

"Los que moran sobre la tierra", son los que no son salvos en Jesucristo y serán el objeto de la ira de Dios a través del Libro de Revelación.

“Cata, que yo vengo prestamente: ten lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”
Revelación 3:11


Este versículo implica que las coronas o recompensas, a diferencia de la salvación en este tiempo, si se pueden perder (2 Juan 8).

“Al que venciere, yo le haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, que es la nueva Jerusalem, la cual desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo.”
Revelación 3:12


Esta es la promesa de que seremos una columna en el templo de Dios. Seremos parte de la era del Milenio y gobernaremos con Él en la Nueva Jerusalén. Esta ciudad desciende del cielo en Revelación 21:1-5. Será visible para todos en el Milenio.

"Y mi nombre nuevo". Estos nombres son marcas de identificación que muestran a quien le pertenecemos.

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”
Revelación 3:13


Todos debemos oír las palabras de Jesús hacia la iglesia de Filadelfia y ser como ella.

“Y escribe al ángel de la iglesia de los Laodicenses: Estas cosas dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios:”
Revelación 3:14


La palabra “Laodicea” significa los “derechos o justicias del pueblo”. La iglesia de Laodicea es la iglesia apóstata de los últimos días.

"El principio de la creación de Dios" el griego no significa que Jesús sea un ser creado, sino que Él es la causa original de la creación. Porque "todas las cosas fueron creadas por él y para él; y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten" (Colosenses 1:16-17). La mención es que Jesucristo es el Principio, Él es el primero de todo lo que Dios hace.

“Yo conozco tus obras: que ni eres frio, ni caliente. Ojalá fueses frio, o hirviente;”
Revelación 3:15


La última iglesia profesa creer en el mensaje de Cristo, pero a la vez se pone del lado de la iglesia pagana influenciada por Roma. Esta lo suficientemente cerca de Dios como para ser calentado, y lo suficientemente lejos como para ser enfriado por el mundo. Una iglesia oportunista que trae engaño y mentiras a quienes los siguen.

“Mas porque eres tibio, y no frio ni hirviente, yo te vomitaré de mi boca.”
Revelación 3:16


Esta última iglesia está marcada por tremendos bienes materiales. Su confianza en el materialismo los ha llevado a un estado tibio. “No podéis servir a Dios y a Mammon” (Mateo 6:24). Mezclar los dos lleva a la tibieza. Podemos decir con seguridad que el Señor es un extremista. Caliente o frío, arriba o abajo, cielo o infierno, negro o blanco, perdido o salvado. No hay espacio para áreas grises.

“Porque tú dices: Yo soy rico, y soy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres cuitado, y miserable, y pobre, y ciego, y desnudo.”
Revelación 3:17


Son interesantes estos contrastes, uno era su propio punto de vista sobre ellos mismos, el otro era el punto de vista de Dios sobre ellos. (Lucas 18:9-14). Jesucristo debe ser nuestro estándar.

“Yo te aconsejo que de mí compres oro afinado en el fuego, para que seas hecho rico; y vestiduras blancas, para que seas vestido, y que la vergüenza de tu desnudez no se descubra; y unge tus ojos con colirio, para que veas.”
Revelación 3:18


Tales menciones se ven en otras partes de las Escrituras, “compres oro refinado en fuego”. (1 Pedro 1:7). “para vestirte”. (Revelación 16:15). “Unge tus ojos con colirio, para que veas”. (Eclesiastés 9:8; Juan 9:8; 2 Corintios 5:3).

“Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues zeloso, y arrepiéntete.”
Revelación 3:19


Si Dios no nos castigara, entonces seríamos bastardos. Pero Dios solo disciplina a Sus hijos. (Hebreos 12:5-6). Es relevante dejar de ser tibios. Para lograrlo uno debe ser celoso por el Señor. La cura final para la tibieza de esta iglesia es arrepentirse.

Al final de la Era de la Iglesia, justo antes del arrebatamiento, Cristo está fuera, y las iglesias modernas-apostatas le han cerrado la puerta para enfocarse en las cosas de este mundo.

“He aquí, que yo estoy parado a la puerta, y llamo: si alguno oyere mi voz, y me abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”
Revelación 3:20


Si cualquier en esa iglesia escucha Su voz y abre la puerta, Cristo entrará a ese hombre y tendrá comunión con él.

“Al que venciere, yo le daré que se asiente conmigo en mi trono: así como yo también vencí, y me asenté con mi Padre en su trono.”
Revelación 3:21


Pese a que es la peor de las siete iglesias, se muestra que el peor cristiano se puede arrepentir, para obtener finalmente un lugar alto junto a Dios. Estaremos gobernando con Cristo y sentados por Él en Su trono así como Jesús ha sido exaltado y está sentado a la derecha del trono literal del Padre.

“El que tiene oreja, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”
Revelación 3:22


Es claro que debemos oír lo que Jesús le dice a las iglesias corruptas.


4 

“Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí era como de trompeta que hablaba conmigo; la cual dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que deben suceder después de estas”
Revelación 4:1


Este versículo inicia con la tercera división del libro de Revelación, las cosas "que han de ser después de estas". Cosas futuras. Mientras que en la Tierra se da comienzo a la Tribulación, Juan, a quien se le dijo "sube acá", es llevado al cielo de un momento a otro.

"Y he aquí una puerta abierta en el cielo". Juan es capaz de entrar al cielo porque hay una puerta/portal abierto. En todo el libro de Revelación solo se abre esta puerta dos veces, en el capítulo 4, y luego en el capítulo 19, cuando Jesucristo desciende a la Tierra (Revelación 19:11).

La expresión y el acto de "subir" es una referencia al futuro arrebatamiento de la iglesia, la cual, como Juan, es sacada de la Tierra antes de la Tribulación.

Si comparamos este pasaje con 1 Tesalonicenses 4:15–18, veremos de quién es la voz y cuál es la trompeta que suena. Este es el Señor llamando, y los cristianos ascendiendo hacia las nubes.

“Y al punto yo fuí en el Espíritu; y, he aquí, un trono estaba puesto en el cielo, y sobre el trono estaba uno asentado.”
Revelación 4:2


Juan es trasladado inmediatamente al tercer cielo. Esta es una transformación de una forma o estructura en otra dimensión. Compare esto con 1 Corintios 15:49-52, y verá que coincide con el “arrebatamiento” del Cuerpo de Cristo.

¿Por qué estaba Juan "en el espíritu"? Porque la carne y la sangre no pueden entrar en el reino de los cielos (1 Corintios 15:50-51). Juan vio a Dios sentado en Su trono en majestad en las alturas (Salmos 11:4). Un lugar físico y real que existe arriba del universo que conocemos.

“Y el que estaba asentado, era al parecer semejante a una piedra de jaspe y de sardonia, y el arco del cielo estaba al derredor del trono semejante en el aspecto a la esmeralda.”
Revelación 4:3


Juan vio el brillo de Dios como el brillo de las piedras de jaspe y cornalina, una mezcla de un tono purpúreo claro y cristalino con rojo sangre, y un arco iris verde esmeralda "alrededor del trono" de Dios.

“Y al rededor del trono había veinte y cuatro sillas; y ví sobre las sillas veinte y cuatro ancianos sentados, vestidos de ropas blancas; y tenían sobre sus cabezas coronas de oro.”
Revelación 4:4


La identidad de los veinticuatro ancianos es un gran misterio. Hay muchos teólogos que creen que los veinticuatro ancianos son representantes de la iglesia, ya que tienen túnicas blancas, como la iglesia en Revelación 19:8, que lava sus vestiduras.

Los veinticuatro ancianos también tienen coronas de oro sobre sus cabezas. A la iglesia se le otorga coronas, las coronas de justicia de Jesucristo (dadas en el Tribunal de Cristo). Esta es una interpretación muy posible.

También es posible que estos ancianos representen a los santos del Antiguo y Nuevo Testamento, las doce tribus y los doce apóstoles.

También es posible que sean seres creados por Dios como ángeles y querubines, creados para el ministerio específico de sentarse en los veinticuatro tronos alrededor del trono de Dios. No podemos saberlo con seguridad, pero indudablemente son hombres de algún tipo (Revelación 4:9–10).

“Y del trono salían relámpagos, y truenos, y voces; y había siete lámparas de fuego que estaban ardiendo delante del trono, las cuales son los siete Espíritus de Dios.”
Revelación 4:5


Los relámpagos, truenos, voces y fuego también se manifiestan cuando Dios desciende sobre el monte Sinaí (Éxodo 19:16-19; Éxodo 20:18-19)

Para los “siete espíritus”, leer Isaías 11:1–3. Fue estudiado en el capítulo uno de Revelación.

“Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y al derredor del trono cuatro animales llenos de ojos delante y detrás.”
Revelación 4:6


Este trono está en el tercer cielo, sobre un mar de vidrio, como un espejo liquido que separa el segundo del tercer cielo.

Tales seres vivientes se encuentran como seres literales en Ezequiel 1 y 10, donde se les llama “querubines”. También en Génesis 3:24. Bestias sobrenaturales como ellos, llamados “serafines”, se encuentran en Isaías 6:2-6.

Estos seres híbridos sobrenaturales se encuentran en todos los monumentos asirios, babilónicos, egipcios e hititas. La mitología griega y la mitología china tienen sus centauros, sátiros y ogros. Las personas que adoran a los demonios siempre han tenido atracción por seres mitad hombre y mitad bestia. Su propia versión satánica.

“Y el primer animal era semejante a un león, y el segundo animal, semejante a un becerro, y el tercer animal tenía la cara como hombre, y el cuarto animal, semejante al águila que vuela.”
Revelación 4:7


Es posible ver a estas criaturas como manifestaciones de Cristo en los Evangelios.

En el primer Evangelio, Mateo presenta a Jesús como el león de la tribu de Judá. Marcos lo presenta como un becerro, una bestia de carga que representa a un siervo sufriente. Lucas lo presenta como el Hijo del hombre. Juan lo presenta como el Hijo de Dios, el águila representando a la divinidad.

“Y los cuatro animales tenían cada uno por sí seis alas al derredor; y de dentro estaban llenos de ojos; y no tenían reposo día ni noche, diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso, que era, y que es, y que ha de venir.”
Revelación 4:8


La descripción de Ezequiel 1:18 de estos seres es similar a un platillo volador con ojos alrededor de un disco. Estas criaturas pueden ver en cuatro direcciones diferentes al mismo tiempo.

El águila mira a un lado, el león mira a otro, el hombre mira al otro y el becerro mira al otro. Se dice que tienen cuatro alas y “ruedas” (Ezequiel 1:15–23).

Estos seres son un poco diferentes a los de Revelación 4, pero diferentes solo por su situación. En Ezequiel están volando, llevando el trono (Ezequiel 1:26). En Revelación, están fijos en el cielo, junto al trono. Satanás fue una vez uno de estos seres angelicales (Ezequiel 28:14).

"Santo, santo, santo," en referencia a la Trinidad, que coexiste de forma paralela. "Que era, que es y que ha de venir", declarando el carácter eterno de la Trinidad.

“Y cuando aquellos animales daban gloria, y honra, y acción de gracias al que estaba sentado en el trono, al que vive para siempre jamás,”
Revelación 4:9


La actitud del cristiano hacia Dios también debe ser de gloria, honra y acción de gracias.

“Los veinte y cuatro ancianos se postraban delante del que estaba sentado en el trono, y adoraban al que vive para siempre jamás, y echaban sus coronas delante del trono, diciendo:”
Revelación 4:10


Ellos reconocen que la dignidad le pertenece a Dios, no a ellos. Que el Señor es quien debería estar usando esas coronas.

“Señor, digno eres de recibir gloria, y honra, y poderío; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser, y fueron creadas.”
Revelación 4:11


Increíble escena en el cielo donde Dios, sentado en su trono, está recibiendo la adoración de los seres vivientes y los veinticuatro ancianos. Esta es la escena que contempla Juan cuando es arrebatado al tercer cielo.


5

“Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono un libro escrito de dentro y de fuera, sellado con siete sellos.”
Revelación 5:1


Juan ve en esta visión una forma como un hombre en el trono. En su mano derecha tiene “un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos”. Este libro podría ser el Libro de Revelación mismo, ya que el Libro de Revelación en los siguientes dos capítulos comienza con la apertura de estos siete sellos.

Podría referirse a toda la Biblia. Algunas personas creen que se refiere al Libro de Daniel, porque en Daniel 12, se le dice a Daniel que "selle estas cosas hasta el tiempo del fin" y las abra en ese momento.

Otros dicen que es el titulo de propiedad de la Tierra, la cuál Adán perdió a manos de Satanás luego de la caída. Es imposible identificarlo con certeza.

“Y ví un fuerte ángel, predicando en alta voz: ¿Quién es digno de abrir el libro, y de desatar sus sellos?”
Revelación 5:2


Esto no es simplemente abrir el libro para mirarlo, sino abrir el libro para que podamos entenderlo (Lucas 24:45; Hechos 16:14).

“Y ninguno podía, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, abrir el libro, ni mirarlo.”
Revelación 5:3


Ningún hombre puede abrir este libro, ningún hombre es digno. “Y nadie en el cielo (ningún ángel, ningún santo), ni en la tierra (ningún pastor, ningún predicador, ningún erudito, ningún papa, ningún obispo, ningún sacerdote), ni debajo de la tierra (ningún demonio, ningún perdido, ningún diablo), puede abrir el libro, ni mirarlo.”

“Y yo lloraba mucho, porque no había sido hallado ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.”
Revelación 5:4


Juan es conmovido por el hecho de que ninguna criatura fue hallada digna.

“Y uno de los ancianos me dice: No llores: he aquí, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, que ha prevalecido para abrir el libro, y desatar sus siete sellos.”
Revelación 5:5


No hay dificultad acerca del “León de la tribu de Judá”: es el Señor Jesucristo. Jesucristo es de la tribu de Judá, y es llamado el “hijo de David” en Mateo 1:1.

“Ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos”. Jesucristo prevaleció en el desierto sobre Satanás. Él prevaleció en el Calvario sobre los pecados del mundo.

“Y miré; y, he aquí, en medio del trono, y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero en pié como uno que hubiera sido inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados en toda la tierra.”
Revelación 5:6


En la visión, Juan ve a Cristo representado como un cordero, ¿Es esto simbólico o es un cordero literal? Sabemos que Jesucristo no es un animal herbívoro de cuatro patas, pero Él puede asumir muchas apariencias literales si así lo desea.

No olvidemos que Satanás aparece como una “serpiente”, “dragón”, “querubín”, y como un “ángel de luz”. El Señor Jesucristo es representado como el “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”, y el “León de la tribu de Judá”.

A través de las Escritura, los ojos sugieren conocimiento y sabiduría, y los cuernos sugieren poder.

“estaba de pie un Cordero como inmolado”. La idea es un cordero traspasado para el sacrificio. La indicación es que el cordero tiene la garganta cortada y la sangre presente.
Una imagen de Jesucristo con las cicatrices de la crucifixión en Él. Quizás el Señor Jesucristo llevará para siempre las cicatrices de la crucifixión.

“Y él vino, y tomó el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono.”
Revelación 5:7


Vemos en esta escena como el Hijo y el Padre existen e interactúan al mismo tiempo. Otra demostración de la Trinidad en las Escrituras.

“Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro animales, y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y tazones de oro llenos de perfumes, que son las oraciones de los santos:”
Revelación 5:8


Inmediatamente, todo el cielo estalla en coros de alabanzas y victoria. Cuando hubo tomado el rollo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero.

En este momento nuestras oraciones se presentan como incienso en estas copas de oro. Quizás este sea el momento de la respuesta a esa oración.

“Y cantaban una nueva canción, diciendo: Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje, y lengua, y pueblo, y nación:”
Revelación 5:9


Sólo la iglesia puede cantar esa canción. No es la canción para Israel. La iglesia es la que fue redimida y comprada por la sangre de Jesucristo. Ellos provienen de distintas nacionalidades.

Esto se da en el cielo, antes de que se abra el primer sello, que inicia el período de la Gran Tribulación sobre la tierra.

“Y nos has hecho para nuestro Dios, reyes y sacerdotes; y reinarémos sobre la tierra.”
Revelación 5:10


Esto será en el futuro, después de la Segunda Venida de Cristo, cuando Él ponga sus pies en el monte de los Olivos (Zacarías 14:4). Reinaremos sobre la tierra, no “en el cielo”. Este no es un reinado espiritual celestial, sino un reinado en la tierra.

“Y miré, y oí voz de muchos ángeles al derredor del trono, y de los animales, y de los ancianos; y el número de ellos era miriadas de miriadas, y millares de millares,”
Revelación 5:11


Cien millones y millones más están alrededor del trono. Una gran congregación increíble e inimaginable.

“Que decían en alta voz: El Cordero que fué inmolado es digno de recibir poder, y riquezas, y sabiduría, y fortaleza, y honra, y gloria, y bendición.”
Revelación 5:12


Los ángeles del cielo adoran a Jesucristo. Dios ha dicho: "Adórenle todos los ángeles de Dios" (Hebreos 1:6). Escucharemos a más de cien millones de millones diciendo "digno es el Cordero". Un evento como ningún otro.

“Y oí a toda criatura que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y que está en la mar, y todas las cosas que en ellos están, diciendo: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea bendición, y honra, y gloria, y poder para siempre jamás.”
Revelación 5:13


Todos los animales alaban a Dios. Así como Dios abrió la boca del asna de Balaam para darle un mensaje de evangelización (Números 22:21-33), en este momento las bocas de las ardillas, los peces, las aves, las bestias que se arrastran, se abren para alabar al Señor.

“Y los cuatro animales decían: Amén. Y los veinticuatro ancianos se postraron, y adoraron al que vive para siempre jamás.”
Revelación 5:14


Esta es la gloriosa escena cuando el Señor Jesucristo toma el rollo y comienza la culminación de la obra de redención, reclamando lo que Él ha redimido. Los gobernates terrenales van y vienen, pero el Señor vive por los siglos de los siglos.


6

Y miré cuando el Cordero hubo abierto el uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro animales diciendo como con una voz de trueno: Ven, y vé.
Revelación 6:1


El Señor Jesucristo dio un paso adelante y tomó el libro de los siete sellos. Ahora comienza a abrir los sellos del libro. A medida que se abre cada sello, los acontecimientos que siguen tienen lugar en la Tierra.

Lo que sigue en Revelación 6–19 se llama “la septuagésima semana de Daniel” en Daniel 9, “el tiempo de angustia de Jacob” en Jeremías 30:7, y el “tiempo de angustia” en Daniel 12:1.

Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que estaba sentado encima de él, tenía un arco; y le fué dada una corona, y salió victorioso, para que también venciese.
Revelación 6:2


Si Revelación 6:2 es una referencia a Jesucristo, que es la mayoría de lo que los católicos romanos, mormones, adventistas del séptimo día, testigos de Jehová, e iglesías carismáticas y neo-evangélicas enseñan, entonces Él ahora es rey, Él ahora está conquistando y “el reino” se está extendiendo gradualmente a medida que Jesucristo conquista esta tierra.

Esta es la falsa enseñanza conocida como “postmilenialismo”, enseñada por Agustín, Eusebio y Orígenes, entre los años 200 y 500 d.C. Es la enseñanza de que “las cosas están mejorando”, como un tipo de darwinismo satánico en la iglesia.

Estimado lector, la doctrina correcta respecto a su cristianismo estará determinada por si cree que el jinete es el Señor Jesús o si es otra persona. Sólo hay un hombre en la Biblia que se parece tanto a Cristo que podría hacerse pasar por Él, este es el Anticristo.

La mayoría de la gente piensa que Satanás es un ser de dos cuernos y cola roja. No se dan cuenta de que a pesar de su verdadera naturaleza, él se aparece a la gente como “un ángel de luz”. En la Biblia, él es el poder más alto del universo fuera de Dios.

  1. Jesús tiene una ciudad que es una novia (Revelación 21). ​Satanás tiene una ciudad que es una novia (Revelación 17).
  2. Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12, 9:5). A Satanás se le llama “ángel de luz” (2 Corintios 11:14).
  3. A Jesucristo se le llama “Rey de reyes” (Revelación 19:16). ​Satanás es “rey sobre todos los hijos de la soberbia” (Job 41:34).
  4. A Jesucristo se le llama el “Príncipe de Paz” (Isaías 9:6). ​Satanás es llamado el “príncipe de este mundo” (Juan 14:30).
  5. Jesucristo es llamado “mi Señor y mi Dios” (Juan 20:28). ​Satanás es llamado “el dios de este mundo” (2 Corintios 4:4).
  6. A Jesús se le llama “el León de la tribu de Judá” (Revelación 5:5). A Satanás se le llama “león” (1 Pedro 5:8).

Y cuando él hubo abierto el segundo sello, oí el segundo animal, que decía: Ven, y vé.
Revelación 6:3


La segunda bestia es el becerro (Revelación 4:7).

Y salió otro caballo bermejo; y al que estaba sentado sobre él, fué dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se matasen unos a otros; y le fué dada una grande espada.
Revelación 6:4


El rojo o bermejo siempre es un símbolo de sangre dondequiera que lo encuentres. Puede ser la Rusia Roja o la China Roja, pero no está identificada. Una cosa es segura: con este caballo rojo llega la guerra. Luego encontramos al caballo negro, y el hambre sigue sus pasos.

Y cuando él hubo abierto el tercero sello, oí al tercer animal, que decía: Ven, y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que estaba sentado encima de él tenía un peso en su mano.
Revelación 6:5


Cuando se reparte un alimento en una balanza, se reparte medida a medida. En un recipiente se pone el peso de una medida y en el otro recipiente se pone la cebada o el trigo.

Y oí una voz en medio de los cuatro animales, que decía: Un cheniz de trigo por un denario, y tres chenices de cebada por un denario; y no hagas daño al vino, ni al aceite.
Revelación 6:6


Habrá una tremenda hambruna sobre la tierra. Al dar las señales de su venida a sus discípulos, Jesús habló de hambrunas, pestilencias y terremotos que habrían sobre la tierra (Mateo 24:7).

“El aceite y el vino” cuestan dinero. La idea puede ser que se persiga a los pobres y se deje ir a los ricos. También leer Job 24:11. En la Tribulación, después del Anticristo y después de la guerra, existirá una hambruna terrible. Este es un momento en que la cebada y el trigo deben pesarse medida a medida (Ezequiel 4:11).

Y después que él abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto animal, que decía: Ven, y vé.
Revelación 6:7


El cuarto querubín o ser viviente anuncia el cuarto sello.

Y miré, y he aquí un caballo pálido; y el que estaba sentado sobre él, tenía por nombre Muerte, y el Infierno le seguía; y le fué dada potesdad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, y con hambre, y con mortandad, y con fieras de la tierra.
Revelación 6:8


Sale el cuarto jinete, el pálido caballo de la muerte. A través de las guerras (el caballo rojo), a través de las hambrunas (el caballo negro), y a través de este pálido caballo de la muerte, una cuarta parte de la población de la tierra será aniquilada.

Como la población de la Tierra es de más de ocho mil millones, más de dos mil millones de personas serán destruidas por estos jinetes. Es difícil para nosotros concebir tal matanza.

Y cuando él hubo abierto el quinto sello, ví debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios, y por el testimonio que ellos tenían:
Revelación 6:9


Estas personas mártires, que han sido asesinadas, son retratadas como “almas”. Note que tienen voces, recuerdos y un cuerpo que puede vestir una túnica blanca.

El pasaje revela que un “alma” no es como una bola de luz atrapada en algún lugar de tu cuerpo. Un alma es una forma corporal que tiene la misma forma que el "cuerpo de carne".

El alma, al ser el asiento de las emociones, es un tipo de "fantasma" invisible y con forma corporal. Por lo tanto, el Señor Jesucristo en el creyente sería “el Espíritu Santo”. Pablo dice: “Cristo sea formado en vosotros” (Gálatas 4:19).

El alma tiene brazos, piernas, ojos, oídos, nariz, garganta, boca, labios, dientes, lengua, espalda, mandíbula, estómago y “las obras”. En Lucas 16, el hombre rico en el infierno tenía lengua, ojos, voz y, sin embargo, su cuerpo físico fue enterrado en la tumba.

La Biblia enseña claramente que el cuerpo físico va a la tumba y se pudre. El infierno no es la tumba y la tumba no es el infierno. En Lucas 16, el cuerpo no está en el infierno; el cuerpo está en la tumba. El alma está en el infierno.

Y clamaban en alta voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas, y vengas nuestra sangre de los que moran sobre la tierra?
Revelación 6:10


Aquí vemos a aquellos que fueron asesinados por la Palabra de Dios y por el testimonio que dieron. Estas son las almas que han sido martirizadas durante el período de la Tribulación. Piden venganza contra quienes los mataron.

Estas almas bajo el altar no son la iglesia ni los mártires de la iglesia. La iglesia ya ha tomado su lugar en el cielo, cantando gloria al Cordero por la redención por Su sangre (Revelación 5). Este grupo martirizado durante el período de la Tribulación no toma su lugar en el cielo hasta Revelación 7.
 

Y fuéronles dadas sendas ropas blancas, y les fué dicho, que aun reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que sus consiervos fuesen cumplidos, y sus hermanos que también habían de ser muertos como ellos.
Revelación 6:11


El Anticristo va a hacer una imagen de sí mismo, y el falso profeta exigirá que la tierra adore esta imagen. Estos dos tienen el poder de matar a cualquiera que se niegue a adorar esta imagen (Revelación 13:15). Sin embargo, un ángel va a volar por en medio del cielo indicando que no se pongan la marca (Revelación 14:9-11).

No hay posibilidad de salvación para cualquiera que tome la marca de la bestia, adore a la bestia o adore su imagen. Muchos negarán recibir la marca y se volverán a Jesucristo. Muchos serán asesinados por decapitación durante este tiempo por la Palabra de Dios y el testimonio que tienen.

La decapitación será la forma final de pena capital, exactamente como lo era bajo la Roma pagana en la época de Pablo. A Santiago, el hermano de Juan, le cortaron la cabeza a espada (Hechos 12). En Romanos 16:4, Pablo dijo que algunos santos “pusieron sus cuellos al degolladero por mi vida”. El propio Pablo fue decapitado en Roma.  Leer Levítico 1 y 2. Aquí encontrará que a todos los sacrificios se les corta la cabeza (Levítico 1:8, 15).

“Y miré cuando él abrió el sexto sello; y, he aquí, fué hecho un gran terremoto; y el sol fué hecho negro como saco de pelo, y la luna fué hecha toda como sangre;”
Revelación 6:12


Con el sexto sello vemos los eventos que preceden el final de la Tribulación. Estos eventos están relacionados con fenómenos celestiales en el sol, la luna y las estrellas, y coinciden de forma precisa con las advertencias del Señor Jesucristo en los evangelios (Mateo 24:29; Lucas 21:25; Marcos 13:24–26; ​​Hechos 2).

Es interesante que Isaías describe los mismos acontecimientos cataclísmicos que Juan. Dijo que la Tierra se tambaleará como un borracho y será movida de su lugar (Isaías 13:13; Isaías 24:20). Joel describe estas cosas cuando habla de las potencias de los cielos que se sacuden y que el sol y la luna se oscurecen (Joel 2:30-31; Joel 3:15-16).

“Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus no sazonados higos, cuando es sacudida de un vigoroso viento:”
Revelación 6:13


Es difícil imaginar como los que atravesarán la Tribulación experimentaran estos fenómenos desde la Tierra (Lucas 21:26). Por la descripción de Juan, parece ser que algo obstruirá la luz solar que ilumina la mitad de la Tierra, haciendo que todo el planeta se encuentre en una oscuridad absoluta.

De forma paralela, un terremoto sin precedentes sacudirá a todas las naciones. En el cielo de algunos habitantes se verá una luna roja.

“y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra”. Esto podría referirse una lluvia de meteoritos, pero el término "estrellas", bíblicamente, también se usa para referirse a ángeles.

Por tanto, esta puede ser otra referencia a Revelación 12:4, Satanás (el dragón) siendo arrojado a la Tierra con sus ángeles... "Su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra."

Sea el mismo evento o no, la caída de seres angélicos del cielo podría ser similar a meteoritos golpeando la superficie terrestre. Los cuerpos de los ángeles tendrían la capacidad de soportar un impacto de este tipo, al igual que lo hizo Satanás (Lucas 10:18).

“Y el cielo se apartó como un libro que es arrollado; y todo monte e islas fueron movidos de sus lugares;”
Revelación 6:14


El cielo desvaneciéndose como un pergamino es un misterio. No ubico otra referencia en las Escrituras. Un comentarista menciona que quizás por ese fenómeno se podrá ver el tercer cielo desde la Tierra. Sea lo que sea, forma parte de las potencias de los cielos siendo conmovidas (Mateo 24:29).

El hecho que "todo monte y toda isla se mueva de su lugar" puede implicar un cambio en el eje de la Tierra.

“Y los reyes de la tierra, y los magnates, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo, y todo libre se escondieron en las cavernas, y entre las piedras de los montes;”
Revelación 6:15


Se hace un énfasis en los millonarios con poder, pero en realidad todas las personas son humilladas de igual manera por la ira de Dios.

Su escondite podría ser solo cuevas, como también tipos de bases subterráneas avanzadas, diseñadas para una amenaza del espacio exterior. Aqui vemos a muchos de los que sirvieron y fueron súbditos del Anticristo y su gobierno mundial.

“Y decían a los montes, y a las rocas: Caed sobre nosotros, y escondédnos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero:”
Revelación 6:16


Ellos se escondieron, no solamente por el miedo de los juicios, sino de aquel que está sentado en el trono. Los reyes son conscientes de al menos dos personas de la Trinidad. Reconocen que Dios está sentado en un trono (Revelación 3:21) y que Jesucristo, el cordero, descenderá del cielo pronto con gran ira.

¿De donde proviene todo este conocimiento? Es probable que del mismo Anticristo, quien se mostrará como entendido en enigmas (Daniel 8:23), así como de las falsas profecías del falso profeta.

“Porque el gran día de su ira es venido, ¿y quién podrá estar firme?”
Revelación 6:17


La frase aquél día, o el día o el gran día, ocurre más de setenta y cinco veces en el Antiguo Testamento. La frecuencia con que ocurre evidencia su importancia en las Escrituras. (Isaías 2:12; Isaías13:6; Ezequiel 13:5; Ezequiel 30:3; Joel 1:15; Joel 2:1; Joel 3:14; Amós 5:18; Abdias 15: Sofonías 1:7, Sofonías 1:14-15; Zacarias 14:1; Malaquías 4:5; Hechos 2:20; 1 Tesalonicenses 5:2; 2 Tesalonicenses 2:2; 2 Pedro 3:10).

La ira de Dios contra el pecado y la desobediencia es perfectamente justificada ya que Su plan para la humanidad es santo y perfecto. La ira de Dios no es un enojo humano desenfrenado y emocional. Su juicio es justo y controlado.

Ahora vivimos en la Era de la Gracia, donde Dios manifiesta su misericordia en todo aspecto, pero el día de Su ira se acerca.


7

“Y después de estas cosas, ví cuatro ángeles que estaban en pié sobre las cuatro esquinas de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre ningún árbol.”
Revelación 7:1


Antes de seguir con el capítulo 7, debemos saber que el libro de Revelación nos lleva a través de la Tribulación cuatro veces. En otras palabras, nos da cuatro relatos de la Segunda Venida de Cristo. Esto hace un paralelo exacto con Mateo, Marcos, Lucas y Juan que dan cuatro relatos de la primera venida de Cristo.

  • El primer relato de la Tribulación es Revelación 5–6. (El capítulo 7 es un paréntesis).
  • El segundo relato de la Tribulación se encuentra en Revelación 8–11, y termina en Revelación 11:15. (El Capítulo 10 es otro paréntesis.)
  • El tercer relato de la Tribulación que comienza en Revelación 12, continúa hasta Revelación 14 y termina en Revelación 14:20.
  • El cuarto y último relato de la Tribulación es Revelación 15-19.
En cada una de estas narraciones se pone énfasis en algo diferente:

  • En Revelación 5–6, vemos la Tribulación a través de los sellos.
  • En Revelación 8–11 nos lleva a través de las trompetas
  • En Revelación 12–14, vemos las actividades del Anticristo
  • En Revelación 15–19, vemos este tiempo a través de las siete copas y la destrucción de Babilonia la Grande.
Debemos tener en cuenta este patrón y no creer que todo el libro de Revelación del 1 al 22 se desarrolla en orden cronológico.

Volviendo a Revelación 7, este es un paréntesis donde no se hace mención de los sellos. Se explicó el sexto sello en Revelación 6:12 y el séptimo sello no se abre hasta Revelación 8:1.

“Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra," Las cuatro esquinas son norte, sur, este y oeste.

"Para que no soplase viento". Estos vientos son la fuerza destructiva del juicio de Dios, como es descrito de manera regular en el Antiguo Testamento (Oseas 13:15). Creería que lo que los ángeles están deteniendo, son manifestaciones de tornados y huracanes.

“Y ví otro ángel que subía del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios vivo. Y clamó con gran voz a los cuatro ángeles, a los cuales era dado hacer daño a la tierra, y a la mar,”
Revelación 7:2


Un quinto ángel aparece para detener la acción de los otros ángeles.

“Diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni a la mar, ni a los árboles, hasta que señalemos a los siervos de nuestro Dios en sus frentes.”
Revelación 7:3


Se retrasan un tiempo los juicios sobre la tierra, ya que antes se deben sellar a los siervos de Dios en sus frentes. Este sello en realidad es Dios escribiendo Su nombre en sus frentes.

“Y oí el número de los señalados, que eran ciento y cuarenta y cuatro mil señalados de todas las tribus de los hijos de Israel.”
Revelación 7:4


Este es un versículo importante, ya que es el versículo utilizado por los adventistas del séptimo día, los mormones y los testigos de Jehová para sostener sus teologías erróneas. A todos estos grupos les gusta ir más allá de la Era de la Iglesia y entrar en una dispensación en la que todavía nadie está. Al creerse judíos en la Tribulación, aplican una doctrina (futura) que no le pertenece a la Iglesia.

Debemos saber que los 144.000 no son “testigos de Jehová”. No son “adventistas del séptimo día”. No son “cristianos”. No son el "Israel de Dios". No son “judíos espirituales”. Son 144.000 de todas las “Tribus de los hijos de Israel”. Tal como lo dice el versículo.

Se ha creado confusión innecesaria al intentar espiritualizar el texto. Aquellos que buscan identificarse como los 144.000 se niegan a ver que Dios todavía tratará con la nación de Israel. Se niegan a ver el septuagésimo "siete" de Daniel (Daniel 9:24-27). Se niegan a ver el lugar de Israel en la profecía. Esto confunde tanto ya nada tiene sentido proféticamente. Se puede inventar lo que uno quiera.

Esto es lo que dice la Palabra: Dios está tratando con la nación de Israel durante este último período de siete años conocido como la Tribulación. Es el septuagésimo "siete" profetizado por Daniel. También se le conoce como "el tiempo de angustia de Jacob" (Jeremías 30:7).

Note en el versículo 3 que estos son siervos sellados; “los siervos de nuestro Dios” siempre se usa para referirse a Israel. La manera en que se sellaron se encuentra en Ezequiel 9:1–8. Están marcados en la frente con tinta (Ezequiel 9:4-8), y están marcados con el nombre de Dios, que es “Jehová”, YHWH.

“De la tribu de Judá, doce mil señalados. De la tribu de Rubén, doce mil señalados. De la tribu de Gad, doce mil señalados.”
Revelación 7:5


“De la tribu de Aser, doce mil señalados. De la tribu de Neftalí, doce mil señalados. De la tribu de Manasés, doce mil señalados.”
Revelación 7:6


“De la tribu de Simeón, doce mil señalados. De la tribu de Leví, doce mil señalados. De la tribu de Isacar, doce mil señalados.”
Revelación 7:7


“De la tribu de Zabulón, doce mil señalados. De la tribu de José, doce mil señalados. De la tribu de Benjamín, doce mil señalados.”
Revelación 7:8


Encontramos aquí algunas tribus que no se mencionan en otros listados dentro del A.T. Como regla general, Leví nunca figura como una de las doce tribus. En realidad, se agregaron dos tribus a los hijos de Israel.

Hubo doce hijos de Jacob, pero luego Jacob adoptó a los dos hijos de José, los nietos de Jacob, Efraín y Manasés. Estos también llegaron a ser tribus de Israel. En el Antiguo Testamento, la mayoría de las listas omiten a Leví y José y, en cambio, agregan a Efraín y Manasés. Pero aquí, en Revelación 7, se omiten Dan y Efraín y se insertan Leví y José.

Parecen haber buenas razones de porque Dan y Efraín no están sellados y en su lugar se enumera la tribu de Leví y José. En Deuteronomio Dios dijo que si alguna persona, familia o tribu induce a los hijos de Israel a la idolatría, serán cortados de entre las naciones (Deuteronomio 29:18-21).

Dan y Efraín fueron las dos tribus en las que Jeroboam construyó los dos becerros de oro como ídolos en el reino del norte. En Génesis 49:17 a Dan se le llama “serpiente” y en Deuteronomio 33:22 se le llama “león”. La única persona que conocemos en la Biblia que es como un león y una serpiente es Satanás. Para los expositores de la conspiración judía (Rothschild, nuevo orden mundial, etc), aquí podemos ver una rama del judaísmo actual sirviendo a la serpiente.

Estas tribus fueron eliminados según la Palabra de Dios. Por tanto, no están sellados ni protegidos. Esto significa que Dan y Efraín tendrán que pasar y sufrir todos los estragos de la Gran Tribulación.

En Revelación 9 a los demonios que salen del abismo se les dice que no hagan daño a los que tienen el sello de Dios en la frente, refiriéndose a los 144.000. Doce mil de cada tribu se libran de gran parte del juicio de Dios.

“Después de estas cosas miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas naciones, y linajes, y pueblos, y lenguas, que estaban delante del trono, y en la presencia del Cordero, vestidos de luengas ropas blancas, y palmas en sus manos;”
Revelación 7:9


El primer grupo que Juan vio fueron las tribus de los hijos de Israel. Este último grupo es de “todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas”: los gentiles.

144.000 = judíos en la tribulación
Gran multitud = gentiles asesinados en la tribulación (ahora en el cielo con palmas y vestiduras blancas)

Ellos están delante del trono. Este trono está en el tercer cielo, al igual que el Cordero, como en Revelación 5-6. No podemos evitar conectar a estos “vestidos de vestiduras blancas” con los mencionados en Revelación 6:11, pidiendo justicia por su sangre derramada. También los identificamos con Revelación 3:4 y Revelación 3:18.

Estas túnicas blancas son entregadas a los mártires. Representan su propia justicia humana (Revelación 19:8), donde se dice que el lino blanco es la “justicia de los santos”. Las palmas en sus manos recuerdan la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén (Juan 12:12-16) donde también fue alabado como Salvador y Rey.

Entonces, en Revelación 7:9, Dios nos permite ver una gran multitud de personas que han sido asesinadas, ellos estaban debajo del “altar” en Revelación 6, pero aquí en el capítulo 7, ya se encuentran en el tercer cielo. Son aquellos que han sido martirizados durante el período de la Tribulación, aquellos que se negaron a tomar la marca de la bestia y se negaron a inclinarse ante el Anticristo o su imagen, y que guardaron su testimonio y la fe de Jesucristo.

Están delante del trono de Dios sirviéndole día y noche. La iglesia, por otra parte, no está en el cielo como sierva. La iglesia está ahí como la Esposa de Cristo, casada con Él. Vive y reina con Jesucristo.

“Y clamaban a alta voz, diciendo: La salvación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero.”
Revelación 7:10


Ellos reconocen que Dios es la fuente de salvación, y nadie más. El Anticristo ofrecerá una forma falsa de salvación.

“Y todos los ángeles estaban en pié al derredor del trono, y al rededor de los ancianos, y de los cuatro animales; y postráronse sobre sus caras delante del trono, y adoraron a Dios,”
Revelación 7:11


Mientras la gran multitud adora a Dios, los otros en el cielo son motivados a unirse en la alabanza.

“Diciendo: Amén: la bendición, y la gloria, y la sabiduría, y el hacimiento de gracias, y la honra, y la potencia, y la fortaleza a nuestro Dios para siempre jamás. Amén.”
Revelación 7:12


La iglesia alaba a Dios aún más, al ver la salvación que Él trajo a la gran multitud que salió de la Tribulación.

“Y respondió uno de los ancianos, diciéndome: Estos que están vestidos de luengas ropas blancas, ¿quiénes son? ¿y de dónde han venido?”
Revelación 7:13


Este pasaje encierra un misterio interesante, si de los 24 ancianos, 12 son los apóstoles de Jesús, eso significa que Juan está viendo una versión futura de él mismo.

Es posible que el Juan sentado en uno de los 24 tronos, le pregunte al Juan arrebatado al cielo, quienes son los que usan estas ropas blancas. Debido a que no sabemos con certeza la identidad de los 24 ancianos, esto es solo teórico.

“Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han venido de grande tribulación, y han lavado sus luengas ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero:”
Revelación 7:14


"Señor, tú lo sabes". En palabras más sencillas: "No lo sé, pero tú lo sabes". Este pasaje podría aplicarse espiritualmente a un cristiano en la era de la Iglesia, pero no se le puede aplicar doctrinalmente.

Nuestras vestiduras no han sido lavadas ni blanqueadas en la sangre del Cordero, nosotros mismos hemos sido lavados en la sangre del Cordero (Revelación 1:5). Pablo dice: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22). Pero esto (Revelación 7) es la “gran tribulación”, y hacer que esta tribulación se refiera a las pruebas y tribulaciones de la vida del cristiano en la era de la Iglesia es una falsa doctrina.

“Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado en el trono morará entre ellos.”
Revelación 7:15


Hay otra razón por la que esta “multitud” no puede ser cristianos de la era de la Iglesia. Estos santos le sirven “día y noche en su templo”. El cuerpo del cristiano es el templo del Espíritu Santo en esta era, y cuando llega al cielo, a la Nueva Jerusalén, no hay templo.

“No tendrán más hambre, ni sed; y el sol no caerá más sobre ellos, ni otro ningún calor;”
Revelación 7:16


Habiendo pasado por una gran parte de la Tribulación, ellos han experimentado hambre y sed tremendas. En Revelación 16, Dios le da al sol poder para quemar a los hombres que habitan la tierra.

“Porque el Cordero que está en medio del trono los apacentará, y los guiará a las fuentes vivas de las aguas. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.”
–Revelación 7:17


Esta es la primera mención de Dios “enjugando” las lágrimas de los ojos. No se vuelve a mencionar hasta Revelación 21:4. Hay dos ocasiones en las que se menciona que las lágrimas “son enjugadas”; ambas ocurren después de que termina la Era de la Iglesia. Tomemos en cuenta esto:

  • Hay lágrimas en el cielo en Revelación 7.
  • Hay lágrimas en el cielo en Revelación 21.
  • No hay lágrimas en la eternidad. La eternidad recién comienza en Revelación 21.
En Revelación 21:4, cuando Dios enjuga las lágrimas, el contexto es inmediatamente posterior al juicio de los muertos no salvos (Revelación 20:12-15). Lágrimas ya no aparecen hasta después del Juicio del Gran Trono Blanco. Pero habrá lagrimas en el tribunal de Cristo, cuando veamos nuestra pérdida de recompensas (1 Corintios 3:12-14), las coronas que pudimos haber ganado y que no ganamos, el tiempo que perdimos y las oportunidades desperdiciadas.

Habrá lágrimas nuevamente en el Juicio del Gran Trono Blanco (Revelación 20:11-15) cuando veamos a nuestros seres queridos, amigos, familiares y conocidos no salvos arrojados al Lago de Fuego, cuando no hicimos todo lo posible para ganarlos para Jesucristo.


8

“Y cuando él hubo abierto el séptimo sello, fué hecho silencio en el cielo casi por media hora.”
Revelación 8:1


A partir de ahora comienza una nueva narración del período de la Tribulación. Ahora se describirá desde el capítulo 8 hasta el capítulo 11, bajo la figura impactante de las trompetas. ¿Cuál es el significado del silencio por media hora? Difícil saber. Quizás un silencio de asombro debido al juicio por venir.

“Y ví los siete ángeles que estaban en pié delante de Dios, y fuéronles dadas siete trompetas.”
Revelación 8:2


En el Antiguo Testamento, las trompetas sonaban la alarma de guerra, y hacían que el enemigo entrara en pánico.

“Y otro ángel vino, y se paró delante del altar, teniendo un incensario de oro; y fuéronle dados muchos inciensos para que los ofreciese con las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro, el cual estaba delante del trono.”
Revelación 8:3


Esto señala claramente un templo en el cielo. En Revelación 7:17, encontramos el trono mencionado, y también el templo en Revelación 7:15. Aquí en Revelación 8:3 se menciona un altar delante del trono que Juan no mencionó antes. Esto indica que en el cielo hay un tabernáculo o templo, construido según el modelo del que se le mostró a Moisés en el monte (Hebreos 8:5). Es claro que las "oraciones" se ofrecen con el "incensario de oro".

“Y el humo de los inciensos, con las oraciones de los santos, subió de la mano del ángel delante de Dios.”
Revelación 8:4


Si bien esto es ajeno a nosotros, los personajes de los tiempos bíblicos estaban muy familiarizados con estas actividades.

En el Antiguo Testamento, el incensario de oro lo usaba el sacerdote que entraba diariamente al tabernáculo. Tomaba algunas brasas del altar, las colocaba en este pequeño incensario dorado y le añadía algo de incienso. A medida que se elevaba el humo del incienso, entraba al tabernáculo y agitaba este incensario dorado ante el altar.

Es claro entonces que las acciones del sacerdote, combinadas con todo el tabernáculo terrenal, eran un modelo o patrón de las cosas celestiales. Aquí vemos la escena celestial de la cual el tabernáculo terrenal fue solo un modelo.

“Y el ángel tomó el incensario, e hinchiólo del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra, y fueron hechas voces, y truenos, y relámpagos, y un temblor de tierra.”
Revelación 8:5


En este pasaje tenemos, en tipo, las oraciones de los santos que se elevan ante Dios, como incienso (Salmos 141:2; Lucas 1:10; Hechos 10:2-4). Sobre de quién provienen las oraciones, en Revelación 6:9–10 estaban las “almas” de aquellos que fueron martirizados por su testimonio y sacrificados a Satanás en la tierra durante la Tribulación, orando por venganza. Esta venganza viene en Revelación 8:5.

“Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas, se aprestaron para tocar trompeta.”
Revelación 8:6


No olvidemos que el séptimo sello abrió estas siete trompetas, las cuales serán tocadas por siete ángeles en una secuencia ininterrumpida.

“Y el primer ángel tocó la trompeta, y fué hecho granizo, y fuego, mezclados con sangre, y fueron arrojados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles fué quemada, y toda la yerba verde fué quemada.”
Revelación 8:7


El primero de los juicios de las trompetas afecta la vegetación sobre la tierra. Se arrojará granizo y fuego mezclados con sangre, y serán quemados los árboles y la hierba verde. Hablamos de un tercio de todos los árboles. Si gran parte de la vegetación mundial se encuentra en el Amazonas, es probable que esta se queme completamente.

Es interesante que el granizo venga con sangre. Aquí, Dios parece deliberadamente castigar al mundo con sangre, haciéndoles recordar la sangre de los mártires que ellos derramaron.

“Y el segundo ángel tocó la trompeta, y como un grande monte ardiente con fuego fué lanzado en la mar, y la tercera parte de la mar fué vuelta en sangre.”
Revelación 8:8


Por la descripción es probable que aquí se hable de un volcán erupcionando en medio del mar. Al igual que con la primera trompeta, Dios envía sangre para contaminar estas aguas. El término “el mar” suele referirse al mar Mediterráneo. Este se menciona nuevamente en Revelación 13:1, cuando el Anticristo sube desde “el mar”, y esa vez es claramente el mar Mediterráneo.

“Y murió la tercera parte de las criaturas que estaban en la mar, las cuales tenían vida, y la tercera parte de los navíos fué destruida.”
Revelación 8:9


La sangre parece ser la causa o el efecto de la muerte de los peces y la destrucción de los navíos.

“Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una grande estrella ardiendo como una lámpara encendida, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.”
Revelación 8:10


El juicio de la tercera trompeta afecta el suministro de agua. Un tercio de los ríos y las reservas de agua dulce de la Tierra se destruyen a causa de un cuerpo celeste.


“Y el nombre de la estrella se dice Ajenjo; y la tercera parte de las aguas fué vuelta en ajenjo; y muchos hombres murieron por las aguas, porque fueron hechas amargas.”
Revelación 8:11


Ajenjo es una sustancia muy amarga, siendo referencia de amargura y tristeza. Las aguas se convierten en veneno y la gente muere por beberlas. Es difícil imaginar la sed que surgirá cuando se destruya un tercio de los suministros de agua.

“Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y fué herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas: de tal manera que se oscureció la tercera parte de ellos, y no alumbraba la tercera parte del día, y semejantemente de la noche.”
Revelación 8:12


El cuarto ángel oscurece el sol y la luna para que solo brillen una tercera parte. Tal evento complica aún más la vida de los habitantes, al no poder tener la luz solar para distinguir los días. Aquí tenemos dos posibilidades.

  1. Esta es una condición atmosférica creada como resultado de estas tres primeras trompetas, ocurriendo en el medio de la Tribulación o un poco después.
  2. Estas son las mismas señales celestiales que ocurren cuando Cristo esta a punto de regresar a la Tierra, al final de la Tribulación. Observe como estos fenómenos celestiales parecerían coincidir con los fenómenos celestiales en Revelación 6:12.

Si bien creemos lo que dice la Biblia respecto a estos eventos, la cronología exacta de cada evento y cuando ocurren es compleja, y seguirá siendo compleja hasta que tenga lugar la Tribulación.

“Y miré, y oí un ángel volar por medio del cielo, diciendo a alta voz: ¡Ay, ay, ay de los que moran en la tierra! por razón de las otras voces de las trompetas de los tres ángeles que habían de tocar.”
Revelación 8:13


"volar por en medio del cielo". La Biblia enseña que hay tres cielos: El cielo donde mora Dios, el cielo donde está el espacio exterior y los planetas, y el cielo atmosférico que vemos diariamente. Es mi creencia que este ángel vuela sobre el espacio exterior.

La expresión "Ay, ay, ay" enfatiza lo grave y terrible que serán los siguientes toques de trompeta. Un castigo que asombra hasta a los ángeles.


9

“Y el quinto ángel tocó la trompeta, y ví una estrella caida del cielo en la tierra; y a aquel fué dada la llave del pozo del abismo.”
Revelación 9:1


Note que esta estrella es una persona con un cuerpo similar al humano, ya que dice “y a aquel fue dada”. Se vuelve a evidenciar que una estrella puede ser un ángel, un ser similar a un humano que proviene del espacio exterior.

El abismo es literalmente un pozo. En algún lugar de la superficie de la tierra hay un pozo sellado. La entrada a este pozo conduce al centro de la tierra donde existe el Hades. El término griego Hades a menudo se traduce como "infierno" en la Biblia. El infierno es tangible, no alegórico, y está en el centro de la tierra que conocemos (Mateo 4:29).

Cuando alguien del Antiguo Testamento moría, iba al Hades. Por eso en el Antiguo Testamento se hace referencia al Hades como la "tumba" y el "infierno". Era la morada de las almas de todos los que morían, pero estaba dividida en dos secciones. Jesús validó de esta división de dos secciones cuando habló del hombre rico y de Lázaro (Lucas 16:19-31).

Pablo nos dice que Jesús descendió luego de su muerte a las partes más bajas de la tierra, este es el Hades. Cuando volvió a ascender, "llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres" (Efesios 4:8-10). Veremos más adelante que este ascenso del Señor Jesucristo es imitado por "la Bestia" que "sube del abismo".

“Y abrió el pozo del abismo, y subió un humo del pozo como el humo de una grande hornaza; y el sol, y el aire fué oscurecido por razón del humo del pozo.”
Revelación 9:2


Sobre este ángel, que abre la entrada o pozo hacia el centro de la Tierra, se puede tener dos posibilidades.

(1) Es un ángel de Dios que abre la puerta para ejecutar el juicio contra la humanidad rebelde.
(2) Es Satanás o uno de sus ángeles caídos que desean causar destrucción y muerte, ejecutando la voluntad de Dios de forma indirecta.

Debido a que se dice que "cayó del cielo", creo, personalmente, que es Satanás o uno de sus ángeles. No hay registro bíblico de que los ángeles de Dios caigan del cielo.

"Salió del pozo un humo como el humo de un gran horno”. El pozo parece actuar como un gran volcán que arroja humo y oscurece el sol y contamina el aire alrededor de la tierra.

“Y del humo del pozo salieron langostas sobre la tierra; y les fué dada potestad, como tienen potestad los escorpiones de la tierra.”
Revelación 9:3


Éstas son “langostas” sobrenaturales porque las langostas corrientes son sofocadas por el humo, y “no tienen rey” (Proverbios 30:27), pero estas langostas tienen un “rey sobre ellas” (Revelación 9:11).

“Y fuéles mandado que no hiciesen daño a la yerba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes.”
Revelación 9:4


En la primera trompeta se daño gran parte de la hierba de la Tierra, en este caso se ordena no tocar la hierba, sino a los hombres. El poder de estos seres es como el de un escorpión: el poder de infligir dolor a los que habitan la tierra. Los 144.000 judíos están protegidos de estas criaturas subterráneas, ya que tienen el sello de Dios en sus frentes.

“Y les fué dado que no los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre.”
Revelación 9:5


La quinta trompeta, que es el primer "Ay!", trae monstruos híbridos de este tipo. El propósito del tormento de cinco meses es traer arrepentimiento (Revelación 9:20-21).

“Y en aquellos dias buscarán los hombres la muerte, y no la hallarán; y desearán morir, y la muerte huirá de ellos.”
Revelación 9:6


Actualmente existe el empuje transhumanista de extender la vida del ser humano, a tal punto de alcanzar la inmortalidad. En un contexto de la Tribulación, donde el Anticristo y los ángeles caídos aumentarán la ciencia, es posible que muchos humanos sean transhumanos. Cuerpos biológicos unidos a tecnología que, como dice el versículo, no les permitan morir.

“Y el parecer de las langostas era semejante a caballos aparejados para guerra; y sobre sus cabezas tenían como coronas semejantes al oro; y sus caras eran como caras de hombres.”
Revelación 9:7


Juan continúa dando más detalles de la apariencia de estos seres, revelando que también son parte humanos.

“Y tenían cabellos como cabellos de mujeres; y sus dientes eran como dientes de leones.”
Revelación 9:8


Es interesante que tengan cabello de mujer, ya que en el satanismo, la figura del Baphomet es hermafrodita. Una referencia a dos sexos en uno. Satanás, en busca de adoración, ha simulado ser mujer en la forma de la Virgen María, Isis, Venus, Semiramis y otras diosas del pasado.

“Y tenían corazas como corazas de hierro; y el estruendo de sus alas, como el ruido de los carros, que con muchos caballos corren a la batalla.”
–Revelación 9:9


Este versículo arroja cierta luz sobre la humanidad caída del fin de los tiempos. Juan da detalles ya no orgánicos de estos seres, sino mecánicos. Es por eso que décadas atrás se pensaba que Juan describía la tecnología de helicópteros del siglo XXI.

Se mencionan dos elementos mecánicos, "corazas de hierro" y "carros de caballos". El hierro en la Biblia tienen una connotación mayormente negativa. El último imperio mundial estará compuesto de hierro mezclado con barro (Daniel 2:41).

El hierro (tecnología) mezclado con barro (humanidad) será la unión transhumana del fin de los tiempos (Daniel 2:43). Por extraño que parezca, esta unión con el hierro también hace referencia a la simiente angélica. Sea como se desarrolle, esta es una unión condenada por el Señor.

“Y tenían colas semejantes a las colas de los escorpiones; y tenían en sus colas aguijones; y su potestad era de hacer daño a los hombres cinco meses.”
–Revelación 9:10


En Revelación 9:5 ya se había dicho que tales criaturas dañarían a los hombres por cinco meses. La repetición y precisión en los días muestra que estos versículos deben tomarse literalmente, y que Juan no está hablando poética ni alegóricamente.

“Y tenían sobre sí un rey, que es el ángel del abismo, el cual tenía por nombre en Hebráico Abaddón, y en Griego Apolión.”
–Revelación 9:11


No se dice cuándo ascendió este rey, simplemente se observa que estas langostas híbridas ya tenían un rey. Hay una posibilidad de que él sea la “estrella” del versículo 9:1. Este rey es el “ángel del abismo”, es decir, el ángel de la muerte, cuyo nombre Abadón y Apollión se traduce “el Destructor”. Se traduce también como “perdición” en 2 Tesalonicenses 2:3 y Juan 17:12.

Hay una conexión con el cuarto jinete (Revelación 6), el caballo pálido que tiene por nombre "muerte". Aquí también vemos un ángel cuyo trabajo es matar y a quien se le ha delegado este poder. Dios delega el poder de la muerte a Satanás en Hebreos 2:14. A veces Dios da permiso a Satanás para quitar una vida y otras veces no.

Pareciera que la ejecución real la lleva a cabo uno de los ángeles de Satanás, que tiene un nombre especial, “el Destructor”. La otra opción es que este ángel sea Satanás mismo, como se sugirió antes. Se entiende que luego de cinco meses de tormento, donde algunos hombres querrán suicidarse pero no podrán, la muerte volverá a caer sobre ellos masivamente.

“El un ay es pasado; y, he aquí, vienen aun dos veces ay después de estas cosas.”
–Revelación 9:12


Primer ay = quinta trompeta
Segundo ay = sexta trompeta
Tercer ay = séptima trompeta


“Y el sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de los cuatro cuernos del altar de oro, el cual está delante de Dios,”
–Revelación 9:13


En el tabernáculo terrenal estaba el altar con cuatro cuernos encima. Esta era una semejanza del altar celestial, el altar de oro que está delante del trono de Dios.

“Que decía al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata los cuatro ángeles que están atados en el grande río Eufrates.”
–Revelación 9:14


El río Éufrates es el río que atravesaba el antiguo reino babilónico, de donde se originan los falsos sistemas religiosos actuales (catolicismo romano, masonería, hinduismo, etc). La mayoría de los cultos satánicos tienen su origen en Babilonia.

El río Éufrates era uno de los ríos del Jardín del Edén. La primera morada del hombre probablemente estuvo en el valle del Éufrates. Este río también es donde fueron atados cuatro ángeles destructivos, preparados para traer destrucción sobre la tierra.

“Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban aprestados para la hora, y día, y mes, y año, a fin de matar la tercera parte de los hombres.”
–Revelación 9:15


Vemos en las Escrituras que estos ángeles están en las profundidades de la Tierra, específicamente en el Tártarus, porque no guardaron su primer estado (Judas 6; 2 de Pedro 2:4). Ellos están reservados en cadenas de oscuridad, esperando el día del juicio. Podría ser que esos ángeles sean tan peligrosos que Dios los haya mantenido encadenados hasta la Tribulación.

En el Antiguo Testamento, cuando Dios luchaba por su pueblo, los asirios bajo el mando del rey Senaquerib acampaban contra los israelitas. Dios envió un ángel del Señor a través del campamento de los asirios y en una noche este ángel destruyó a 186.000 soldados del ejército asirio (Isaías 37:36).

Esto muestra la capacidad sobre humana de un ángel contra la de un hombre. Pero ahora Dios los suelta y salen a la superficie causando muertes a gran escala. En Revelación 6:8 se dijo que una cuarta parte de la tierra ha sido asesinada antes de que aparezca este ejército, un tercio de las tres cuartas partes que quedan ahora son asesinados en Revelación 9:15-18.

“Y el número del ejército de los de a caballo era doscientos millones. Y oí el número de ellos.”
–Revelación 9:16


Tales jinetes demoníacos e híbridos que vienen del Este serán montados por 200 millones de hombres.

“Y así ví los caballos en la visión; y los que estaban sentados sobre ellos tenían corazas de fuego, de jacinto, y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de la boca de ellos salía fuego, y humo, y azufre.”
–Revelación 9:17


Compare Isaías 5:26-30 y Salmo 57:4 con este pasaje. Estos jinetes son sobrehumanos y no son más terrenales que las langostas mencionadas anteriormente. Es interesante también que el Señor tiene caballos comunes, y también tiene caballos sobrenaturales, como el que llevó a Elías al cielo (2 Reyes 2 :11).

Pero estos caballos del inframundo vienen corriendo por el suelo respirando fuego, humo y azufre, algo como ácido sulfúrico o azufre quemado. Nuevamente la integración entre seres orgánicos y máquinas es parte de su ciencia oculta.

“Y de estas tres plagas fué muerta la tercera parte de los hombres, del fuego, y del humo, y del azufre, que salían de la boca de ellos.”
–Revelación 9:18


Estamos hablando aquí de un enorme ejército de doscientos millones. Algo imposible hasta hace poco. No fue hasta 1860 que la Tierra alcanzó una población de mil millones. Hoy China se jacta de ser capaz de desplegar un ejército de doscientos millones de personas.

Este ejército se levanta desde el Lejano Oriente y cruza el río Éufrates para participar en la guerra final de Armagedón en la tierra de Israel. La referencia a un gran ejército y al río Éufrates a menudo se correlaciona con Revelación 16, que también menciona a “los reyes del oriente” y al río Éufrates.

“Porque su poder está en su boca, y en sus colas. Porque sus colas eran semejantes a serpientes, y tenían cabezas, y con ellas dañan.”
–Revelación 9:19


Ya se había dicho que estos seres tenían cara de león, Satanás es descrito como león rugiente (1 Pedro 5:8), aquí se dice que tienen cola como de serpiente. Satanás es la serpiente antigua (Revelación 12:9). Tales futuras monstruosidades reflejan al diablo en el plano terrenal.

“Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen a los demonios, y a las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera: las cuales no pueden ver, ni oir, ni andar.”
–Revelación 9:20


Los hombres siguieron adorando demonios (ángeles caídos, extraterrestres, nefilim, gigantes, híbridos) e ídolos de oro (dinero), plata (dinero, cubiertos), bronce (automóviles, armas), piedra (casas, edificios, monumentos) y madera (casas, amuletos, etc.). "Las obras de sus manos" son su ciencia, su tecnología y su civilización sin Dios.

“Ni tampoco se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.”
–Revelación 9:21


No se arrepintieron de sus homicidios, es decir, sus matanzas a gran escala por dominio mundial, ni de sus robos, ni por fornicar física y espiritualmente con demonios. La palabra “hechicería” proviene de nuestra palabra “farmacia” en griego. Literalmente, "hechicería/brujería" significa el uso de drogas.

La lección que aprendemos del capítulo 9 es evidente. No importa cuánto Dios trate con los hombres, los lastime, los mate, los paralice, si no quieren arrepentirse, no lo harán. Ellos han cauterizado su consciencia (1 Timoteo 4:2) y están listos para pelear contra el Señor por el dominio de la tierra. Han sido engañados por el Anticristo, y recibirán toda la ira del Cordero.



10

“Y ví otro ángel fuerte descender del cielo, vestido de una nube, y el arco del cielo estaba sobre su cabeza, y su rostro era como el sol, y sus piés como columnas de fuego.”
–Revelación 10:1


Recordando que Revelación 7 era un capítulo paréntesis, ahora llegamos a Revelación 10, otro capítulo paréntesis. La “nube” generalmente se encuentra en conexión con Jesucristo (Revelación 1:7; Hechos 1:9). Este es el ángel que se encuentra en Revelación 1:14-15. No hay duda que es el Ángel del Señor, el Hijo del Hombre, Jesucristo. Revelación 1 también describe "Su rostro como el sol".

El arco iris se refiere al trono de Dios en Revelación 4. Este es un símbolo del pacto de Dios con el hombre. Jesús dijo que Él hace un nuevo pacto con nosotros a través de la muerte de Jesucristo (Hebreos 9 y 10).

“Y tenía en su mano un librito abierto; y puso su pié derecho sobre la mar, y el izquierdo sobre la tierra;”
–Revelación 10:2


Este librito puede ser el mismo libro que nadie sino solo Jesús podía abrir en Revelación 5:1-7. Jesucristo tiene sus pies tanto en la tierra como en el mar, demostrando que tiene total autoridad, un poder universal, y todas las cosas bajo sus pies.

“Y clamó con grande voz, como cuando un león brama: y cuando hubo clamado, siete truenos hablaron sus voces.”
–Revelación 10:3


Cuando Jesús regrese a la tierra, dará un grito que se escuchará en todo el mundo. Sonará como un león rugiente (Isaías 42:13; Jeremías 25:30; Óseas 11:10; Joel 3:16).

“Y cuando los siete truenos hubieron hablado sus voces, yo las iba a escribir; y oí una voz del cielo, que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han hablado, y no las escribas.”
–Revelación 10:4


Literalmente esto significa que Juan comenzó a escribir lo que los siete truenos pronunciaban y el Señor dijo: "No escribas eso. Séllalo". Lo que estas voces dijeron nunca se escribe. Posibles referencias en Isaías 58:1 y el Salmo 29.

“Y el ángel que yo ví estar en pié sobre la mar, y sobre la tierra, levantó su mano al cielo,”
–Revelación 10:5


Por la descripción que se da sobre las nubes que lo envuelven y del hecho que tiene un pie en el mar y otro en la tierra podemos ver que se describe un ángel de gigantes proporciones. Esto demuestra que la creación de gigantes por los ángeles caídos en Genesis 6, es otro intento vano de Satanás imitando al Señor. Debemos saber que los ángeles pueden cambiar su apariencia e incrementar o reducir su masa corporal. Satanás puede ser un hombre pero también un dragón.

Se habla del mar y la tierra. Este es un mar específico, el Mar Mediterráneo. El cuadro de Revelación 10:5 probablemente sea el de que Jesucristo tiene un pie en la tierra, Palestina, y el otro pie en el mar Mediterráneo.

El Ángel, entonces, está tomando posesión en lo que está a punto de anunciar. Revelación 10:7 y Revelación 11:15 se refieren a una venida literal, física y visible de Cristo para apoderarse de los reinos literales, físicos y visibles de este mundo.

“Y juró por el que vive para siempre jamás, que ha creado el cielo, y las cosas que en él están, y la tierra, y las cosas que en ella están, y la mar, y las cosas que en ella están, que el tiempo no será más:”
–Revelación 10:6

 
Dios ha demorado en tomar posesión del mundo. Jesús enseñó a orar: "Venga tu reino: sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra." (Mateo 6:10). Vemos entonces que cuando el Señor venga, declarará "que el tiempo no será más".

“Pero que en los dias de la voz del séptimo ángel, cuando él comenzare a tocar la trompeta, el misterio de Dios será consumado, como él lo evangelizó a sus siervos los profetas.”
–Revelación 10:7


Dios promete que la era del reino se cumplirá cuando suene la voz de la séptima trompeta. Cristo comenzará a reinar sobre la tierra y Dios será revelado a todos los hombres.

“Y oí la voz del cielo que hablaba conmigo otra vez, y que decía: Anda, y toma el librito abierto de la mano del ángel, que está sobre la mar, y sobre la tierra.”
–Revelación 10:8


Juan fue al Ángel fuerte y le pidió el librito que sostenía.

“Y fuí al ángel, diciéndole que me diese el librico; y él me dijo: Tómalo, y devóralo, y él te hará amargar tu vientre; empero en tu boca será dulce como la miel.”
–Revelación 10:9


Aunque no sabemos cuál es este librito exactamente, podemos obtener una buena aplicación espiritual de él diciendo que el libro es la palabra de Dios (Ezequiel 2:9). Comer un libro es leerlo y el libro se convierte en parte de ti.

“Y tomé el librico de la mano del ángel, y lo devoré; y era dulce en mi boca como la miel; y después que lo hube comido, fué amargo mi vientre.”
–Revelación 10:10


Puede ser dulce porque las cosas que promete son grandiosas, pero cuando lo digieres, las cosas que deben suceder antes del cumplimiento de sus promesas son muy amargas y difíciles de considerar.

“Y él me dijo: Necesario es que otra vez profetices a muchos pueblos, y naciones, y lenguas, y reyes.”
–Revelación 10:11


Juan ha profetizado el capítulo final de las Escrituras, la Palabra de Dios para el hombre y el mundo, al escribir el libro del Revelación.


11

Y fuéme dada una caña semejante a una vara, y el ángel se me presentó, diciendo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.
Revelación 11:1


Este es uno de los capítulos más interesantes del libro de Revelación, ya que expone la directa relación de este libro con todo el Antiguo Testamento. Muchas sectas y falsas doctrinas como el amilenialismo o el postribulacionismo no pueden mantenerse en pie si creemos lo que dice este capítulo de forma literal.

Juan recibe una vara de medir. Debemos saber que este “templo de Dios, y el altar, y los que adoran en él”, que Juan debe medir, no es el templo celestial que se menciona en Revelación 8:3-5. El templo que se mide aquí en Revelación 11:1-2 está en la tierra. Y se confirma más adelante cuando se describen gentiles en él.

La Biblia es clara con respecto a que habrá un tercer templo durante la Tribulación. Un tercer templo en el cual el Anticristo se sentará para autodenominarse dios (2 Tesalonicenses 2:4; Mateo 24:15; Daniel 11:31)

Empero echa fuera el patio que está fuera del templo, y no lo midas; porque es dado a los Gentiles; y pisarán la santa ciudad cuarenta y dos meses.
Revelación 11:2


El versículo habla de una ciudad y templo físico en esta tierra que los gentiles “hollarán” durante cuarenta y dos meses literales. Por tanto este templo y este altar no estarán en el cielo, este es un templo terrenal y un altar terrenal, y los gentiles van a pisotearlo durante cuarenta y dos meses.

Actualmente vemos la peculiar perversidad de los falsos maestros al querer hacer que Mateo 24 se refiera a la “destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C". La razón de esto es el deseo de poner el cumplimiento profético en el pasado para que no tenga cumplimiento profético en el futuro.

Cualquiera que cuestione la interpretación literal de la Biblia tal como se encuentran en ella, es alguien que no tiene mucho interés en que Jesucristo regrese a esta tierra, ya que tal tiene sus raíces en mundo, como lo tuvo Lot con su ciudad pagana (Génesis 19:15-19).

Un cristiano que es premilenialista dispensacional puede colocar los tiempos en el lugar apropiado, y el cristiano que desconoce esto no sabe qué hacer con la ley, los profetas, o el futuro, porque los profecías del A.T. hablan del futuro.

Vemos que a Jerusalén se la llama la "ciudad santa" en el versículo 2, pero que también es "Sodoma y Egipto" en el versículo 8. Esto pareciera una contradicción. En el versículo 8, Jerusalén es espiritualmente "Sodoma y Egipto" debido a su rechazo del Señor Jesucristo, sin embargo, por las promesas y la restauración de Israel al final de la Tribulación, esta será la “ciudad santa” (Revelación 11:2).

Y yo daré poder a mis dos testigos, y ellos profetizarán por espacio de mil y doscientos y sesenta dias, vestidos de sacos.

Revelación 11:3


En la Biblia, cuarenta y dos meses (versículo 2) son mil doscientos sesenta días (versículo 3), por lo tanto un mes bíblico tiene treinta días, por eso sabemos que la última mitad de la Tribulación dura tres años y medio. Aquí se revela que en el tiempo que los gentiles caminen en el tercer templo de Jerusalén aparecerán dos personajes en nombre de Dios.

Estas son las dos olivas, y los dos candelabros que están delante del Dios de la tierra.

Revelación 11:4


Los dos olivos son “los dos ungidos, que están junto al Señor de toda la tierra”, presentes también en Zacarías 4:11-14. Los mormones le dirán que los dos testigos son la Biblia y el Libro del Mormón. Esto es la clásica falacia que inicia de alegorizar las Escrituras y darle un significado que no existe. De igual forma, caen en el error, los que creen que los dos testigos son la Iglesia.

Y si alguno les quisiere empecer, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno les quisiere hacer daño, así es necesario que él sea muerto.
Revelación 11:5


Podemos quemar el Libro de Mormón y veremos que no saldrá fuego para matar a nadie. Los creyentes de la Biblia sabemos que los dos testigos son dos hombres literales que vendrán en el futuro. Revelación 11 los describe como personas, y Zacarías 4:11-14 los describe como personas que ya existían antes del tiempo de la Iglesia o de la fundación de alguna secta pseudo cristiana (520 a.C.).

"Sale fuego de la boca de ellos", podemos entender del texto que son dos hombres con capacidades super-humanas, parecida a la de los ángeles.

Estos tienen potestad de cerrar el cielo, que no llueva en los dias de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, todas las veces que quisieren.
Revelación 11:6


Sobre la identidad de los dos testigos, existen dos posibilidades: Elías y Moisés, o Elías y Enoc. No se duda de la participación Elías debido a varias razones:

  1. Jesús le dijo a sus discípulos que Elías volvería antes de su Segunda Venida (Malaquías 4:5).
  2. Elías ya había "cerrado el cielo para que no llueva por tres años y medio" en el A.T (1 Reyes 17:1).
  3. Elías ya había manipulado el fuego para eliminar a los falsos profetas (2 Reyes 1:10).
  4. Elías es arrebatado y no experimenta la muerte (2 Reyes 2:1-11).
  5. En la transfiguración de Cristo, Elías aparece junto con Moisés (Mateo 17:3-4).

En el caso de Enoc, se le considera por haber sido arrebatado como a Elías, ninguno de los dos experimentó la muerte, pero fuera de tal hecho, no encontramos más evidencia. En el caso de Moisés:

  1. Se describe que el Señor se llevó el cuerpo de Moisés luego de su muerte (Judas 1:9).
  2. Moisés ya había convertido las aguas del río Nilo en sangre (Éxodo 7:17-25).
  3. Moisés ya había traído una plaga contra Egipto (Éxodo 10:14-15).
  4. Moisés aparece junto con Elías en la transfiguración de Cristo (Mateo 17:3-4).

Moisés y Elías representan la ley y los profetas respectivamente. Debido a que la Tribulación es para reivindicar al pueblo judío, tendría sentido la presencia de los hombres cuyos ministerios son la ley y los profetas. Por esta razón creo que los dos testigos serán Moisés y Elías. La segunda venida de Moisés y la segunda venida de Elías, serán un tipo de la Segunda Venida de Cristo, que estará pronta a realizarse. Así Dios confirma que la profecía bíblica es fidedigna.

Y cuando ellos hubieren acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá, y los matará.
Revelación 11:7


En Revelación 11:7 aparece por primera vez el Anticristo bajo el nombre de “la bestia”. Esta bestia no es el “Imperio Romano revivido”. El Imperio Romano revivido no surge “del abismo”, y el abismo no está en Europa. Podemos decir que la bestia es el Imperio Romano revivido cuando hablamos de sus dominios y de los diez reyes que controla, pero si hablamos de la bestia tal cual, esta es un hombre como tú o como yo.

No olvidemos que cuando contamos el número de la bestia, "es un número de hombre" (Revelación 13:18). La bestia siempre representa a un hombre antes que a un reino. Cuando leemos Daniel 7, vemos que las cuatro bestias son cuatro “reyes”, antes de ser identificadas como “reinos” (Daniel 7:17). Por eso sabemos que la bestia es un hombre real que sale del abismo.

Se hablará más del Anticristo como "la bestia que sube del abismo" en el capitulo 13 de Revelación. Por ahora debemos saber que él será resucitado y empoderado por un espíritu que saldrá del centro de la tierra o el abismo (Revelación 13:3-4).

Para el Anticristo, Moisés y Elías serán testigos exactamente como Moisés y Aarón testificaron ante Faraón (Éxodo 5:1-3), o como Elías y Eliseo testificaron ante Acab (2 Reyes 2:2-14).

”hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará“. Los dos testigos tendrán una lucha física con la bestia. Debido a que el Anticristo se levantará con mayor poder luego de su resurrección (Revelación 13:2), logrará derrotarlos.

Y sus cuerpos muertos serán echados en la plaza de la grande ciudad, que espiritualmente es llamada Sodoma, y Egipto; donde también nuestro Señor fué crucificado.“
Revelación 11:8


Esta pelea involucra señales y milagros, como en los tiempo del Antiguo Testamento. Así como la decapitación de los dos testigos (Revelación 20:4). Esto significa que Elías, aunque no murió, morirá. Fue arrebatado vivo en 2 Reyes 2, pero morirá en Revelación 11. También significa que Moisés muere dos veces.

Moisés murió y fue sepultado en el monte Pisgá en las llanuras de Jericó. Fue arrebatado en Judas 9, y regresará a esta tierra y morirá nuevamente en la Tribulación. 

En este pasaje se hace una fuerte acusación contra Jerusalén, pese a que Dios dijo que sus ojos estarían siempre sobre Jerusalén (2 Crónicas 7:16). Luego de haber aceptado al Anticristo y su tratado de paz (Daniel 9:27), esta ciudad se volverá tan corrupta que Dios la llamará espiritualmente Sodoma y Egipto.

Y los de los linajes, y de los pueblos, y de las lenguas, y de las naciones verán los cuerpos muertos de ellos por tres dias y medio, y no permitirán que sus cuerpos muertos sean puestos en sepulcros.

Revelación 11:9


Cristo es crucificado en “tres y medio”, los dos testigos yacen allí muertos “el tres y medio”, como Jesucristo.

En la época en que Juan escribió, era imposible que todos los pueblos, tribus, lenguas y naciones viera los cuerpos. Pero en nuestra generación es algo común por medio de la tecnología. A través de los dispositivos móviles o la televisión, la gente en cualquier parte del mundo verá los cuerpos de los dos testigos tirados en la calle y a la gente de Jerusalén escupiéndolos e intentando mutilarlos. A través de los satélites, el internet y las pantallas, tal evento llegará a cada parte del planeta. Esta profecía no podría haberse cumplido hasta tiempos recientes.

Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos, y se alegrarán, y se enviarán dones los unos a los otros; porque estos dos profetas han atormentado a los que moran sobre la tierra.
Revelación 11:10


No creo dogmáticamente que esto sea un indicio de la época navideña, pero existe cierto paganismo compartido por los corazones y mentes en torno a la Navidad. Jeremías 10:1-5 es una referencia obvia a un árbol de Navidad, relacionado con la adoración del dios sol el 25 de diciembre. Todos sabemos que Jesucristo no nace en diciembre.

La primera mención a Cristo naciendo el 25 de diciembre es en Alejandría, Egipto, Norte de África, en el siglo III. La tradición, en Egipto, dice que el hijo de Isis nació el 25 de diciembre.

La forma en la que los dos testigos "habían atormentado a los moradores de la tierra" fue evitando las lluvias, contaminando el agua y enviando diversas plagas. El otro tormento es el testimonio que dan Moisés y Elías, que será el de anunciar el evangelio del reino: el fin del gobierno gentil para iniciar con el reino físico visible de Dios por medio de su hijo Jesucristo.

Y después de tres dias y medio el Espíritu de vida, enviado de Dios, entró en ellos, y se enhestaron sobre sus piés, y vino grande temor sobre los que los vieron.
Revelación 11:11


Cuando el “Espíritu de vida de Dios” entra en ellos, se levantan y su cabeza vuelve a colocarse sobre sus cuerpos. No es raro entonces que “cayó gran temor sobre los que los vieron”.

Es interesante que se hace referencia al Espíritu Santo como el “Espíritu de vida”. En Revelación 4:5 se le llama los “siete Espíritus de Dios”, y es solamente el "Espíritu" en Revelación 3:13. Este cambio de término del “Espíritu Santo” a simplemente el “Espíritu” o el “Espíritu de Dios”, como lo encontramos en el Antiguo Testamento, es indicativo de que ese período ya no es la Era de la Iglesia, sino que es otra dispensación.

Y oyeron una gran voz del cielo que les decía: Subíd acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron.
Revelación 11:12


Esta nube está presente en Hechos 1 cuando Jesús es arrebatado, está presente en Mateo 17 cuando Moisés y Elías aparecen en el Monte de la Transfiguración, está presente en la Segunda Venida de Cristo, y está presente nuevamente en Revelación 14:15–16.

Este no es el arrebatamiento de la Iglesia, los dos testigos no son la Iglesia de ninguna forma, y Juan no está espiritualizando a los dos testigos. Este es un arrebatamiento literal de dos personas en la Tribulación.

Y en aquella hora fué hecho un gran temblor de tierra; y la décima parte de la ciudad cayó, y fueron muertos en el temblor de tierra los nombres de siete mil hombres; y los demás fueron espantados, y dieron gloria al Dios del cielo.
Revelación 11:13


Habrá un gran terremoto en Jerusalén. Podemos imaginar la devastación que se producirá cuando una décima parte de esa ciudad sea destruida por un terremoto.

"y dieron gloria al Dios del cielo", Aquí podemos ver el remanente que se arrepentirá y creerá en el testimonio de los dos testigos.

El segundo ay es pasado, y, he aquí, el tercero ay vendrá prestamente.
Revelación 11:14


El tercer ay es también la séptima trompeta, la cual a su vez desarrolla la Segunda Venida de Cristo.

Y el séptimo ángel tocó la trompeta; y fueron hechas grandes voces en el cielo que decían: Los reinos de este mundo han venido a ser los reinos de nuestro Señor, y de su Cristo, y reinará por los siglos de los siglos.
Revelación 11:15


La implicación aquí es que los reinos de este mundo actualmente no son del Señor ni de Jesucristo. Esta implicación es correcta, y sugiero alejarse de cualquier doctrina católica que enseña que Cristo está reinando ahora como lo describe ese versículo.

Satanás es el gobernante de este mundo (2 Corintios 4:4). El hombre perdió sus derechos, y Satanás se convirtió en gobernante del mundo mediante la transgresión de Adán.

El pasaje dice: “Los reinos de este mundo (Alemania, Francia, Inglaterra, Ucrania, Estados Unidos, Canadá, Rusia, Polonia, México, Perú, Argentina, Chile, Japón, China) han venido a ser reinos de nuestro Señor y de su Cristo”. Esto nunca ha sucedido. Sucederá en el futuro al final de la Tribulación.

Es remarcable que Satanás le ofrece los mismos reinos a Jesús durante su ministerio, si renuncia a la muerte en la cruz y se postra ante él (Lucas 4:5-6). Con astucia, la serpiente antigua intenta engañar a Cristo para tomar los reinos en el tiempo incorrecto (29 d.C).

Y los veinte y cuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus sillas, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios,
Revelación 11:16


Del versículo 16 al 19 Juan es llevado más allá de la cronología de la Segunda Venida, hacia el Milenio y el Juicio en el Trono Blanco.

Diciendo: Te damos gracias, ¡oh Señor Dios Todopoderoso! que eres, y que eras, y que has de venir; porque has tomado tu grande poderío, y has reinado.
Revelación 11:17


Vemos que cuando estos “veinticuatro ancianos” hablan, están mirando hacia atrás, al reinado milenial de Cristo. En Revelación 11:15 recién está comenzando el reinado milenial. Por lo tanto, Revelación 11:16–19 mira hacia atrás, a los acontecimientos de la Tribulación y el Milenio.

Y las naciones se han airado, y tu ira es ya venida, y el tiempo de los muertos para que sean juzgados, y para que des el galardón a tus siervos los profetas, y a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños, y a los grandes, para que destruyas los que destruyen la tierra.
Revelación 11:18


“Y se airaron las naciones”. Este pasaje se encuentra en Revelación 20:8–9, donde las naciones se reúnen para eliminar a Jerusalén por última vez.

“Tu ira ha venido”. El cumplimiento de este pasaje se encuentra en Revelación 20:9, donde el fuego de Dios desciende y los consume a todos.

“Y el tiempo de juzgar a los muertos”. Este pasaje se encuentra en Revelación 20:11–12.

“Y de dar galardón a tus siervos los profetas", estos no son los creyentes nacidos de nuevo en el cuerpo de Cristo. Son los profetas del A.T.

"y a los santos" el contexto nuevamente es Israel, estos son los santos de la Tribulación.

Y el templo de Dios fué abierto en el cielo, y el arca de su testamento fué vista en su templo, y fueron hechos relámpagos, y voces, y truenos, y un terremoto, y grande granizo.
Revelación 11:19


Cuando Cristo regrese se abrirá una puerta en el cielo (Revelación 19:11-12), algo como lo descrito por la física actual como "portal" o "agujero de gusano". Esta puerta mostrará el tercer cielo, desde el que se verá el templo celestial de Dios (Revelación 8:3-5).


12

”Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus piés, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.“
Revelación12:1


Antes de seguir es relevante recordar el marco de Revelación. Tenemos tres secciones:

  1. La Era de la Iglesia se describe en Revelación 1 al 3
  2. La Tribulación se describe en Revelación 4 al 19
  3. El Milenio, los nuevos cielos y la nueva tierra se encuentran en Revelación 20 al 22

Después de la Era de la Iglesia el Cuerpo de Cristo es arrebatado (Revelación 4:1-2, siendo Juan un tipo del Cuerpo de Cristo) y la Tribulación tiene lugar en esta tierra. Es un período llamado “la semana setenta de Daniel” o “el tiempo de angustia de Jacob”. Así como hay cuatro evangelios que registran la primera venida de Cristo (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), hay cuatro relatos de la Tribulación en el Libro del Revelación:

  • Uno de ellos termina en Revelación 6
  • Otro termina en Revelación 11
  • Otro termina en Revelación 14
  • El último termina en Revelación 19

El primer relato de la Tribulación está bajo la figura de “sellos” (Revelación 4-6), el segundo relato está bajo la figura de las “trompetas” (Revelación 7-11), el tercer relato analiza la obra y el ministerio del Anticristo (Revelación 12-14), el último relato está bajo la figura de “copas” (Revelación 16-19).

”Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.“ Lo que se dice de la identidad de la mujer muestra como los falsos maestros hacen uso de la interpretación privada (2 Pedro 1:20).

El catolicismo le dirá que la mujer es María, y usan ese versículo para asegurar que María ascendió al cielo. Esto es solo una excusa romana para adorar a una diosa mujer. Varias iglesias protestantes y sectas no saben trazar la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15), y le dirán que la mujer es la iglesia. Esto expone su escaso entendimiento de las dispensaciones y los diferentes grupos de personas.

Como se verá, el capítulo dice que la “mujer”, tiene que (1) dar a luz a Jesucristo, (2) tiene que huir al desierto, (3) tiene que volar hasta allí con dos alas, (4) hay que alimentarla durante tres años y medio. Las Escrituras se interpretan a sí mismas. Para entender el versículo debemos ir a Génesis 37:9, donde dice que José tuvo un sueño “he aquí, el sol, la luna y las once estrellas se postraron ante mí”.

En el contexto, José está soñando y contándole a su padre, “Israel”, acerca de los sueños. Génesis 37:10 comenta “y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué es este sueño que has soñado? ¿Vendremos realmente yo, tu madre y tus hermanos a postrarnos ante ti en tierra?

En el pasaje (Génesis 37:9-10), se nos dice que “el sol” representaba al padre de José, se nos dice que “la luna” representaba a la madre de José, se nos dice que “las once estrellas” representaban a sus hermanos, y José es el duodécimo hermano. En Revelación 12:1 tienes una mujer vestida del sol, la luna y las doce estrellas. No podemos ignorar esta verdad a menos que seamos católicos romanos, judíos o protestantes.

De los doce hijos provienen las doce tribus de Israel. La “mujer” es Israel. El contexto es Dios hablando a los judíos. Respecto a las otras descripciones de la mujer en Revelación 12, encontramos en Oseas 2:14–15 que Dios llevá a Israel al desierto, mientras que en Deuteronomio 32:11, se ve a Israel con dos alas de águila.

Revelación 12 trata de Israel en la Tribulación. A Israel se le llama "una mujer". Nunca se hace referencia a la iglesia como una “mujer”. A la iglesia siempre se la llama “esposa”, “novia” o “virgen”, pero nunca mujer (2 Corintios 11:2; Revelación 21:9). La “mujer” de Revelación 12 va al desierto. Se profetiza que Israel regresará al desierto (en Oseas) como una “mujer”. Cuando va, se le dice que lo haga “como salió de Egipto”. Cuando salió de Egipto, salió con dos alas de águila. Nuevamente, el contexto es Dios hablando a los judíos.

”Y estando preñada, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por parir.“
Revelación 12:2


Esta “mujer” da a luz al Señor Jesucristo. Sabemos que María “dio a luz a Jesucristo”, pero María sólo encaja en el versículo 2. No puede encajar en los versículos 3-4, 6, 14 o 17. Por eso Israel debe ser quien dé a luz a Jesucristo. A Jesucristo no sólo se le llama la “descendencia de la mujer”, sino también la “descendencia de Abraham” (Gálatas 3) y la “descendencia de David” (Romanos 1:1–6).

”Y fué vista otra señal en el cielo; y he aquí un grande dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cabezas siete diademas.“
Revelación 12:3


Este dragón se identifica en Revelación 12:9, “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que es llamada diablo y Satanás” Él es Satanás en la forma de un dragón. De aquí se originan los cuentos de la mitología griega y china cuando hablan de “dragones”, y no es en un sentido figurado. Lucifer era un “querubín ungido”, cayó y se convirtió en un “dragón rojo”. Cuando aparece, aparece como un hombre, “un ángel de luz” (2 Corintios 11:13-14).

Muchas veces se dice que Satanás es un ángel caído, pero biblicamente él no es un ángel, es un querubín y tiene alas. Ningún ángel en la Biblia tiene alas (Hebreos 13:2). El era “el querubín grande que cubre” (Ezequiel 28:14). Puede aparecer como “un ángel de luz”, pero es una apariencia falsa. Su condición real tiene relación con los reptiles acuáticos y se encuentra más detallado en el Libro de Job.

En Job 41, una criatura extraña marina es descrita, el leviatán. en Salmo 74:14 encontramos: “Tú quebraste las cabezas del leviatán”. Aquí la Biblia nos dicen que el “leviatán” tiene más de una cabeza. En Revelación 12:3 vemos que el “dragón” tiene siete cabezas. El “leviatán” se describe también en Isaías 27:1 como el dragón y la serpiente torcida que está en el mar.

Podemos decir que Job 41 es una descripción detallada de Satanás en su condición actual. La descripción dada es la de un monstruo marino serpentino, retorcido y enroscado, con siete cabezas y escamas, que escupe fuego y humo. Es una descripción ignorada por muchos cristianos que la rechazan por no ser "creíble" ni "científica". Tales ignoran la realidad del mundo espiritual y prefieren creer que el leviatán es una ballena o un cocodrilo.

Las siete cabezas del dragón pueden tener un significado histórico sobre siete líderes y reinos bajo el poder de Satanás:

  1. Nimrod, rey de Babel
  2. Faraón, rey de Egipto
  3. Senaquerib, rey de Asiria
  4. Nabucodonosor, rey de Babilonia
  5. Darío, rey de Media-Persia
  6. Alejandro el grande, rey de Grecia
  7. César Augusto, cesar de Roma

”Y su cola traía con violencia la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó a la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba de parto, a fin de devorar a su hijo, luego que ella le hubiese parido.“
Revelación 12:4


Este pasaje es relevante, ya que no habla de estrellas como soles, sino habla de 1/3 de ángeles, quienes la Biblia también describe como estrellas. Esto quiere decir de Satanás y sus ángeles caerán a la Tierra en el tiempo de la Tribulación, revelándose a la humanidad como habitantes de otros mundos o seres del espacio exterior.

La fascinación que tiene la humanidad por la revelación extraterrestre llegará a su clímax cuando ángeles caídos desciendan, como en el Génesis 6, y engañen a la humanidad con milagros y señales (Lucas 17:26-27). La Biblia enseña que los cielos pertenecen al Señor y no pertenecen al hombre. Dios asignó el planeta tierra al hombre. En Génesis 5:24 se registra el traslado de un hombre de la tierra al cielo “para no ver la muerte”. Enoc.

En 2 Reyes 2, también hay un hombre llevado al espacio exterior en un tornado de fuego. Elías. Moises fue arrebatado al espacio exterior después de su muerte y traído de regreso en el Nuevo Testamento como uno de los dos testigos. Jesucristo sube al cielo después de resucitar de entre los muertos, y regresa para predicar en la tierra cuarenta días y cuarenta noches, y sube nuevamente en Hechos 1.

Entendiendo esto, sabemos que en la Tribulación ángeles caídos bajarán y aparecerán como hombres, pero siendo aceptados como superhombres, “hombres de otra raza”, y dioses. Vemos esta reacción y pensamiento cuando Pablo y Bernabé son confundidos por dioses (Hechos 14:9-13). Satanás con esta "nueva raza de dioses" llega de forma similar a la que será la Segunda Venida de Cristo, él imita astutamente a un salvador, pero con el fin de engañar a las naciones y unirlas antes del final de los tiempos.

”Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las naciones con vara de hierro: y su hijo fué arrebatado para Dios, y para su trono.“
Revelación 12:5


Creo que el hijo varón es Cristo, porque el versículo habla de él como el que gobernará a todas las naciones con vara de hierro y ha sido arrebatado a Su trono. Sabemos que Jesús está a la diestra del trono en el cielo. Y sabemos que Él regirá a todas las naciones con vara de hierro.

"Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil y doscientos y sesenta días."
Revelación 12:6


La mujer es identificada como Israel, e Israel va a regresar al desierto, exactamente como regresó en los días en que subió de la tierra de Egipto (Oseas 2:14-19). Se cree que ese lugar será Petra, en la actual Jordania. 1260 días = 3 años y medio.

”Y fué hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles batallaban contra el dragón; y el dragón batallaba, y sus ángeles;“
Revelación12:7


Hasta el versículo 6, Juan había visto dos señales: una mujer y un dragón. Estas señales Juan las vio proyectadas en el cielo a manera secuencial. Estas podrían ser constelaciones (Salmos 19:1) u otro medio que no conocemos, pero sin duda narran eventos futuros de la Tribulación.

Ahora Juan retoma los eventos con "Una gran batalla en el cielo" entre seres fuera de la Tierra. Algunos quieren colocar esta batalla en el pasado, pero en realidad tiene lugar en el futuro, y ocurrirá en el segundo cielo. Existen decenas de películas de ficción gnósticas que han pre-condicionado a millones sobre esta batalla. Dios declara esta guerra en Génesis 3:15, y todavía sigue vigente en Revelación 12. La guerra no tiene fin hasta Revelación 20.

”Empero no prevalecierón estos, ni su lugar fué más hallado en el cielo.“
Revelación 12:8


Miguel vence en esa batalla y Satanás cae del cielo visible con sus ángeles.

”Y fué lanzado fuera aquel gran dragón, que es la serpiente antigua, que es llamada diablo, y Satanás, el cual engaña a todo el mundo: fué arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.“
Revelación 12:9


Este puede ser la ejecución de lo que Juan vió como señales en Revelación 12:4. Satanás y sus ángeles descienden a la Tierra para engañar al mundo. Esto quiere decir que Satanás no se presentará como el dragón marino ni como el diablo, sino como un ángel de luz, un visitante del espacio de apariencia humana.

Las Escrituras describen cinco caídas diferentes de Satanás.

  1. Del tercer cielo al segundo cielo (Ezequiel 28:14-16).
  2. Del segundo cielo al primer cielo (Lucas 10:18).
  3. Del primer cielo a la tierra (Revelación 12:9).
  4. De la tierra al abismo (Revelación 20).
  5. Del abismo al lago de fuego (Revelación 20).

Su propósito en esta tierra será también la de reunir a las naciones en una iglesia ecuménica, una religión mundial con sede en Roma.

”Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos es ya derribado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.“
Revelación 12:10


"Y la autoridad de su Cristo", el Señor tiene SU Cristo, así como Satanás tiene SU cristo: el anticristo. La palabra Cristo significa "ungido". Aquí se señala a Satanás como un “acusador” o adversario. Lo vemos llevando a cabo esta acusación en Job 1-2.

”Y ellos le han vencido por causa de la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio; y no han amado sus vidas hasta la muerte.“
Revelación 12:11


Habla explícitamente sobre los mártires de la Tribulación y los que prefieren morir por Cristo antes que obedecer a Satanás.

”Por lo cual alegráos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra, y de la mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo.“
Revelación 12:12


Satanás, ubicado físicamente en la tierra, sabrá que todo se está acabando. Él conoce las profecías de la Segunda Venida y su destino. Ahora está listo para destruir y asesinar en este último período de tres años y medio.

”Y después que el dragón hubo visto que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer, que había parido al hijo varón.“
Revelación 12:13


El objeto del odio de Satanás es Israel porque el Salvador vino de Israel y cada libro de la Biblia fue escrito por alguien de Israel. A Israel se le promete este mundo, y dado que Satanás es el “dios de este mundo” (2 Corintios 4:4-5), existe un conflicto histórico que terminará en la Segunda Venida. En esta era actual, Israel es la esposa desechada del Señor, pero será restaurada en la Segunda Venida de Jesucristo.

”Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.“
Revelación 12:14


En el pasaje, dice que Israel, va sobre “dos alas de una grande águila”. Esto parece ser indicado como un vuelo en un sábado (Mateo 24:20). Tales alas podrían ser aviones, ya que este evento tiene lugar en el futuro.

Un "tiempo" es un año. "Tiempos" son dos años. "Mitad de un tiempo" sería medio año. Por lo que sabemos que la mujer estará protegida durante tres años y medio "de la presencia de la serpiente".

”Y la serpiente lanzó de su boca en pos de la mujer agua como un río; a fin de hacer que fuese arrebatada del río.“
Revelación 12:15


Existen dos posibilidades sobre el agua que ataca a Israel:

  1. El agua representa tropas y ejércitos de hombres.
  2. El agua representa una inundación literal de agua.

Personalmente creo que este es un diluvio literal que ocurrirá en la tierra de Palestina como parece indicar Daniel 9; Job 40:23; Jeremías 12:5 y Jeremías 47:2. Creo que Dios salvará a Israel de ahogarse exactamente como ocurrió en Éxodo 15-16, donde las aguas del Mar Rojo se partieron y los hijos de Israel no se ahogaron.

En Revelación muchos de los acontecimientos del Éxodo se repiten: Faraón, como el Anticristo, Moisés y Aarón, como Moisés y Elías. Israel siendo alimentado nuevamente con maná. Israel regresando a Palestina y volviendo a poseer la tierra. Por eso creo que esta inundación ocasionada por Satanás es una probabilidad.

”Y la tierra ayudó a la mujer; y la tierra abrió su boca, y sorbió el río, que había lanzado el dragón de su boca.“
Revelación 12:16


La señal milagrosa de Satanás es interrumpida por otra señal milagrosa del Señor, la apertura de la tierra.

”Y el dragón fué airado contra la mujer, y se fué a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesu Cristo.“
Revelación 12:17


El dragón se llena de ira contra Israel, y ahora se dirige a los santos de la gran tribulación, "el resto de la descendencia".

"Los que guardan los mandamientos de Dios". Este versículo, al igual que Revelación 14:12 y Revelación 22:14, son utilizados por los adventistas del séptimo día para asegurar que hay que guardar los mandamientos para llegar al cielo. Los adventistas ignoran que tales versículos se refieren a los diez mandamientos del Antiguo Testamento dados especificamente a Israel (Levítico 27:34), y se aplicarán nuevamente en la Tribulación. No fueron dados al cristiano en la era de la Iglesia.

Debido a que el israelita del Antiguo Testamento no estaba circuncidado espiritualmente (Colosenses 2:11), su alma permanecía unida al cuerpo (Hebreos 4:12), por eso en el A.T. el Espíritu Santo sólo podía permanecer en un hombre mientras obedecía la ley. A diferencia del rey David, el Espíritu del Señor se fue de Saúl y no regresó con él (1 Samuel 16:14). Por eso Saúl es mal usado por los católicos romanos, los adventistas del séptimo día, los mormones y los testigos de Jehová para decir que el cristiano en el Nuevo Testamento puede perder su salvación.

Eso es un engaño que proviene de no dividir correctamente la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15) y creer que todos los libros y versículos de la Biblia aplican al cristiano en este tiempo. Nosotros somos justificados solo por medio de la fe en el Señor Jesucristo. No será así en el tiempo de la Tribulación.


13

Y yo me paré sobre la arena de la mar. Y ví una bestia subir de la mar, que tenía siete cabezas, y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella un nombre de blasfemia.
Revelación 13:1


"Vi subir del mar", la referencia al “mar” es a una masa de agua en esta tierra. "Una bestia de siete cabezas", estos son reinos pero también son reyes (Daniel 7:17). Esta bestia es similar a la de Revelación 12, pero no es la misma bestia. En el capítulo 12 vimos a Satanás como el dragón rojo de siete cabezas, en este capítulo 13 se presentará a alguien similar, el Anticristo. Las "siete cabezas" son siete reyes y reinos en los que Satanás ejerció y ejerce dominio sobre los gentiles:

  1. Babilonia
  2. Egipto
  3. Asiria
  4. Persia
  5. Grecia
  6. Roma
  7. Gobierno mundial final
Cada uno de estos imperios (del 1 al 6) ha tenido reyes que han sido tipos y sombra del Anticristo. Satanás ahora le da el poder de todos estos reinos al Anticristo.

Los "diez cuernos" son diez reyes que dominarán en el tiempo de la Tribulación y serán aliados del Anticristo. Su gobierno mundial estará dividido en diez partes, como los dedos de la estatua de Nabucodonosor (Daniel 2:31-47). Estos diez reyes pelearán contra el Señor Jesucristo en su Segunda Venida (Revelación 17:11-14).

Las "diez diademas" sobre sus cabezas son coronas que representan el poder y dominio de estos futuros diez reyes. Llevar la corona es una forma en la que el hombre intenta elevarse como divinidad. Jesucristo regresará a la tierra con "muchas coronas sobre su cabeza" (Revelación 19:12). En Revelación 17 se verá más sobre estos diez reyes y su naturaleza.

"Un nombre blasfemo", no se sabe cuál es este nombre, pero se entiende que atenta contra la soberanía y el carácter de Dios. La similitud entre esta bestia y el dragón del capítulo 12 radica en que el Anticristo será Satanás encarnado. No serán la misma persona, porque existen de forma paralela, pero ellos tendrán un mismo objetivo.

Y la bestia que ví, era semejante a un leopardo, y sus piés como piés de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dió su poder, y su trono, y grande potestad.
Revelación 13:2


Cuando Satanás le da su "poder, trono y autoridad" al Anticristo, este implica todo el conocimiento de los reyes anteriores (siete cabezas), pero principalmente de tres reinos.

Semejanza a leopardo = Imperio romano (Daniel 7:6)
Pies como de oso = Imperio griego (Daniel 7:5)
Boca como de león = Imperio medopersa (Daniel 7:4)

Esto lo sabemos por Daniel 7:1-27 y la secuencia de cuatro bestias que ve en su visión de noche. En ese entonces Daniel vivía en el imperio babilónico, y tuvo la revelación de los futuros imperios hasta la llegada del Anticristo, que es la cuarta bestia temible con diez cuernos (Daniel 7:7). La mezcla de todos estos reyes e imperios demuestra la capacidad sobrenatural del Anticristo como un experto líder militar, guerrero, estratega y rey de las naciones anti-Dios.

Y ví la una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fué curada; y hubo admiración en toda la tierra detrás de la bestia.
Revelación 13:3


El Anticristo será asesinado en la mitad de la Tribulación. No es claro si será asesinado por algunos de sus enemigos militares en el sur, por los dos testigos, o quizás cualquier grupo en contra de su gobierno mundial.

"Pero su herida mortal fue sanada", el versículo revela que el Anticristo resucitará, imitando la muerte y resurrección de Jesucristo. Un principado satánico surgido del abismo poseerá el cuerpo muerto del Anticristo (Revelación 11:7). Una vez resucitado, lo dotará de una suprema inteligencia y poder sobrehumano, con los que atraerá la cooperación de la humanidad.

Este líder morirá como el "hombre de pecado", y resucitará luego como el "hijo de perdición" (2 Tesalonicenses 2:3). Esto quiere decir que el Anticristo tendrá doble personalidad, o una mente fragmentada. Lo que actualmente se conoce como desorden de personalidad múltiple.

Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia; y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá batallar contra ella?
Revelación 13:4


Este pasaje confirma que las naciones en la Tribulación sabrán quién es Satanás (el dragón), y su relación con el Anticristo (la bestia). Recordemos que en Revelación 12:4 Satanás y sus ángeles llegan a la tierra como visitantes del espacio exterior.

"Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?“ Al ver que su héroe muerto ha resucitado, asumen equivocadamente que este podrá ganarle al Cordero. El Anticristo será visto como un dios.

Y le fué dada boca que hablaba grandes cosas, y blasfemias; y le fué dado de hacer la guerra cuarenta y dos meses.
Revelación 13:5


El profeta Daniel también escribió de las grandes cosas y blasfemias que salen de la boca del Anticristo (Daniel 7:8). Podemos entender que hablará en contra de las profecías, del juicio final y del Dios del cielo.

42 meses son tres años y medio, por esto sabemos que habrá un antes y un después en la actitud del Anticristo. Este cambio se dará en la mitad de la semana setenta de Daniel.

Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que moran en el cielo.
Revelación 13:6


El Anticristo habla mentiras sobre el tabernáculo que se encuentra en el tercer cielo. "Y de los que moran en el cielo", también habla en contra de aquellos que fueron tomados en el rapto.

Y le fué dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fué dado poder sobre toda tribu, y pueblo, y lengua, y nación:
Revelación 13:7


Debido a que este es un tiempo de prueba para el pueblo judío y las naciones, Dios permite que el Anticristo los decapite. La mención de "santos" aquí es una referencia a los santos de la Tribulación. El gobierno de la bestia perseguirá y matará a todos aquellos que no se postren en adoración a la bestia.

Y todos los que moran en la tierra la adorarán, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fué inmolado desde el principio del mundo.
Revelación 13:8


Los que quieran adorar al Anticristo pagarán un precio alto. Tales son aquellos cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida. El libro de la vida contiene los nombres de todos los redimidos de Dios (Revelación 20:15). "Desde el principio del mundo", la obra de Jesucristo fue ordenada antes de la fundación del mundo (1 Pedro 1:20).

Si alguno tiene oído, oiga.
Revelación 13:9


Se usa esta expresión como señal de advertencia para todo el que escucha. Lo que viene es importante.

El que lleva en cautividad, en cautividad irá: el que a cuchillo matare, es necesario que a cuchillo sea muerto. Aquí está la paciencia, y fé de los santos.
Revelación 13:10


Los postribulacionistas creen que pasarán por la Tribulación, creen que lucharán contra el Anticristo y su gobierno mundial. Ignoran que en ese tiempo sólo habrá dos opciones, (1) morir decapitados por el Anticristo o (2) morir de hambre en los bosques.

"A espada debe ser muerto", la Biblia es clara que todo el que no adore al Anticristo morirá. Los santos que aquí se mencionan no son la Iglesia, son los santos de la Tribulación. La Iglesia fue trasladada en Revelación 4.

Después ví otra bestia que subía de la tierra, y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, mas hablaba como un dragón.
–Revelación 13:11


Ahora Juan ve a la segunda bestia, el Falso Profeta. Mientras que el Anticristo sube del mar, el falso profeta sube de la tierra. Mientras que el Anticristo es un guerrero y líder político, el Falso Profeta es un líder religioso y brujo pagano. Se ve un tipo de él en Deuteronomio 18: 21–22. Este luce como un cordero, pero en realidad es usado por Satanás para hablar engaños.

De está forma se completa la trilogía satánica, el dragón (Satanás), la primera bestia (Anticristo), y la segunda bestia (Falso profeta). Este versículo también expone la realidad de la revelación progresiva de la Biblia. Al profeta Daniel solo le fue revelada la persona del Anticristo, pero cientos de años después, a Juan se le revela la existencia de otra persona similar que también se opondría a Dios.

Y ejerce toda la potencia de la primera bestia en presencia de ella; y hace a la tierra, y a los moradores de ella adorar la primera bestia, cuya herida de muerte fué curada.
Revelación 13:12


El Falso Profeta tiene la misma capacidad sobrenatural del Anticristo para hacer milagros y señales. "En presencia de ella", ambos trabajan juntos, pero el Falso Profeta le sirve a la primera bestia al reconocerlo como un "salvador". Podemos decir que cumple una función similar a la de Juan Bautista, pero su ministerio satánico sirve para introducir al Anticristo en el mundo.

"Cuya herida mortal fue sanada", nuevamente las Escrituras exponen que la primera bestia recibirá una herida mortal, pero esta volverá a vivir. Este milagro tiene como fin que todos los habitantes del planeta adoren al Anticristo como un dios. Esta herida mortal dejará al Anticristo con marcas permanentes en su cuerpo. Específicamente en el brazo y el ojo derecho (Zacarías 11:15-17).

"Hiera la espada su brazo, y su ojo derecho; del todo se secará su brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido." Así que a partir de su muerte y resurrección, el Anticristo será tuerto y exhibirá un brazo dañado. He aquí la razón de la francmasonería y su famosa señal que esconde una mano en su costado. Así como muchos artistas y músicos escondiendo uno de sus ojos en sus videos, películas y sesiones fotográficas. Todos ellos anuncian, sin saberlo, a su falso dios de cuernos y preparan el camino al Anticristo.

Y hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.
Revelación 13:13


El Señor Jesucristo advirtió que al final de los tiempos los falsos profetas estarán presentes, y a diferencia de los actuales, estos si mostrarían grandes señales y prodigios visibles, de tal manera que engañarán a toda la población mundial (Mateo 24:24).

Los dones con señal no están vigentes en la Iglesia actual, se fueron apagando conforme Dios dejaba de tratar con los judíos (1 Corintios 1:22). Las iglesias que promueven las señales en esta dispensación son una herramienta del falso profeta. La Iglesia actual cree por fe.

"Hace descender fuego del cielo", esto responde al milagro de los dos testigos (Moisés y Elías). Ambos tendrán un encuentro con el Anticristo y su falso profeta (Revelación 11:7). Para el mundo engañado, este milagro eleva al falso profeta al nivel de Elías (1 Reyes 18) quien también hizo lo mismo con el poder de Dios. El Falso Profeta cumple el rol de los magos y hechiceros del faraón, imitando como la vara de Aarón se convierte en una serpiente (Éxodo 7:10-11)

Debido a que estos encuentros no mantienen un orden cronológico en el libro de Revelación. Solo podemos especular el siguiente orden de los eventos:

  1. Los dos testigos ministran en la Tierra y castigan a los moradores durante en la Tribulación (Revelación 11:10).
  2. El Anticristo y el Falso Profeta aparecen para luchar contra los dos testigos de Dios (Revelación 11:7).
  3. Ambas partes usan milagros y señales en la batalla. Su lucha es parecida a la de los ángeles en el cielo (Revelación 11:4; Revelación 13:13).
  4. El Anticristo es herido de muerte en esta batalla, siendo dañado en el ojo derecho y el brazo (Zacarías 11:15-17; Revelación 13:3).
  5. Su cuerpo sin vida cae en el mar mediterráneo. Toda la tierra cree que está muerto (Revelación 13:1; Revelación 13:3-4).
  6. Un espíritu demoniaco sale del centro de la tierra, del abismo, y posee al Anticristo (Revelación 17:8). Al mismo tiempo, el poder de Satanás cae desde el segundo cielo en forma de rayo (Lucas 10:18; Revelación 4:5).
  7. El Anticristo resucita y sale del mar mediterraneo como "el hijo de perdición". Su poder es mayor que el primero (2 Tesalonicenses 2:3; Revelación 11:7).
  8. El Anticristo con su nuevo poder y espíritu asesina a los dos testigos (Revelación 11:7).
  9. El mundo celebra, pero los dos testigos resucitan luego de tres días y medio y son raptados al cielo (Revelación 11:7-13)

Y engaña a los moradores de la tierra por medio de las señales que le han sido dadas para hacer en presencia de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra, que hagan la imágen de la bestia, que tiene la herida de espada, y vivió.
Revelación 13:14


A través de la tecnología, las señales y milagros del Falso Profeta llegarán a todos los ojos de los habitantes. La Biblia deja claro que este es un "engaño", con intenciones ocultas de parte de Satanás. Unidos en el mismo espíritu de paganismo e idolatría, la humanidad caída construye una imagen que se ve como el Anticristo. Para el mundo condenado, este personaje es su esperanza final.

Esto es una repetición de lo que el profeta Daniel vivió bajo el gobierno babilónico del rey Nabucodonosor (Daniel 3:1-25). La imagen de oro del rey Nabucodonosor sirvió para unir a todos sus habitantes de distintas naciones en la idolatría.

"Que tiene la herida de espada, y vivió", esta es la tercera mención de la muerte y resurrección del Anticristo. Este patrón de repeticiones tiene como fin dejar claro la gran importancia que tendrá este evento en el desarrollo de la semana setenta de Daniel, y como esta se divide en dos partes (3 años y medio).

Y le fué dado que diese aliento a la imágen de la bestia, a fin de que la imágen de la bestia hablase, y también hiciese que cualesquiera que no adoraren la imágen de la bestia, fuesen matados.
Revelación 13:15


En el futuro Satanás obtendrá el permiso de Dios para “infundir aliento a la imagen de la bestia”, lo que demuestrara su capacidad de reprodrucirse con la ayuda de la tecnología. El es un imitador y obtendrá el permiso de Dios para falsificar la vida.

La electricidad está relacionada con Satanás, de tal manera que cae del cielo como un rayo (Lucas 10:18), parte de su área de poder es el cielo terrestre (Efesios 2:2), donde las ondas electromagnéticas llevan información a diferentes partes a través de satélites y otros dispositivos tecnológicos.

No es sorpresa que Satanás a controlado e influenciado a la humanidad en este tiempo a través de la tecnología y sus "beneficios". En el futuro será a través de la robótica y la unión de cuerpos humanos con máquinas. La capacidad de "infundir aliento" en esta imagen expone un avance en la ciencia y la brujería, la tecnología y la magia. Durante la Tribulación, estas dos ya no serán distinguibles. Satanás y sus ángeles regalarán esta ciencia a los habitantes de la Tierra, tal como lo hicieron en el Génesis 6.

Esta imagen de la bestia, a diferencia de la de Nabucodonosor (Daniel 3:1-25), cobrará vida, hablará, y asesinara a todo al que no la adore.

Y hace a todos los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, tomar una señal en su mano derecha, o en sus frentes;
Revelación 13:16


El gobierno del Anticristo involucrará un sistema económico mundial. La desaparición del dinero en efectivo es parte de este sistema futuro de la Bestia. Los Adventistas del séptimo día necesitan alegorizar este pasaje para decir que la marca de la bestia es "no guardar el sábado".

Para asociarlo con el sábado, los adventistas deben ir a pasajes del Antiguo Testamento, hacia una dispensación que no es para la Iglesia, sino para los judíos. Pero el contexto del capítulo habla de una marca literal, que servirá para hacer transacciones monetarias literales.

Satanás, como hemos visto antes, imita la marca de Dios puesta sobre su pueblo (Revelación 7:3-4). La marca del Señor es una marca literal

Y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tiene la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.
Revelación 13:17


Es innegable que vivimos en la generación que empuja el concepto de comprar y vender con números, configurando todo el sistema monetario sobre la base de ceros y unos. El dinero estará pasando a ser un concepto intangible. Nadie podrá comprar ni vender sin un número.

El Anticristo tendrá una marca, tendrá un nombre, y tendrá un número. Estos irán en la mano o en la frente de los que aman mas al mundo que al Señor y su Cristo. La Biblia es clara, quien quiera salvar su vida la debe perder primero (Mateo 16:5), ya sea siendo decapitado por el Anticristo, o muriendo de hambre y sed al estar fuera del sistema económico mundial.

Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque el número es del hombre, y el número de ella es Seiscientos sesenta y seis.
Revelación 13:18


Durante muchas décadas se intentó descifrar este nombre sumando letras, para poder revelar si su total sumaba 666. De esta manera, surgieron nombres como Nerón, el Papa, Martín Lutero, Napoleón, Hitler, Mussolini, Stalin, y otros.

Pero este método resulta impreciso y especulativo. Sumar las letras con su valor numérico se volvió tan ilógico como decir que ponerse una vacuna es la marca de la bestia.

Sólo aquellos que entren en la Gran Tribulación podrán entender completamente la marca de este pasaje. La Iglesia será arrebatada antes de la Tribulación, por lo que hasta ahora no ha habido ninguna marca de la bestia.

Si algo podemos aprender del Antiguo Testamento es que expone al rey Salomón como un tipo del Anticristo. El rey Salomón recibió 666 talentos de oro como salario (2 Crónicas 9:13). Esto no es casualidad.

Lo interesante es que Salomón también es un tipo de Cristo (1 Reyes 10). Esta doble tipología, que aprovecha la apostasía del rey Salomón en los últimos años de su vida, puede indicar nuevamente la personalidad dividida del Anticristo.

Volviendo al número de la bestia. 6 es el número del hombre. Satanás emprenderá una campaña para convencer a la humanidad de que pueden ser dioses. De que deben "abrir sus ojos". Su marca desea elevar al hombre a la Trinidad, tres veces 6.

En Revelación 16:2 vemos que Dios castiga con unas úlceras dolorosa a quienes recibieron la marca de la Bestia. En Revelación 9:6 se describe que algunos intentarán suicidarse, pero no morirán. Es una probabilidad que esta marca sea una pieza de tecnología útil no solo para comprar y vender, sino para superar las limitaciones humanas de forma artificial. Es decir, una imitación de la vida eterna que ofrece Dios.

Esta marca transhumanista podría generar algún tipo de inmortalidad, al punto que cuando Dios les envíe una dolorosa plaga, los seguidores del Anticristo no podrán escapar de ella ni siquiera quitándose la vida. Un castigo terrible para quienes buscan ser dioses.



14

“Y miré, y, he aquí, el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sión, y con él ciento y cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes.”
–Revelación 14:1


En capítulo 14 continúa con el tercer recuento de la Tribulación, enfocándose en las actividades del Anticristo. Este tercer recuento termina en este capítulo.

Ya se habló de los 144,000 antes en Revelación 7:4–8, y en las Escrituras está claro que ellos son de las doce tribus de Israel. No son una alegoría de la Iglesia. En Revelación 7:4, cuando se mencionó por primera vez a los 144.000, estaban en la tierra siendo “sellados” para pasar por la Tribulación. Ahora que reaparecen en Revelación 14:1–3, han sido arrebatados y están en el cielo.

La mención que aquí se hace al monte Sión no es el de la Tierra, sino el del cielo. Esta última montaña celestial es descrita en Hebreos 12:22. No debemos ignorar la existencia de los dos “monte Sión”, los cuales son diferentes. Recordemos en mismo escenario sobre el templo terrenal en la Tribulación y el templo eterno que está en el cielo.

Es por esto que en el satanismo se proclama la ley "cómo es arriba es abajo", ya que Satanás conoce el paralelismo entre estos dos lugares. Uno de los montes Sion está relacionado con la Nueva Jerusalén de lo alto, “que es la madre de todos nosotros”, la Jerusalén celestial (Gálatas 4; Revelación 14). El otro monte Sion es la Jerusalén terrenal, que ahora está “en servidumbre con sus hijos” (Gálatas 4).

Por lo tanto, el versículo 1 describe al Cordero, el Señor Jesucristo, junto con los 144,000 en este monte en el tercer cielo.

“Y oí una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y oí una voz de tañedores de arpas que tañían con sus arpas;”
–Revelación 14:2


Es común que la presencia del Señor, ya sea en el cielo o manifestado en la tierra, venga acompañado de un sonido como de muchas aguas y truenos (Salmos 29:3). Este es el caso de Ezequiel cuando tuvo su visión sobrenatural del tercer cielo (Ezequiel 43:2), o cuando Moisés se encontró con Dios en el monte Sinaí (Éxodo 19:16-20).

La voz de Jesucristo es "como de muchas aguas" (Revelación 1:15). El regreso de Jesucristo vendrá acompañado también de truenos y sonidos de muchas aguas (Revelación 19:6). Del trono de Dios salen truenos (Revelación 4:5). "Arpistas que tocaban sus arpas", en el cielo tienen instrumentos musicales para alabar al Señor y se les dan como “arpas” (Revelación 15:2-3).

“Y cantaban como una canción nueva delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos; y ninguno podía aprender la canción, sino aquellos ciento y cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre los de la tierra”
–Revelación 14:3


Este cántico se encuentra en Apocalipsis 15:3: el “cántico de Moisés”. Es decir, están relacionados con la Ley Mosaica del Antiguo Testamento. Los 144,000 también cantan el “cántico del Cordero”. Por lo tanto, están relacionados con la salvación por gracia mediante la fe, más, la Ley Mosaica.

Su salvación, en la Tribulación, se ha logrado por “perseverar hasta el fin” sobre la “marca de la bestia” (Revelación 12:17). Encontraremos el “cántico de Moisés” en Deuteronomio 32. Revelación enfatiza que la salvación de la Tribulación es una combinación de fe y obras, y no solo de fe. Por eso Revelación 14:12 dice: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.

“Estos son los que con mujeres no fueron contaminados; porque son vírgenes. Estos siguen al Cordero por donde quiera que fuere. Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios, y para el Cordero”
–Revelación 14:4


Note que esta reunión está compuesta por hombres judíos solteros y que “no se contaminaron con mujeres”. La Biblia no está dirigida sólo para una masa de gentiles en la era de la Iglesia. No son los Testigos de Jehová. No son sacerdotes católicos en un anti-bíblico celibato. No son Adventistas del Séptimo Día creyendo que son la iglesia guardando la ley.

En ninguna parte de la Biblia se le llama al cristiano “virgen”. El Cuerpo de Cristo, compuesto por varios cristianos, es llamado “una virgen pura” en 2 Corintios 11:2, pero nótese el singular. Podríamos decir, ¿Cuál es la diferencia entre 'virgen' y 'vírgenes'? La diferencia es estar en en la Era de la Iglesia o estar la Tribulación. Es la diferencia relevante entre ser salvo por gracia o ser salvo por obras.

Estas vírgenes en plural de Revelación 14 son las diez vírgenes de Mateo 25. Son los santos de la Tribulación. Son vírgenes que “permanecen hasta el fin” de la Tribulación y son arrebatadas para “encontrarse con el Esposo” cuando Él venga. Guardan la Ley Mosaica y cantan el “cántico de Moisés”. Suben para encontrarse con el Novio cuando Él regresa a la tierra.

En Salmos 45:13-14 las vírgenes son “compañeras” de la virgen pura, la esposa de Cristo. No son la "novia de Cristo". Encontraremos que el Espíritu Santo reitera lo mismo en Cantares 6:8-9 a modo de profecía. Esto no es identificado por aquellos que creen que Cantares es solo poesía.

“Y en su boca no ha sido hallado engaño; porque ellos son sin mácula delante del trono de Dios.”
–Revelación 14:5


Estos santos de la Tribulación son todos israelitas, judíos literales y físicos de las doce tribus de Israel, son sellados durante la Tribulación y arrebatados al final de la Tribulación, y aparecen en “el monte Sión”, la Jerusalén celestial.

“Y ví otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno, para que evangelizase a los que moran en la tierra, y a toda nación, y tribu, y lengua, y pueblo,”
–Revelación 14:6


Ningún pasaje dice que los ángeles tengan alas (Génesis 18:1-2), por lo que la imagen popular de un hombre alado solo corresponde al concepto religioso católico y equivocado de una ser angélico. Solo los querubines tienen alas (Ezequiel 10:3-22), y ellos se ubican siempre en el tercer cielo. No existe versículo en la Biblia que mencione alas sobre los ángeles como en el caso de los querubines.

Los ángeles que aparecen en la tierra son hombres varones que no se distinguen de alguna forma del hombre terrestre común (Génesis 19:1-10). Tienen la capacidad de pasar desapercibidos y no podríamos reconocerlos si ellos quisieran (Hebreos 13:2). También vemos que los ángeles pueden volar bajo esa forma humana (Apocalipsis 14:6), y tienen una fuerza sobrenatural (2 Reyes 19:35), acercándose más a la popular figura de un superhéroe volando por el cielo.

"Que tenía el evangelio eterno", la palabra “evangelio” (Romanos 10:15) en el Nuevo Testamento se define por el equivalente en el Antiguo Testamento de “alegres nuevas” (Isaías 52:7). Este evangelio eterno no es el evangelio actual para la Iglesia. El hacerlos uno solo es un error. Las "buenas nuevas" que se definen en la Biblia son cuatro principalmente:

  1. El evangelio del reino (Mateo 24:14; Marcos 1:14) que se relaciona con el reino judío y el trono de David. Está conectado con el reino de los cielos, que es un reino literal, físico y visible que estará en esta tierra durante el reinado de Jesucristo.
  2. El evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24; 1 Corintios 15:1–4) que es el evangelio que predicamos durante esta dispensación actual de la Era de la Iglesia. Fue predicado por Pablo en conexión directa con el “reino de Dios” espiritual (Hechos 20:25).
  3. El evangelio de Pablo o el evangelio glorioso (Romanos 2:16; 2 Corintios 4:4; 1 Timoteo 1:11; 2 Timoteo 2:8), que revela verdades para la iglesia e incluye detalles sobre el misterio del cuerpo de Cristo así como del Rapto. Es decir, la revelación que le fue dada a Pablo acerca de la “venida gloriosa” (Tito 2:13) de Jesucristo.
  4. Por último, el evangelio eterno mencionado aquí (Revelación 14:6-7), que será predicado por un ángel en el período de la Gran Tribulación, y no por hombres en la era de la Iglesia. Este evangelio nunca menciona la salvación por gracia, y no está dirigido a la iglesia ni a los judíos. Es un evangelio dirigido específicamente a los gentiles durante la Tribulación.

En el siguiente versículo se revela el contenido del evangelio a los gentiles para aquel tiempo futuro.

“Diciendo a alta voz: Teméd a Dios, y dádle gloria; porque la hora de su juicio es venida; y adorád al que ha hecho el cielo, y la tierra, y la mar, y las fuentes de las aguas.”
–Revelación 14:7


Está claro que este no es el evangelio de la gracia. Esto no significa que el ángel de Apocalipsis 14:7 esté maldito por predicar un evangelio diferente (Gálatas 1:8-11) En Hechos 2, Pedro predica un evangelio, en Gálatas 1, Pablo predica otro evangelio y en Apocalipsis 14, un ángel predica otro evangelio. Esto no es una contradicción en la Biblia.

Cuando Pedro predica en Hechos 2, está predicando en el año 33 d.C. sin más revelación que el Antiguo Testamento. Cuando Pablo predica en 1 Corintios 15 y Gálatas 1, ya recibió la revelación de la gracia de Dios, que fue introducida durante el período de transición en el libro de Hechos.

"Temed a Dios, y dádle gloria", este mensaje de sometimiento no será bien recibido por muchos. Gran parte preferirá unirse al Anticristo y pelear antes que someterse a Dios.

"Porque la hora de su juicio es venida", el ángel anuncia que el fin de los reinos gentiles está por acabarse inevitablemente. Su juicio llegará pronto mediante la persona de Jesucristo, quien regresará entre las nubes de cielo.

"adorád al que ha hecho el cielo, y la tierra, y la mar, y las fuentes de las aguas.", el ángel les recuerda que el Señor es el creador del mundo, como una forma de despertarlos de su rebelión.

“Y otro ángel le siguió, diciendo: Ya es caída: ya es caída Babilonia, aquella gran ciudad, porque ella ha dado a beber a todas las naciones del vino de la ira de su fornicación.”
–Revelación 14:8


Esta es la primera mención de la ciudad llamada Babilonia la Grande, que representa todo lo contrario a Dios y es una falsificación de la ciudad de Dios, la Nueva Jerusalén. La primera ciudad dirigida por Satanás mediante un rey humano fue Babel. Este rey fue Nimrod, un tipo del Anticristo. Mas de Babilonia la Grande se verá en Revelación 17.

En este pasaje vemos que el libro de Revelación no se desarrolla cronológicamente de forma lineal. En el capítulo 14 Babilonia ya cayó, pero en el capitulo 17 se presentará de nuevo. Esto expone que el libro de Revelación contiene recuentos de una misma historia. Así como Mateo, Marcos, Lucas y Juan son recuentos de la primera venida de Cristo.

“Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora a la bestia, y a su imagen, y toma la señal en su frente, o en su mano,”
–Revelación 14:9


Se plantea una costo para quienes acepten formar parte del sistema económico religioso pagano del Anticristo.

“Este tal beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero.”
–Revelación 14:10


Las personas tendrán que recibir la marca para poder sobrevivir en la Tribulación, pero si un hombre adora al Anticristo o recibe esta marca, ese hombre seguramente irá al infierno y no hay esperanza para él. Jesucristo dio su vida por salvarlos, ahora ellos deberán dar su propia vida si quieren ser salvos. Dios es amor, pero también es ira que consume al que lo rechaza.

"delante de los santos ángeles, y delante del Cordero.", parece que en algún momento, después de la Tribulación, veremos a los seguidores del Anticristo siendo arrojados al lago de fuego.

“Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran a la bestia, y a su imagen, no tienen reposo día y noche, y ni quienquiera que tomare la señal de su nombre.”
–Revelación 14:11


Un versículo para refutar la falsa enseñanza de los Testigos de Jehova de que el alma del condenado no estará en el infierno por la eternidad. El pasaje dice "sube para siempre jamás", y "no tienen reposo día y noche". Leer Apocalipsis 20:10.

“Aquí está la paciencia de los santos: aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús.”
–Revelación 14:12


Ya se habló sobre cómo los santos de la Tribulación serán salvos mediante un sistema de fe mas obras.

“Y oí una voz del cielo, que me decía: Escribe: Bienaventurados son los muertos, que de aquí adelante mueren en el Señor: Sí, dice el Espíritu, que descansan de sus trabajos, y sus obras los siguen.”
–Revelación 14:13


A diferencia de la Iglesia, a los santos que mueren en la Tribulación les siguen sus obras, y son juzgados por estas mismas. Estos santos son juzgados en el juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 11:18). La Iglesia, por otro lado, ya fue juzgada en el Tribunal de Cristo.

“Y miré, y he aquí una nube blanca, y sobre la nube uno asentado semejante al Hijo del hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro, y en su mano una hoz aguzada.”
—Revelación 14:14


Estamos llegando a la parte final del tercer recuento de la Tribulación. Aquí vemos al Señor Jesucristo en una nube, representado como el “Ángel del Señor”. Juan no lo describe solo como “el Hijo del hombre”, sino como “semejante al Hijo del hombre” (Revelación 10:1). Esto quiere decir que Juan reconoce a Jesucristo, pero luce distinto de alguna forma.

En varias versículos de la Biblia se muestra que Jesucristo tiene la capacidad de cambiar de apariencia, (Números 22:21-33; Marcos 9:2; Lucas 24:13; Marcos 16:12-13) y esto no solo aplica a su estado glorificado. Esta es una aparición del Señor Jesúcristo en la Tribulación en algún momento antes del conocido advenimiento de Revelación 19, o su aterrizaje final en la tierra.

En Revelación 19, lo hace a caballo con un ejército (Apocalipsis 19:11, Joel 2:1-11). Este ejército de jinetes se detiene en el Monte de los Olivos, Cristo desciende de su caballo, pone sus pies en la tierra, el Monte de los Olivos se parte en forma de cruz debajo de Él (Zacarías 14:1–21), luego Jesucristo sobrevuela a través de la puerta oriental del templo en Jerusalén (Ezequiel 44:1-3).

Por tanto, Revelación 14:14 es una aparición previa al descenso con su ejército a caballo. No se da la hora exacta de esta aparición. Es posible que no sea revelado hasta el tiempo del fin, y luego será revelado a los judíos durante la Tribulación.

“Y otro ángel salió del templo, clamando con alta voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar te es venida, porque la mies de la tierra está madura.”
–Revelación 14:15


Este evento también se menciona en Isaías 17:6, Isaías 26:20-21; Jeremías 6:9; Santiago 5:7; y Mateo 13:39. En realidad aquí se describirán dos tipos diferentes de actividades agrícolas.

“Y el que estaba sentado sobre la nube echó su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada.”
–Revelación 14:16


La primera siega de la tierra es el rapto post-tribulacional de los santos de la Tribulación.

"Y salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguzada.”
–Revelación 14:17


La segunda actividad viene de la mano de un ángel que también porta una hoz.

“Y otro ángel salió del altar, el cual tenía poder sobre el fuego, y clamó con gran voz al que tenía la hoz aguzada, diciendo: Mete tu hoz aguzada, y vendimia los racimos de la vid de la tierra; porque sus uvas están cumplidamente maduras.”
–Revelación 14:18


Un tercer ángel sale del altar del cielo, y le dice al segundo ángel que use su hoz. Esta es una escena parecida a la de Jesucristo segando la tierra, pero es un evento distinto. Este último ángel que tiene poder sobre el fuego anuncia un juicio.

“Y el ángel metió su hoz aguzada en la tierra, y vendimió la vid de la tierra, y echó la vendimia en el grande lagar de la ira de Dios.”
–Revelación 14:19


La primera cosecha se recoge y se coloca el trigo en el granero (Deuteronomio 16:9; Isaías 17:6; Mateo 13:39; Santiago 5:7), pero esta última cosecha tiene que ver con uvas, y es una cosecha que se quema y es destruida. Esta última es la “vid de la tierra”, que Dios no la guarda en el granero, sino que se echa en el lagar de Dios. Estos racimos tienen relación con el vino y la embriaguez de la gran ramera de Babilonia.

"Grande lagar de la ira de Dios", un lagar es donde se pisan las uvas para obtener el mosto, este es el zumo de la uva, que si se deja fermentar, se produce el vino. En este sentido, el acto de pisar uvas se relaciona con la ira de Dios.

“Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos por mil y seiscientos estadios.”
–Revelación 14:20


La segunda cosecha es el rapto de los enemigos de Jesucristo (Revelación 14:18), que serán traídos de los rincones de la tierra y congregados en un solo lugar de forma súbita. Ellos serán concentrados en Palestina junto con los ejércitos del Anticristo para ser aplastados tan violentamente que habrá un río de sangre de un metro y medio de altura por un espacio de 290 kilómetros (1,600 estadios).

Hablamos de toda una masa sangrienta de personas no salvas, que fueron literalmente pisoteadas bajo los pies de Cristo hasta que la sangre salpicó y manchó sus ropas (Isaías 63:1–6; Revelación 18:13-16). Este cuadro es tan brutal y violento que los falsos predicadores no quieren tomar estos versículos literalmente, pero son versículos tan literales y sangrientos como fue la crucifixión del Señor Jesucristo.

El que llega a la tierra al final de la Tribulación no es el Cordero, es el León de la tribu de Judá. El ungido de Dios con ojos como llama de fuego y una espada, y este no es el día en el que murió en la cruz, es el día que Joel llama el “día de oscuridad y tinieblas, día de nubes y sombra” (Joel 2:2-3).



15

“Y ví otra señal en el cielo, grande y admirable, que era siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios.”
–Revelación 15:1


A partir de este capítulo veremos la Tribulación por cuarta y última vez, bajo la figura de las copas o redomas. Antes ya la hemos visto en la figura de sellos, luego en la de trompetas, y luego mediante las acciones satánicas del Anticristo.

Podemos decir que las siete copas del capítulo 15 son el cumplimiento pleno de la ira de Dios, es la resolución profética total de lo que vemos como una sombra en la destrucción de Sodoma y Gomorra o las plagas de Egipto. Estos eventos sobrenaturales dividen en siete partes toda la Tribulación y lo que experimentan los moradores de la tierra.

Juan ve otra manifestación milagrosa en el cielo terrestre. La palabra "señal" significa "maravilla" o "milagro". La Biblia muestra al Señor obrando señales y prodigios (Hechos 2:19). Las siete últimas plagas mostrarán el juicio de Dios contra el mundo que rechaza a Cristo. Una vez que esto termine, Cristo regresará con Su iglesia para establecer Su reino, y comenzará un gobierno con vara de hierro sobre la tierra.

“Y ví como una mar de vidrio mezclada con fuego; y los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su marca, y del número de su nombre, estar en pie sobre la mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios.”
–Revelación 15:2


Ya hemos hablado en Revelación 4 como este mar de vidrio separa el espacio exterior, que incluye las estrellas y galaxias, del tercer cielo donde mora Dios. Aquí vemos que este mar de vidrio está mezclado con fuego.

Estos santos coinciden con los de Revelación 14:2–3, Revelación 4:6, Revelación 7:13–15, demostrando que estas personas que obtienen la victoria sobre la bestia son “arrebatados” al tercer cielo, y están de pie sobre el mar de vidrio antes de que Cristo descienda a la tierra.

“Y cantan la canción de Moisés siervo de Dios, y la canción del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; tus caminos son justos y verdaderos, Rey de las naciones.”
–Revelación 15:3


Las personas que “obtienen la victoria” en este tiempo no pueden ser cristianos de la era de la Iglesia, porque cantan la “canción de Moisés”, que era un judío, que vivió bajo la ley y los diez mandamientos. Como ya habíamos visto antes, aquí vemos la combinación de fe y obras para salvación. No sólo cantan el “cántico de Moisés”, sino también el “cántico del Cordero” (Apocalipsis 14:12.)

Tales versículos son sacados de su contexto por los que creen que la salvación de pierde, ignorando nuevamente que esta es otra dispensación y que la Iglesia no estará en la Tribulación. Su teología consta de saltar erróneamente entre grupos y tiempos que no le corresponden.

"Rey de las naciones". A Jesucristo, en esta dispensación, la Era de la Iglesia, nunca se le llama “Rey”. Cristo es la cabeza de un cuerpo espiritual de creyentes nacidos de nuevo, Él no llega a ser “Rey de reyes y Señor de señores” (Apocalipsis 19) hasta la Segunda Venida.

Cuando vemos a los supuestos "apóstoles" y "profetas" actuales promoviendo la idea de que los cristianos somos realeza ahora, están torciendo las Escrituras para introducirlos en un sistema falso de prosperidad económica. Su argumento es asegurarle a sus seguidores que son realeza en este momento y, por lo tanto, tienen derecho a "reinar" y ser económicamente prósperos como lo sería un rey. Esa falsa teología les dice que para acceder a los derechos del reino, primero deben diezmar.

Enseñar que Jesucristo es Rey ahora sobre los cristianos es pervertir la palabra de Dios. Podemos nacer de nuevo en el reino de Dios, pero no estamos sujetos a un Rey, ni viviendo las promesas literales del reino de los Cielos. Estas profecías tienen un cumplimiento literal.

Nuestro “reino” no viene hasta que Él venga, y cuando Él venga como “Rey de reyes y Señor de señores” para establecer Su reino, entonces reinaremos. Hasta entonces, estamos cargando la cruz en un mundo reinado por Satanás.

“¿Quién no te temerá, oh Señor, y no glorificará tu nombre? porque tú solo eres santo; porque todas las naciones vendrán, y adorarán delante de ti; porque tus juicios son manifestados.”
–Revelación 15:4


"todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti". Este es un tema importante y repetitivo en el Antiguo Testamento (Zacarías 14; Isaías 2:1–4; Miqueas 4:1–2; Salmo 72; Salmo 110), donde las naciones tienen que venir a Jerusalén para adorar al Señor, y Jesucristo es establecido como líder de toda la tierra.

Aproximadamente 3/4 partes del Antiguo Testamento tratan de este tema, cuando todas las naciones, ya sea por voluntad o por imposición, se reunirán en Israel y en Jerusalén para adorar al Dios de Jacob. Este es el momento en que un hombre-Dios viene del cielo para reinar sobre la tierra en el “trono de David” desde Jerusalén, ya no estará en la diestra del trono en el tercer cielo. Él reinará en la tierra y lo hará con vara de hierro.

“Y después de estas cosas, miré, y, he aquí, el templo del tabernáculo del testimonio fue abierto en el cielo;”
–Revelación 15:5


Este es el “templo” en el cielo al que se hace referencia en Revelación 14:17, Revelación 11:19, Revelación 8:3–5. El tabernáculo terrenal que Dios le ordenó a Moisés construir tenía el modelo del templo celestial e incluía los diversos atrios, el lugar santo, el lugar Santísimo en el centro del templo donde Dios moraba y el propiciatorio (Hebreos 8:5).

“Y salieron del templo los siete ángeles, que tenían las siete plagas, vestidos de un lino limpio y albo, y ceñidos al derredor de los pechos con cintos de oro.”
–Revelación 15:6


Es interesante que estos siete ángeles están vestidos de la misma forma que Jesucristo en Revelación 1:13-14. El oro es un elemento recurrente usado por Dios.

“Y uno de los cuatro animales dio a los siete ángeles siete redomas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive para siempre jamás.”
–Revelación 15:7


Juan ahora observa cómo los siete ángeles salen y los animales/querubines les dan las siete copas de oro llenas de la ira de Dios.

"Que vive para siempre jamás", es importante entender que la naturaleza y los juicios de Dios están relacionados a su supremacía sobre la dimensión que conocemos como "el tiempo". La justicia del Señor es eterna.

“Y fue el templo henchido de humo por la majestad de Dios, y por su potencia; y ninguno podía entrar en el templo, hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.”
–Revelación 15:8


"Ninguno podía entrar en el templo", esto recuerda lo que sucedió cuando Moisés no podía entrar al tabernáculo porque el humo de la nube de la gloria de Dios llenaba el tabernáculo (Éxodo 40:34-35).

"Las siete plagas", en Revelación 16, estos siete ángeles derraman las copas de la ira de Dios sobre la tierra, estas son las siete plagas que caen en juicio sobre los habitantes de esta tierra por rechazar al Señor Jesucristo.